Sobre la pederastia cometida por curas, la Iglesia "prefiere el silencio": Roqueñí

miércoles, 17 de abril de 2002
México, DF - El representante de las víctimas del sacerdote Marcial Maciel ante el Vaticano, el prelado y abogado Antonio Roqueñí, aseguró que la jerarquía católica conoce bien la realidad sobre los numerosos abusos sexuales que el fundador de la orden Legionarios de Cristo cometió en contra de niños y jóvenes miembros de dicha agrupación, pero "prefiere el silencio" debido a la alta posición de Maciel El escándalo sobre casos de abuso sexual contra menores en el seno de la Iglesia católica no para Incluso, en días pasados, miembros de la alta jerarquía católica no pudieron evitar hablar al respecto Norberto Rivera, arzobispo primado de México, llamó a los fieles a denunciar estos casos ante la autoridad civil Sin embargo, una gran parte del problema es la protección que, según todos los indicios, el Vaticano dispensa a los curas pederastas, entre los que destaca Marcial Maciel Antonio Roqueñí, quien ha representado a las víctimas de Maciel ante el tribunal de la Congregación para la Doctrina de la Fe en el Vaticano, dijo que aunque el derecho interno de la Iglesia establece sanciones para los curas pedófilos, en el caso de Maciel no ha actuado, porque lo detiene la investidura lograda por el sacerdote La denuncia colectiva, dijo, se presentó en 1998 al tribunal, pero pasaron muchos meses y no se obtuvo respuesta "Volví a escribir una carta para liberar a los quejosos de guardar silencio y que pudieran hablar ante otros foros Como no contestaba la Santa Sede, le avisé al tribunal que quedaban los quejosos en libertad de hacer lo que a su derecho convenía" De ahí que se iniciara una difusión de su caso ante los medios de comunicación, hace cinco años El abogado relató que además de las denuncias que él presentó a nombre de sus defendidos, llegaron otras al tribunal, conformando un enorme expediente Existen elementos suficientes para proceder, dijo, pero "me imagino que es de tal magnitud el escándalo que esto pudiera causar, por tratarse de esta persona tan singular y tan importante, que la Santa Sede está atrapada entre proceder o no" Agregó que "esto no es justificación para que no proceda, y así se lo hicimos saber en la carta que enviamos al tribunal En este caso concreto, la autoridad eclesiástica no ha procedido conforme a derecho y a las normas canónicas, las cuales son para los fieles y las autoridades eclesiásticas" Y, respecto de lo dicho por el obispo Renato Ascencio, quien señaló la semana pasada que los casos de pederastia ocurren con mayor frecuencia en Estados Unidos, Roqueñí apuntó que el caso de Maciel es mucho más grave que cualquier otro que se haya conocido en el vecino país Sobre el caso, criticó, existe "un silencio desconcertante de parte de la Santa Sede" Maciel puede estar protegido por el Vaticano "Es un hombre muy poderoso que debe tener muchas influencias para que no avance su caso y volteen las cosas diciendo que se trata de una persecución en su contra y de su congregación, según lo ha manifestado en varias cartas" Agregó que un punto fuerte a favor de Maciel y contrario a la causa de las víctimas es que muchos legionarios de Cristo no creen en las acusaciones y defienden con fuerza a su líder En torno del caso Maciel, el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Abelardo Alcántara, dijo que "no consta que las acusaciones fueran comprobadas o auténticas", y que el hecho de que siga ocupando un alto cargo en la Iglesia puede ser muestra de que nunca se le comprobó nada o de que los cargos ya prescribieron Asimismo, puntualizó que no ayudó al caso el hecho de que las denuncias se presentaron muy tardíamente, entre 20 y 40 años después de que supuestamente ocurrieron los hechos Y matizó la postura del organismo, que hace varios días dijo que "la ropa sucia se lava en casa" y que todas las víctimas de esta clase de abusos deben denunciar a su victimario ante la autoridad civil Dejó entrever que el criterio para manejar estos caso podría cambiar: "Hasta ahora el criterio que teníamos en la generalidad de obispos y sacerdotes fue eso que les dije: esos asuntos se manejaban con una gran reserva y muchas veces no se conocían Se me pasó decir algo: curiosamente en México quizá no existan muchas denuncias sobre este tipo de casos, no sólo porque no son tan frecuentes, sino porque no existe la cultura de la denuncia no hay denuncias porque falta conciencia de la importancia que tiene el que se denuncien los actos inmorales y se apliquen las leyes" Acotó que la reserva con que la Iglesia se maneja en estos asuntos se debe al deseo de proteger tanto a la víctima, que sufre traumas y daños en su buen nombre, como al presunto delincuente y, naturalmente, a la Iglesia "Creo que todos estamos de acuerdo en que aun los delincuentes tienen derecho a que su fama se proteja, se cuide, así que también los delincuentes tienen que ser respetados en sus derechos humanos" Justificó que esta postura se debía a que en la Iglesia no sabían que el abuso sexual contra menores es "una patología sicológica emocional" y no una "falta aislada", que puede surgir en cualquier momento y que, dijo, es difícil detectar a la hora de seleccionar candidatos al sacerdocio Es "muy positivo" denunciar, agregó Esta situación le podría permitir a la Iglesia católica hacer una "purificación interna" y facilitará tomar medidas más enérgicas contra los sacerdotes que "fallan", agregó "Dios sabe sacar bienes de los males Dios escribe derechos en renglones torcidos Así que esto nos va a servir a todos", concluyó16/04/02