Madres de migrantes desaparecidos inician búsqueda de sus familiares en la CDMX

jueves, 24 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La XII Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos, conformada por mujeres de El Salvador, Honduras y Guatemala que buscan sus hijos desaparecidos en su camino rumbo a Estados Unidos, inició hoy sus actividades en la Ciudad de México. El año pasado, las madres encontraron a dos de sus familiares. Por la mañana, una comitiva de madres, con gorras en la cabeza y gafetes con la foto de su familiar alrededor del cuello, acudió al Senado. Ahí fueron recibidas por tres senadoras. Al salir del recinto legislativo, un grupo de seis madres salió rumbo al Reclusorio Norte para ver si alguien conoció a sus familiares. El resto se trasladó hacia el Centro Histórico, donde se reunió con integrantes de la Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer "Elisa Martínez", una organización que apoya a las trabajadoras sexuales --en temas de salud y de derechos-- en 17 estados del país y acompaña la caravana desde hace dos años. La reunión se llevó a cabo en un pequeño salón, ubicado encima de una tienda de condones. En las paredes colgaban mantas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), de Sor Juana Inés de la Cruz y de la organización. Frente a las madres estaban sentadas unas trabajadoras sexuales. Ocultaron su rostro detrás de máscaras festivas de colores; a través de ellas, se podía ver sus miradas concentradas. Escucharon con gran atención a las madres. Éstas les enseñaron fotografías de sus familiares, para que averigüen en los círculos de la prostitución, de los bares y las cantinas si alguien los ha conocido. "No somos investigadoras y sin embargo hemos encontrado a tres personas", recordó Elvira Madrid Romero, integrante de la organización. Urgió al gobierno a destinar mucho más recursos a la búsqueda de los migrantes desaparecidos. "Si buscamos juntos vamos a encontrar más de ellos", insistió. Tras afirmar que muchos migrantes salieron debido a la inseguridad, recordó que El Salvador atraviesa una crisis de violencia muy grave. "Sí", asintieron las madres en la audiencia. "En Tamaulipas desaparecieron 45 trabajadoras sexuales y nadie dijo nada. Ya no sabemos qué hacer para que la gente se entere", deploró la activista. Madrid insistió en la necesidad de buscar en las cárceles, pues aseveró que las autoridades abusan de la ley contra la trata de personas y encarcelan a muchas migrantes que son víctimas de trata. "Si alguien la ha visto desde el 2010, nadie la ha visto en ningún lado", dijo la salvadoreña Ana Victoria, mostrando la foto de su hija a la concurrencia. El año pasado, la Brigada Callejera recibió la caravana en sus oficinas de La Merced para que las madres enseñaran las fotografías de sus familiares a las trabajadoras sexuales de la zona. Muchas salieron, espantadas por la presencia de las cámaras de la prensa. Buscar la vida en caminos de muerte En los flancos del autobús color verde que transporta la caravana, unas mantas dicen: "Buscamos vida en caminos de muerte". La caravana de este año está dedicada a la memoria de Berta Cáceres, la activista ambiental hondureña asesinada en marzo pasado en su casa. Marta Sánchez Soler, incansable activista y fundadora del Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM), sostuvo que, además de encontrar a los desaparecidos, la caravana tiene el propósito de "denunciar" los horrores que ocurren a lo largo de la ruta migratoria. En fechas recientes, los secuestros masivos de migrantes repuntaron en Tabasco y Veracruz, afirmó. Recordó que en 2011, la caravana celebró el día de los muertos en el almacén de San Fernando, Tamaulipas, donde fueron masacrados 72 migrantes en agosto de 2010. La activista también arremetió contra la narrativa oficial que emplea el gobierno en materia de migración, sobre todo cuando afirma que "rescató" a migrantes durante operativos. "No son rescates", sostuvo. "Son personas que pagaron un pollero para que los lleve a donde quieren; el INM los detiene y los deporta. Esos no son secuestros, es tráfico de personas. A los verdaderos secuestradores no los meten a la cárcel", añadió, al concluir: "Todo se confunde". La caravana ingresó a México por los Altos de Chiapas el lunes pasado. Si bien no es una ruta migratoria nueva, esa región se convirtió recientemente en uno de los principales puntos de entrada de los migrantes, pues les permite evitar los retenes y operativos que despliega el Instituto Nacional de Migración (INM) desde la implementación del Programa Frontera Sur, en verano de 2014. "Tiene un paisaje idílico, la gente que vive ahí es hermosa, pero también es una zona de trata de personas y de contrabando, totalmente captada por el crimen organizado", explicó Sánchez.

Comentarios