Insiste Calderón en su reforma política; pide a partidos "dejar enconos"

viernes, 5 de febrero de 2010

QUERETARO, Qro., 5 febrero (apro).- Ante un Teatro de la República  abarrotado, el presidente Felipe Calderón reclamó a la clase política  asumir la visión de los constituyentes de 1917 a separar  los “asuntos sustanciales” del país de los temas partidistas-electorales, debido a que, dijo, no habrá otra manera de salir del subdesarrollo y la pobreza extrema.
           Con la banda presidencial ceñida al pecho, Calderón expuso que, de no evitarse la confrontación, los cambios tardaran décadas en llegar.
           En su mensaje pronunciado con motivo del XCIII aniversario de la Constitución de 1917, Calderón hizo un nuevo llamado a actuar con “mayor madurez política”, ya que, dijo, “los ciudadanos cada vez están más cansados, y muestra de ello, fue el movimiento para alentar el voto nulo durante las elecciones intermedias de 2009”.
          Hasta ahora, la propuesta de reforma política de Calderón –que prevé la reelección de alcaldes y las candidaturas ciudadanas, entre otras medidas-- no ha tenido eco ni en la principal fuerza opositora, el PRI, ni tampoco en la minoría de izquierda agrupada en el PRD y PT.
           En este marco, Calderón tampoco ha conseguido que los legisladores promuevan la agenda de cambios estructurales –en materia energética y laboral, entre otros-- lanzados desde su tercer Informe de gobierno el 1 de septiembre de 2009.
           Ahora, en esta ciudad, durante una ceremonia cargada de simbolismos por la Constitución de 1917, Calderón dijo que “este es el momento para decidir si se dejan las cosas como están y nos lleve años o décadas superar rezagos o, por el contrario, se tiene altura de miras para los cambios”.
            “Eso y no menos esperan los ciudadanos", sentenció Calderón frente  a los titulares del Poder Legislativo, el diputado Francisco Ramírez Acuña y el senador Carlos Navarrete, así como del Poder Judicial, encabezado por el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Guillermo Ortiz Mayagoitia.
           “Los temas realmente importantes se ven permanentemente desafiados o incluso sustituidos por la agenda pública, por la contienda electoral en algún punto del país, por temas de coyuntura, por descalificaciones, no siempre acompañadas de propuestas. Lamentablemente, el encono, en no pocas ocasiones, termina sustituyendo la razón”, dijo Calderón.
         A su juicio, no se ha podido hacer de la democracia un ejercicio de “disenso fértil” que genere mejores leyes, instituciones más efectivas y gobiernos con mayor capacidad de respuesta.
          “Tenemos diferencias sobre cómo abordar estos temas, sí, pero me parece que lo importante es analizarlos desde la pluralidad, discutirlos con razones y argumentos, y resolverlos asumiendo la capacidad de las instituciones, de los Poderes y de los partidos para tomar decisiones”, afirmó.
          En el acto, a nombre de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), el mandatario de Michoacán, Leonel Godoy, dijo que la división de poderes y, sobre todo, la separación Iglesia-Estado son conquistas que no deben modificarse.
         Hace una semana, a nombre del gobierno federal, la Procuraduría General de la República (PGR) presentó una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que busca que los ministros anulen los matrimonios y las adopciones entre personas del mismo sexo en la ciudad de México.
          En su discurso, Godoy afirmó: “Nadie pone en duda que en un país pobre la educación pública, el sistema de salud, la seguridad social, el ejido, la comunidad indígena, la pequeña propiedad, las libertades públicas de expresión y asociación, el sistema de justicia basado en la presunción de inocencia, la soberanía nacional, los derechos laborales y el estado laico, deben prevalecer”.
          Por su parte, el presidente del Senado, el perredista Carlos Navarrete destacó que, desde 1857, “una generación brillante de compatriotas” introdujo la separación del Estado y de la Iglesia. Señaló: “Hoy tenemos que reafirmar con toda energía el carácter laico del Estado mexicano”.
           Añadió: “Es necesario reafirmarlo. El Estado laico no es religioso, pero tampoco anticlerical. Desde la ley garantiza la plena libertad y el respeto a cada mexicano para profesar la religión que desee, así como la más libre expresión de sus puntos de vista y convicciones sin que creyentes o iglesias tengan que enfrentar persecución, hostigamiento o censura”.
           En su oportunidad, el presidente de la Cámara de Diputados, el panista Francisco Ramírez Acuña afirmó que la  sociedad mexicana exige ser escuchada.
           “Los legisladores, como representantes populares, sea cual fuere nuestro punto de vista personal, debemos privilegiar la tarea legislativa, eficiente y el debate parlamentario responsable, a fin de incorporar en la Reforma Política la opinión de la ciudadanía que exige mayores y mejores espacios de participación para ejercicios de sus derechos”, señaló.
         “Los mexicanos debemos cerrar filas cada uno desde nuestra trinchera, para no dejar espacio a que estos lamentables hechos como el asesinato de jóvenes en Ciudad Juárez vuelvan a repetirse”, añadió.