Nacional

Morena y sus aliados aprueban transferir 33 mil mdp del Fondo de Salud a la Tesorería

La mayoría en la Cámara de Diputados aprobó que 33 mil millones del Fondo de Salud para el Bienestar sean transferidos a la Tesorería Federal
miércoles, 28 de octubre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con apenas cuatro votos por arriba del quórum requerido y sobre el tiempo permitido, la mayoría de Morena y aliados en San Lázaro lograron aprobar que 33 mil millones del Fondo de Salud para el Bienestar puedan ser transferidos a la Tesorería Federal (Tesofe).

La votación se logró con 242 votos a favor, siete en contra y tres abstenciones, para un total de 255 sufragios, conseguidos mientras la presidenta de la Mesa Directiva, la priista Dulce María Sauri Riancho, pedía a la secretaria cerrar los tableros de votación.

El bloque opositor, conformado por legisladores del PAN, PRI, MC y PRD se abstuvieron de votar, apostando a que la mayoría morenista no alcanzaría el mínimo de 251 votos para oficializar el quórum, pero esta ocasión les falló la estrategia.

De hecho, reclamaron que los votos definitorios se lograron luego de agotados los cinco minutos reglamentarios y presentaron un escrito ante el Comité de Quejas de San Lázaro en contra de la secretaria y diputada de Morena, Guadalupe Díaz Avilez, quien se habría demorado en cerrar las votaciones permitiendo que se rebasaran los 250 sufragios.

Agresiones verbales

Como en sesiones anteriores, los ánimos subieron de tono y las agresiones verbales también, por lo que, una vez aprobado el dictamen en lo general, Sauri Riancho se vio obligada a decretar un receso mientras los reclamos opositores y el regocijo de la mayoría impedían iniciar la discusión en lo particular de las decenas de reservas inscritas por los derrotados.

Ante la suspensión temporal de la sesión, los legisladores del PT tomaron la tribuna para evitar que la oposición lo hiciera, aunque unos minutos después se retiraron.

Reanudados los trabajos camarales, el diputado de Morena, Cayetano García desde su curul festinó la aprobación del polémico dictamen.

“La derecha se metió un autogol. La derecha apostó a no votar y no votó. Se picaron el ojo”.

Sauri Riancho, apegada al reglamento cortó la intervención del legislador guerrerense.

A continuación se desahogaron a lo largo de poco más de tres horas y media las reservas opositoras. Todas, incluida una presentada por una diputada de Morena fueron desechadas.

El dictamen aprobado en lo general y particular que modifica y adiciona los artículos 77 Bis y 77 Bis 29 de la Ley General de Salud fue remitido al Senado.

Los polémicos cambios aprobados señalan lo siguiente:

El Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) instruirá a la institución fiduciaria del Fondo de Salud para el Bienestar para que, a más tardar el 1 de abril de 2021, concentre en la Tesofe la cantidad de hasta 33 mil millones de pesos del patrimonio de ese fideicomiso, de conformidad con las disposiciones jurídicas aplicables.

Señala que, con esta modificación, el derecho a la salud no corre peligro; al contrario, se fortalece, pues permitirá usar los recursos excedentes del Fondo en acciones a favor de la salud.

Con lo aprobado, “se preservarán los recursos requeridos para la atención de aquellas enfermedades cuyo costo puede terminar con el patrimonio de una familia promedio, denominadas catastróficas, e incluso generar una reserva muy por encima de los requerimientos anuales para cumplir ese propósito”. 

También, se consigue, de acuerdo con el dictamen, “evitar el efecto acumulativo ilimitado de recursos de origen presupuestal en el Fondo, que hoy impide el redireccionamiento de miles de millones de pesos que permanecen en sus cuentas para destinarlos específicamente a la atención de la pandemia”.

Dicho documento resalta que no se suprime el Fondo de Salud para el Bienestar, sino que éste se preserva en los términos actuales; que no se reducen los recursos presupuestales que por ley deben destinársele cada año y que no se eliminan ni se restringen los tres destinos actuales en que deben aplicarse los recursos del Fondo.

Esos tres destinos son: enfermedades que provocan gastos catastróficos; necesidades de infraestructura y el abasto y distribución de medicamentos y otros insumos, además del acceso a exámenes clínicos.

En sus intervenciones, los diputados del PAN, PRI, MC y PRD aseguraron que con el dictamen aprobado se cancelaba el Fondo de Salud para el Bienestar, que se quedaban en la indefensión los niños, niñas y mujeres de este país que padecen cáncer y otras enfermedades crónicas, como el VIH-Sida.

Los legisladores pidieron una y otra vez en sus turnos en tribuna que Morena y sus aliados etiquetaran a la compra de la vacuna contra el covid-19 y en general a requerimientos del sector salud, los 33 mil millones de pesos de que podrá disponer el gobierno federal.

"Si los etiquetan los apoyamos", le expresaron a la mayoría morenista que no atendió su petición.

De hecho, aseguraron que si los 33 mil millones de pesos los querían usar para el sector salud no había necesidad de trasladarlos a ningún lado, porque eran recursos que tenían disponibles en el fondo.

Al no hacerlo, consideraron que dichos recursos serán usados de manera discrecional por la 4T “en los caprichos” del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La oposición llamó asesinos a los legisladores de Morena y aliados porque con la aprobación del dictamen "estarán provocando la muerte de miles de mexicanos".

 

Comentarios