Denuncian agresión policial contra albergue "La 72" de Tabasco

lunes, 4 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Policía Federal (PF) cometieron “agresiones verbales y físicas” –incluso intimidaciones con armas de fuego– contra migrantes e integrantes del albergue “La 72” durante un operativo desplegado en las vías del tren en Tenosique, Tabasco, en la noche del viernes anterior. A raíz de las intimidaciones que sufrieron los voluntarios del albergue, integrantes de “La 72” levantaron una queja ante la CNDH el sábado en la madrugada. Los quejosos denunciaron que durante el operativo los agentes bajaron por la fuerza a migrantes centroamericanos del tren de carga –utilizado para trasladarse hacia la frontera con Estados Unidos–, mientras éste se encontraba en movimiento. A raíz del operativo, informaron, estallaron enfrentamientos entre migrantes y uniformados, quienes persiguieron a los indocumentados por las calles aledañas y “muy próximas a La 72”, lo cual “ocasionó la separación de numerosas familias y mamás de sus niñas y niños”. En un boletín emitido ayer, “La 72” denunció que dos de sus voluntarios fueron asegurados por agentes del INM durante media hora, mientras que el subdelegado federal del INM en Tenosique acusó al director del albergue, fray Tomás González, de “incitar a la gente a subirse al tren”. En entrevista con Apro, el sacerdote resaltó que “siempre nos dicen que somos traficantes, pero no tenemos otras armas que cámaras de video para denunciarlos”. En abril pasado, durante el Viacrucis del Migrante, Alejandro Solalinde, el sacerdote y fundador del albergue “Hermanos en el Camino” de Ixtepec, Oaxaca, denunció que agentes migratorios se encontraban “a punto” de acusarle por el delito de tráfico de indocumentados. Hoy, el equipo de González observó un convoy, conformado por vehículos del INM, dirigirse a alta velocidad hacia la estación migratoria de Tenosique. Según el sacerdote, más temprano en el día los agentes “aseguraron” un camión de transporte con migrantes a bordo. Al llegar al centro de detención, los uniformados cubrieron las rejas de la estación migratoria con colchonetas para evitar que los voluntarios de “La 72” sacaran fotos, acusó González. “Está muy raro, porque si no quieren que veamos es que están escondiendo algo”, comentó.