Acusan a militares de hacer detenciones arbitrarias en Tamaulipas

sábado, 12 de julio de 2008
CIUDAD VICTORIA, Tamps , 11 de julio (apro)- Amparados en la Ley de Armas y Fuego, elementos del Ejército mexicano allanan viviendas, realizan cateos sin orden judicial y hacen detenciones arbitrarias en esta frontera, denunció el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo Luego de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) dio a conocer ocho recomendaciones dirigidas a la Secretaría de la Defensa Nacional, el CDH de Nuevo Laredo denunció casos de presuntos abusos de militares registrados en esa ciudad, a partir de la instrumentación del Operativo Noreste La denuncia más reciente, señaló el organismo, fue presentada por Elizabeth Reyes Martínez, quien acusó a soldados de haber ingresado a su domicilio de la colonia Madero para atemorizarla a ella y a su familia Según ese organismo, la mujer narró que, aproximadamente las 2:15 horas del pasado 6 de julio, se encontraba en su domicilio acompañada por su madre y otros familiares, cuando ingresaron en forma violenta unas 30 personas vestidas con uniforme militar, cubiertos del rostro con pasamontañas y armados con rifles de alto poder "Uno de los oficiales que daba las ordenes al resto de los soldados, le dijo a la denunciante que se trataba de un ?cateo? y le arrojó a la cara un par de papeles en hoja tamaño carta con la leyenda ?Secretaría de la Defensa Nacional/Ejército Mexicano?, donde aparecía una fotografía de su esposo, de nombre Salvador Vázquez Martínez, a quien presuntamente querían detener", señaló Reyes Martínez agregó que los supuestos militares le arrebataron su teléfono celular y un radio de comunicación Nextel, mientras que a sus familiares los obligaron a entrar a otra de las recámaras, advirtiéndoles "con insultos y groserías" que no hicieran ninguna llamada y que no intentaran abandonar el domicilio, "pues se encontraba totalmente asegurado" De acuerdo con la denuncia que hizo Reyes Martínez ante el Comité de Derechos Humanos, los soldados la arrojaron a ella en la cama de una de las habitaciones y empezaron a revisar toda la casa, "destrozando algunos muebles y sustrayendo documentos personales de su esposo" Afirmó que los militares tomaron fotografías de Reyes Martínez y de sus familiares, así como de sus respectivas identificaciones, con la justificación de "tenerlas ubicadas" en caso de que presentaran alguna denuncia por esos hechos "Cuando me iban a tomar una fotografía, uno de los soldados, que parecía ser el mando, me comenzó a insultar Me decía que yo era una prostituta y que posara para la foto", añadió Reyes Martínez Dijo que todo momento los soldados le apuntaban con sus armas, le decían que podían llevársela a otro lugar para "interrogarla" y que, incluso, la podrían trasladar a la Ciudad de México, para meterla a la cárcel y darle una pena de 50 años de prisión Señaló que, aproximadamente a las cuatro de la madrugada, los presuntos militares encontraron una caja fuerte propiedad de su marido y le exigieron que la abriera, pero la mujer no contaba con la combinación, por lo que los soldados trataron infructuosamente de abrirla con sus armas, luego de lo cual se retiraron bajo la amenaza de regresar al día siguiente Reyes Martínez narró que unas semanas antes su familia ya había tenido un incidente con los militares, luego de que detuvieron a su marido Salvador Vázquez Martínez, cuando despedía a unos invitados a la fiesta de su hijo menor de edad, en el mismo domicilio Vázquez Martínez es propietario de un bar ubicado en la zona de tolerancia de esta ciudad Según la denuncia, los militares trataron de obligarlo a revelar la identidad de los clientes que acuden a su negocio, bajo sospecha de pertenecer a delincuentes Tras el interrogatorio, esta persona fue puesta en libertad, pero antes los presuntos soldados le tomaron fotografías a él y a sus documentos de identificación "El bar siempre ha respetado a las autoridades que acuden a revisarlo, sean municipales, estatales y federales Constantemente van agentes federales y soldados a revisar a los clientes y a los empleados y no he tenido ningún tipo de problema", declaró Vázquez Martínez ante el CDH Raymundo Ramos, representante de ese comité, indicó que también han recibido otras denuncias relacionadas con el allanamiento de otros domicilios y la detención de ciudadanos ajenos a la delincuencia, por presuntos elementos del Ejército mexicano, que actuaron en forma similar al caso del matrimonio Vázquez Reyes El pasado 31 de enero, familiares de Armando Martínez, un comerciante de bienes raíces, denunciaron el allanamiento de su domicilio ubicado en la cuadra 3 de la calle Puerto Vallarta, por parte de elementos del Ejercito mexicano, quienes justificaron la acción al afirmar que perseguían a un "comando armado" que ingresó a dicho domicilio Según la denuncia, los militares se llevaron detenido a Martínez, a quien torturaron en las instalaciones del Cuartel Militar y finalmente lo trasladaron a la media noche a las oficinas de la Procuraduría General de la República (PGR), acusado de portar un rifle de asalto "cuerno de chivo" en la vía pública "Los soldados me amenazaron con regresar a mi casa para llevarse a mi esposa detenida si denunciaba que me habían torturado Entraron a mi casa sin orden de cateo; nunca supe de que me acusaban", afirmó En otra queja, familiares de Jesús García, residente en la cuadra 7, de la avenida Eulalio González, en la colonia Militar, denunciaron el allanamiento de su propiedad por elementos del Primer Regimiento de Caballería Motorizada, ocurrido a las tres de la madrugada del pasado 30 de enero De acuerdo con el testimonio de la familia, en esa propiedad se encontraban dos mujeres y un joven, dormidos en la planta alta de su domicilio, cuando de pronto escucharon ruidos en la puerta "Me asomé por la ventana y vi la calle llena de soldados Uno de ellos estaba forzando el candado de la puerta principal y otros trataban de cruzar la barda Entonces, les dije que yo iba abrir, que no se brincaran", explicó una de las mujeres Señaló que los militares dijeron que iban a revisar la casa en busca de armas y drogas "Los soldados sentaron a mi amiga y a su hijo en la sala Nos tomaron fotografías a cada uno y nos decían que nos iban a investigar Luego de revisar toda la casa y no hallar nada irregular, se fueron" "Antes de irse, uno de los militares que parecía ser el mando de ellos nos amenazó Dijo que si regresaba otra corporación que no iban a ser ellos; que a la mejor eran delincuentes y que no respondían por lo que pudiera sucedernos", indicó Luego de detallar estos casos, el CDH pidió al presidente Felipe Calderón se investiguen estas denuncias y cesen el hostigamiento, las amenazas y actos de intimidación por parte de presuntos militares destacamentados en Nuevo Laredo "También se solicita la protección hacia sus personas, familias y posesiones, ante el temor fundado de ser víctimas de una represalia mayor, por denunciar este tipo de abusos cometidos bajo el pretexto de aplicar la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, en el marco de la Campaña Permanente contra el Narcotráfico", puntualizó el organismo

Comentarios