Covid 19

México pide al G-20 que se reconozcan todas las vacunas avaladas por la OMS

"¿Para qué tenemos entonces a la OMS analizando vacunas?", cuestionó el canciller Marcelo Ebrard. Los países se han dicho dispuestos a trabajar “para el reconocimiento de las vacunas covid-19 consideradas seguras y eficaces", por parte de la organización sanitaria.
domingo, 31 de octubre de 2021

ROMA. (proceso.com.mx).–México pidió al G-20 el reconocimiento de todas las vacunas contra el covid-19 avaladas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), informó este domingo desde Roma el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, en una rueda de prensa de cierre de su participación en la cumbre internacional.

La solicitud se hizo porque si no “a la desigualdad en el acceso a las vacunas”, se añadiría la “otra injusticia” que además, según sugirió, pondría en discusión el trabajo de la OMS. “¿Para qué tenemos entonces a la OMS analizando vacunas?”, cuestionó. “No pensamos que pueda estar en duda la eficacia de esas vacunas, porque ya las hemos probado, las estamos monitoreando y tenemos información”, agregó.

Ebrard consideró que las negociaciones en las mesas de trabajo del G-20 fueron “muy intensas” porque “nos todos estaban de acuerdo”. Pese a ello, se logró que el reclamo de México al G-20 quedara establecido en el punto 5 de la declaración final de la cumbre, organizada por el Gobierno italiano en Roma.

Según el mencionado apartado, los países se han dicho dispuestos a trabajar “para el reconocimiento de las vacunas covid-19 consideradas seguras y eficaces por la OMS”. Pero, aún así, no se establecieron plazos temporales precisos para que esto ocurra.

México logró este principio de acuerdo gracias al apoyo “Argentina, Brasil, China, India, Indonesia, Sudáfrica y Turquía nos apoyaron en esta propuesta”, añadió Ebrard. Se trata de un paso para que no se prolongue el efecto económico de la pandemia y se agudice la desigualdad que ha traído consigo”, consideró.

Aceptada ausencia de AMLO

En otro frente, Ebrard consideró que algún ministro represente a su país, en lugar de que lo haga el presidente, “es algo aceptado, convenido, cuando de un país no puede estar su Jefe de Estado o presidente, puede estar el ministro de Exteriores”, dijo. 

“En esta ocasión, estuvo el ministro de Exteriores de Japón, también el de Rusia; no asistieron por diversos motivos, hay elecciones y en Rusia por la causa de la pandemia, y también en el caso de China estuvo el consejero de Estado, quien ejerce las funciones del Ministerio de Exteriores”, ejemplificó.

En cuanto al cambio climático, uno de los temas más espinosos de la cumbre, Ebrard subrayó que México insistió en que se entreguen al fin los 100 mil millones de dólares por año que los países más ricos ofrecieron a los en vías de desarrollo para cumplir con los compromisos climáticos; dinero que aún no ha llegado.

“México insistió mucho también por mandato de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe”, dijo el funcionario, al considerar que la presidencia italiana del G-20 “ha resultado un instrumento funcional importante”.

La razón es que “los países que más generan emisiones durante mucho tiempo son los que tienen obligaciones mayores respecto a otros países”, opinó, al sugerir que solo de esta manera se puede llegar a las cero emisiones contaminantes para mediados de este siglo.

“Si no, (los países en vías de desarrollo) no lo van a poder hacer. ¿Por qué? Porque tenemos una crisis económica ahora, porque tenemos el aumento de los precios de energía en el corto plazo y porque si no se tienen esos recursos va a costar mucho trabajo lograr las metas que se han planteado” de cero emisiones, avisó.

Asilo migratorio generoso

En cambio, preguntado por la gestión de la crisis migratoria en México, Ebrard esquivó la pregunta al considerar que “el refugio en México es generoso”, y que el país está otorgando este estatus a “un número muy importante de personas”, que “llegan de otros países que tienen situaciones difíciles”.

“Pasamos de siete mil personas con refugio a 70 mil en un año. Probablemente este año vamos a rebasar esa cifra”, informó, al añadir que su Gobierno le propuso un programa a Estados Unidos para destinar fondos a algunos de los países de origen de los migrantes. Estos programas son para “dar empleo a la gente, para la reforestación, para aprender oficios”.

“Estados Unidos nos respondió hace muy poco que están esperando su presupuesto, y enseguida que se apruebe, que ya no tarda, podrán determinar de qué tamaño es su inversión”, aseguró.  

“México ya tiene su programa”, afirmó al asegurar también que este plan ha sido exitoso. “Hay una evidencia”, consideró, al explicar que también participó en una reunión organizada por el presidente estadounidense, Joe Biden, sobre las crisis de las cadenas de suministro.

Esta crisis ha de ser resuelta “lo más pronto posible, porque viene el invierno y si se agudiza, entonces vamos a tener dos problemas una presión inflacionaria y una contracción en producción por problemas de suministro”, dijo Ebrard.

Comentarios