Resistencias para acabar con la corrupción, denuncia Patricia Espinosa

miércoles, 9 de diciembre de 2009

MEXICO, D.F., 9 de diciembre (apro).- La secretaria de Relaciones Exteriores (SRE), Patricia Espinosa, admitió hoy que aún persisten rezagos y reticencias en los sectores público y privado para acabar con la corrupción, lo que,  dijo, obstaculiza el desarrollo en el país.
Al encabezar la conferencia "Retos y perspectivas de la prevención y combate a la corrupción en México", la funcionaria dijo que pese a ello, en el marco del Día Internacional de la Lucha contra la Corrupción, México ha dado muestras claras de su compromiso para combatirla y prueba de ello es que la llamada Convención de Mérida se ha convertido en un referente para la lucha de los países contra ese flagelo.
La canciller sostuvo que no puede haber democracia sin transparencia, lo que da más importancia a los instrumentos internacionales en la materia.
Y subrayó que el acceso pleno a la información pública constituye un medio para que los ciudadanos ayuden a evitar abusos y a controlar las malas acciones de funcionarios públicos que se benefician con hechos ilegales.
Ante representantes de organismos internacionales dedicados al combate de la corrupción y el titular de la Secretaría de la Función Pública, Salvador Vega Casillas, reconoció, a su vez, que falta un largo trecho por andar y muchos obstáculos por vencer para lograr que ese fenómeno deje de dañar a la sociedad.
En la misma ceremonia conmemorativa del “Día Internacional de la Lucha contra la Corrupción”, el representante regional de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Antonio Luigi Mazzitelli, asentó que la corrupción obstaculiza el desarrollo, inhibe a la democracia y cancela en alguna medida la posibilidad de un futuro mejor.
"Se trata de un fenómeno cultural profundo porque de los actos de corrupción se benefician tanto el corruptor como el corrompido", declaró el diplomático.
Añadió que "prácticamente todas las personas en el mundo hemos participado activa o pasivamente en actos de corrupción tanto en el sector público como en el privado, lo que disminuye la eficacia del contrato social establecido en los diferentes países".
Hizo énfasis en que durante los últimos 15 años la lucha contra dicha práctica ha registrado importantes avances en el mundo pues no sólo se han establecido controles en el sector público, sino también en las grandes multinacionales.
El funcionario de la Organización de las Naciones Unidas resaltó que el combate a la corrupción es indispensable en la lucha mundial contra el crimen organizado, que utiliza ese instrumento para controlar no sólo sus ámbitos de privilegio sino incluso las conciencias de funcionarios públicos y la sociedad civil.