Trasladan al pederasta Succar Kuri al penal del Altiplano

miércoles, 4 de mayo de 2011

CANCÚN, Q. Roo, 4 de mayo (apro).- El pederasta Jean Succar Kuri, El Johny, abandonó esta madrugada la cárcel municipal para ser transferido al penal mexiquense de máxima seguridad del Altiplano.
             Aunque el empresario de origen libanés contaba con un amparo para evitar su trasladado a un reclusorio de alta seguridad, policías federales se presentaron en las primeras horas de hoy en la cárcel de Cancún con una orden judicial para llevárselo al penal del Altiplano.
            Verificada la autenticidad de la documentación, Succar Kuri fue llevado al aeropuerto donde abordó un avión un Learjet 60 con matrícula PEF512 de la Procuraduría General de la República (PGR), que despegó minutos antes de las dos de la mañana de este miércoles con destino a la terminal aérea de Toluca.
            El gobernador Roberto Borge Angulo confirmó el traslado de Jean Thouma Succar Kuri de la cárcel de Cancún al penal de máxima seguridad del Altiplano, y sostuvo que la medida fue decisión de un juez federal.
            Resaltó que las autoridades judiciales del estado y las de la cárcel municipal verificaron que el procedimiento y la documentación para el traslado estuviesen correctamente integrados.
            “Sólo luego de comprobarlo se autorizó que elementos de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública condujeran al reo al aeropuerto internacional de esta ciudad para entregarlo a agentes de la Policía Federal, quienes se hicieron cargo del traslado a la ciudad de Toluca”, detalló.
            Dijo que “el reo Succar Kuri, quien fue entregado en buenas condiciones de salud, tiene aún pendientes otras sentencias y será decisión de los jueces que llevan el caso dónde purgará su condena”.
            El Johny, de 67 años, fue sentenciado el 30 de marzo por el juez federal Alfonso Gabriel García Lanz a cumplir una condena de 13 años, un mes y 15 días de prisión por los delitos de pornografía infantil y corrupción de menores, y a pagar una multa de 85 mil 837 pesos y 350 mil a cada una de sus víctimas, como reparación del daño moral que les causó.
            El acaudalado empresario turístico, nacido en Becharré, Líbano, y naturalizado mexicano desde sus años mozos, fue capturado a mediados de 2004 en Chandler, Arizona, y dos años después extraditado a México.
En un principio, El Johny, como se hacía llamar ante sus víctimas, fue ingresado al penal de Cancún, luego transferido al penal de máxima seguridad de El Altiplano y regresado el año pasado nuevamente a la cárcel municipal, donde encaraba otros cuatro procesos del fuero común por diversos delitos sexuales contra menores --estupro, violación equiparada y abusos deshonestos--, cuyas resoluciones aún están pendientes.
El 7 de abril anterior, los diputados Rosa Orozco, María Elena Perla López Loyo y Jaime Fernando Cárdenas Gracia, de PAN, PRI y PT, demandaron a la autoridad competente el traslado inmediato del pederasta a un penal de máxima seguridad, con el fin de garantizar justicia a seis menores víctimas.
            Poco después, Succar Kuri suplicó que no lo reingresaran a un penal federal.
            "No voy a defenderme, ni decir que soy inocente, ni me confesaré culpable, lo único que pido, que es derecho de cualquier humano, es ser juzgado con justicia”,  clamó Succar Kuri en entrevista radiofónica, cuyo escandaloso caso alcanzó a políticos y empresarios como el exgobernador de Puebla, Mario Marín, y el rey de la mezclilla Kamel Naciff.
            Suplicó: “Así como me dieron 13 años” de prisión en el proceso federal, “y que es la instancia, que me dejen apelar, que me dejen buscar las instancias y que me den cien años si finalmente se prueba que soy culpable”.
            “Merezco ser juzgado y, si soy culpable, que me den cien años”, expresó y dijo que nunca se ha quejado de la justicia; sin embargo, pidió que no lo remitieran de nuevo a un penal de alta seguridad.
            El 26 de ese mismo mes, el diputado federal Agustín Castilla Marroquín denunció ante la PGR que el pederasta salía de la cárcel de Cancún con el consentimiento de las autoridades penitenciarias, por lo que insistió su traslado a un penal de alta seguridad.
             En el oficio ACM/D53/201 que entregó en el edificio sede de la PGR, en la capital del país, el legislador panista adjuntó a modo de prueba una fotografía en la que supuestamente aparecían Succar Kuri y un presunto custodio en un restaurante “comiendo pancita”.
            De inmediato, la acusación fue desmentida por el nuevo director de la cárcel de Cancún, el capitán Higinio Sánchez Baltasar, y por las dos personas que aparecen en la foto, quienes resultaron ser un par de herreros que trabajan en un taller de Playa del Carmen y que exigieron a los medios se aclare públicamente la situación.

Comentarios