INE

Denuncian retorno de chantajes y votos en bloque en el INE en designación de dos cargos

El INE nombró a Jacqueline Vargas Arellanes como titular de la Unidad Técnica de Fiscalización y a Liselotte Correa de la Torre titular de la Unidad Técnica de Igualdad de Género y No Discriminación, pero las presidentas de ambas comisiones votaron en contra al considerar que había mejores perfiles
martes, 22 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A cuatro meses de iniciado el proceso electoral federal, el Instituto Nacional Electoral (INE) nombró a sus nuevas titulares de las Unidades Técnica de Fiscalización (UTF) y de Igualdad de Género y no Discriminación (UTIGND), pero sin consenso, con acusaciones de chantajes, votos en bloque y decisión a destiempo.

Está en riesgo la reforma en materia de violencia política de género, alertó la consejera electoral Carla Humphrey, quien reconoció que, si bien es facultad del consejero presidente Lorenzo Córdova proponer nombres, en el proceso se favoreció un perfil que no era el mejor, deberá aprender sobre la marcha y además hubo grupos de presión y chantaje.

Desde octubre de 2018 quedaron acéfalas ambas unidades, y desde entonces permanecieron con encargados de despacho.

Este lunes en sesión urgente, el INE formalizó los nombramientos de dos mujeres en esos cargos de responsabilidad: el de Jacqueline Vargas Arellanes como titular de la Unidad Técnica de Fiscalización con 9 votos en favor y dos en contra, entre ellos el de la presidenta de la Comisión de Fiscalización, Adriana Favela.

También se avaló a Liselotte Correa de la Torre como titular de la Unidad Técnica de Igualdad de Género y No Discriminación, con 8 votos en pro y 3 en contra de las consejeras Favela, Claudia Zavala y Carla Humphrey –quien preside la Comisión de Igualdad de Género- por considerar que había perfiles mejores.

Desacuerdo

Aunque Favela y Humphrey, ambas presidentas de las Comisiones precisamente de Fiscalización y de Igualdad votaron en contra de quienes serán sus secretarias técnicas, ofrecieron trabajar institucionalmente.

Favela cuestionó la decisión ya iniciado el proceso electoral --en que se deberá fiscalizar al menos las campañas de 21 mil candidatos y número similar de precampañas—y no dejar a quien desde 2018 quedó como encargado de despacho, Carlos Morales, quien seguirá en el INE pues es personal del Servicio Profesional.

Humphrey acusó: “frente al proceso electoral más grande la historia no tendríamos que tener un perfil que estuviera aprendiendo de estos temas, sino que ya estuviera en plena marcha, montada sobre estos temas, qué hay que hacer, cómo hay que hacer, cómo hay que defenderlos, si bien la facultad (de proponer) es del presidente yo no avalaré chantajes, ni grupos presionando internamente”.

A su juicio la designada no ofrece certeza, había perfiles con experiencia más reciente y cercana con las necesidades para aplicar la reforma en contra de la violencia política de género, con relación a los derechos político electorales y denunció que la decisión se tomó mediante presiones “nunca seré comparsa de este tipo de presiones y chantajes”, sostuvo.

“Particularmente por aquellos que antes se quejaban públicamente y en estas mismas decisiones de que el Consejo General que se actuaba en bloque, quien además es el que ahora incurre en estas conductas y menos aún en la de género, cuando su comportamiento con las mujeres ha sido por decir lo menos cuestionado públicamente y cuestionable”, advirtió.

Visiblemente molesta acusó que en el proceso no hubo oportunidad de diálogo, sino un “dennos esta y ustedes quédense con la otra, perdón pero así no se puede avalar a ningún perfil seriamente”.

Más de
INE

Comentarios