Política

Entre dos coaliciones, la disputa electoral de este 2021

Va por México (PAN-PRI-PRD) y Morena y sus aliados pelearán puestos de elección popular en las elecciones del 6 de junio.
viernes, 1 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Medio año después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador denunció la existencia de un Bloque Amplio Opositor formado por los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) para vencerlo en 2021, éste se confirmó, pero con el nombre de Coalición Va por México.

El objetivo de esta alianza histórica, que por primera vez a nivel federal unió al PRI con sus viejos opositores, será desplazar a Morena y sus aliados –partidos del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM)-- de la Coalición Juntos Haremos Historia, como fuerza mayoritaria en la Cámara de Diputados, por lo que la pelea del 6 de junio próximo será una entre dos mega coaliciones.

En torno, como satélites, irán solos a la elección Movimiento Ciudadano (MC), que rehusó aliarse a la oposición, y los nuevos partidos Redes Sociales Progresistas (RSP), Fuerza Social (FS) y Encuentro Solidario (PES), estos tres afines al lopezobradorismo, pero que por ser de nueva creación están impedidos a contender coaligados.

Nos une la “clara amenaza a las instituciones y al sistema democrático” que representa Morena y sus aliados, dijo el líder panista Marko Cortés en el anuncio de la coalición parcial que juntará al PAN con su adversario de 81 años, el PRI, y con el PRD, que nació para combatir al tricolor.

Pero si decidieron contender ahora como una sola fuerza en 177 de 300 distritos electorales, y en al menos 11 de 15 gubernaturas en juego, fue por el reconocimiento de que, pese a todo, López Obrador y en menor grado Morena mantienen sus bonos electorales.

La realidad que obligó a aliarse a los antiguos adversarios fue que empresas demoscópicas y medios de comunicación ubican --a dos años de iniciada la gestión-- que el mandatario cuenta con apoyo del 60% de los ciudadanos.

Según la encuesta del gobierno presentada el 2 de diciembre pasado, esa cifra sería aún mayor, con una aceptación hasta de 71%, aunque su partido, Morena, apenas alcanza la mitad, 31.8%, con un rechazo de 13.4%.

La oposición, según esa medición gubernamental, está peor: apoyo de 8.1% al PAN, 5% al PRI y 1.3% al PRD, pero con alto rechazo: PRI 39.6% y PAN 10.4%.

Morena “es un gigante con pies de barro”, admitió Zambrano Grijalva al justificar por qué su partido, el PRD, otrora opositor al PRI, ahora se unió a éste.

“Morena no es invencible. Es un gigante con pies de barro y es plenamente derrotable (pero) si, y sólo si este frente amplio y social camina unificado, (pues) desde el poder se está tramando una elección de Estado”, dijo al en numerar la “propaganda mañanera”, el ejército de servidores de la nación y ataques a la autoridad electoral.

El reparto

Y, así, frente a esa realidad optaron por la unión.

Según el convenio de coalición presentado ante el Instituto Nacional Electoral (INE), Va por México contenderá coaligado en 177 distritos, el PAN propondrá abanderados en 60, en igual número el PRI y en 57 el PRD. En los restantes 123 distritos electorales los tres contenderán cada uno por su lado y serán rivales entre sí.

Las reglas electorales establecen que no habrá un logotipo único de la coalición, sino que cada partido político aparecerá con su emblema en las boletas, por lo que los sufragios recibidos en lo individual abonarán para establecer la fuerza electoral de cada uno.

Aunque se anunció que la coalición se replicará en las 15 entidades con elección para renovar gubernaturas, en cuatro contenderían por separado, o en alianza de dos partidos o con fuerzas políticas locales.

En Querétaro, que gobierna el PAN, irá solo de nuevo, al igual que en Nuevo León, y en Chihuahua en alianza con el PRD.

El PRD y el PRI, en tanto, se unirían para disputar Guerrero, gobernado por el tricolor, y también en Nuevo León.

Los estados donde sí acudirían juntos a las urnas serán Baja California, Baja California Sur, Campeche, Colima, Michoacán, Nayarit, San Luis Potosí, Sonora, Sinaloa, Zacatecas y Tlaxcala.

Aún por definir a los candidatos, están firmes por ahora Claudia Anaya como abanderada de la coalición local por el gobierno zacatecano, y Anabel Ávalos, también del PRI, al gobierno de Tlaxcala.

En Michoacán tendría mano el PRD, con Carlos Herrera, y en Sonora Ernesto Gándara, del PRI.

Morena, adversario en crisis

Esa coalición opositora hará frente a un partido Morena en crisis interna, misma que se refleja en la disputa por las postulaciones a gobernador, pese a que el requisito para participar en el proceso interno, vía encuestas, fue la firma de un compromiso de aceptación de resultados y no denostación del partido.

En cinco entidades hay acusaciones de mentir en los resultados de las encuestas, fraude y mal uso de programas sociales en beneficio de postulaciones morenistas.

La pelea más fuerte es por la postulación al gobierno de Guerrero, en donde 18 aspirantes se pelean, y la confrontación interna ha aplazado la definición de la candidatura, que según el senador con licencia Félix Salgado Macedonio, él ya ganó por encuesta y venció a Almílcar Sandoval –hermano de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval--.

La otra disputa se vive en el caso de Nuevo León, postulación ya definida por encuesta a favor de la alcaldesa de Escobedo y ex priista Clara Luz Flores, pero que ya impugnada ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

En el caso de Zacatecas, la decisión recayó en David Monreal –hermano del líder de los senadores morenistas, Ricardo Monreal--, con la molestia del también exlegislador José Narro, dirigente de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA), quien ha advertido que hubo irregularidades.

En Colima, la postulación de Indira Vizcaíno fue cuestionada como una muestra de manipulación, fraude y uso de los programas del Bienestar por la aspirante y diputada federal Claudia Yáñez Centeno, hermana de César Yáñez, cercano colaborador de López Obrador.

Para el caso de Chihuahua, la decisión a favor del exsúper delegado Juan Carlos Loera fue cuestionada por el senador de Morena Cruz Pérez Cuéllar, quien anticipó que impugnará los resultados.

En Campeche postuló a Layda Sansores, exalcaldesa de Álvaro Obregón. Empero, Morena logró candidatura unitaria en Sonora, donde competirá Alfonso Durazo Montaño, extitular de Seguridad Pública y Participación Ciudadana federal.

También alcanzó acuerdos internos y cierta unidad en Tlaxcala, donde junto con sus aliados postulará a Lorena Cuéllar, exsúper delegada de programas para el bienestar en la entidad; en Baja California apuntó a Víctor Castro; al senador Miguel Ángel Navarro en Nayarit; a Marina del Pilar Ávila, alcaldesa de Mexicali, para Baja California, y a Celia Maya en Querétaro.

Comentarios