Sheinbaum en Tlatelolco: Nunca usaremos a la policía para reprimir

viernes, 2 de octubre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, durante la ceremonia de conmemoración de la masacre del 2 de octubre de 1968, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, refrendó su compromiso de no usar a la policía para reprimir. "El compromiso que hicimos de nunca utilizar a la policía para reprimir es un compromiso que sigue válido y que seguiremos construyendo durante toda nuestra vida", dijo esta mañana, previo a montar una guardia de honor en la histórica plaza donde cientos de estudiantes fueron masacrados. La mandataria capitalina dijo que su administración construye una fuerza del orden distinta para proteger a las personas. Por ello, recordó que, desde el 5 de diciembre de 2018, cuando tomó posesión del cargo, decretó la desaparición del cuerpo de granaderos. Con el rostro casi melancólico y la Estela de Tlatelolco a sus espaldas, la exlíder estudiantil de los años 80 recordó que su madre, Annie Pardo, como profesora del Instituto Politécnico Nacional (IPN), participó en las movilizaciones del 2 de octubre de 1968, por lo que ella creció con el grito "¡2 de octubre no se olvida!" y muy cerca de los líderes del movimiento. Nota relacionada: Con documental, recuerdan el 52 aniversario del 2 de octubre Eso, a la larga, fue lo que la inspiró a trabajar en garantizar una ciudad “de libertades y de derechos” para la población. Acompañada de autoridades capitalinas y representantes del Comité del 68, Sheinbaum Pardo izó la bandera nacional a media asta, colocó una ofrenda floral a un costado de la Estela de Tlatelolco y realizó una guardia de honor en memoria de las víctimas. Luego, anunció: “Vamos a iniciar un rescate de la memoria histórica, pero no solo de la memoria histórica de hace cientos de años sino de la memoria histórica también de la segunda mitad del siglo XX, que se caracterizó por un estado represivo, autoritario y que lo que nunca podemos olvidar jamás es, de dónde venimos, cómo fuimos construidos como personas, como sociedad”. A la ceremonia asistieron el secretario de Gobierno, José Alfonso Suárez del Real; el integrante del Comité 68 ProLibertades Democráticas y exlíder del Movimiento del 68, Félix Hernández Gamundi; el presidente del Poder Judicial de la CDMX, Rafael Guerra Álvarez; la encargada del Despacho de la Secretaría de Cultura, María Guadalupe Lozada León, y el alcalde de Cuauhtémoc, Néstor Núñez López. Nota relacionada: Protocolo para manifestaciones, el mismo que se aplica antes de abordar un avión: Suárez del Real “Que se reabra caso contra Echeverría” Félix Fernández Gamundi, exlíder del movimiento estudiantil, exigió que las autoridades actuales reabran el proceso en contra del expresidente Luis Echeverría, quien hace 52 años era Secretario de Gobernación, por el delito de genocidio. “Luis Echeverría y otros responsables siguen libres, pero siguen vivos. Nosotros reclamamos la acción de la justicia y reclamamos de inicio que se reabra, se retome el proceso en contra del expresidente abierto, pero interrumpido por la antigua Procuraduría General de la República para proteger a los delincuentes que atacaron a nuestro pueblo señaladamente en esta plaza”, dijo. Recordó que el derecho mexicano y el internacional reconocen que el delito de genocidio no prescribe y que “no existe limitación en el tiempo ni en el espacio ni en las leyes ni en procedimientos para perseguir y castigar a los responsables”. Por ello, añadió que, “a 52 años exigimos que se proceda ya sin dilación a castigar a los culpables del genocidio perpetrado en esta plaza hace 52 años. No solo es imperativo para legitimarse al frente del pueblo, sino para garantizar la no repetición de los delitos de estado, forma abyecta de ataque contra los movimientos sociales”. De paso, Fernández Gamundi comentó que, en ese entonces, los líderes estudiantiles no imaginamos llegar a 2020 “con esta acumulación impresionante de agravios contra distintos grupos en la sociedad: indígenas, estudiantes, trabajadores, campesinos, maestros, periodistas, actores políticos, luchadores por la democracia, mujeres, niños, ancianos, personas con preferencias sexuales diversas y en particular una embestida continua contra los jóvenes en todos los rincones de México. Pero eso tiene que llegar a su fin y está llegando”.

Comentarios