Liberan normalistas a policías retenidos en Michoacán

jueves, 16 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- En medio de la toma armada del ayuntamiento de Ario de Rosales, de la detención de 12 presuntos guardias comunitarios y de la quema de cuatro aserraderos y la destrucción de una carretera vecinal en el municipio serrano de Coalcomán por parte de un grupo armado, así como de la liberación de cuatro policías retenidos por estudiantes normalistas, el general Alberto Reyes Vaca tomó posesión hoy como nuevo secretario de Seguridad Pública de Michoacán. Esta noche fueron liberados los cuatro policías que el domingo 5 fueron retenidos por estudiantes normalistas en la comunidad de Turícuato. Luego de una revisión médica, los uniformados fueron trasladados a la alcaldía de Nahuatzen, donde una patrulla del Grupo de Operaciones Especiales los llevó con sus familiares. Los jóvenes accedieron a liberar a los uniformados luego de acordar una reunión de negociación con autoridades de la Secretaría de Gobernación (Segob) y el gobierno estatal. Los estudiantes reclaman más de mil 200 plazas docentes y buscan frenar la reforma curricular establecida por la Secretaría de Educación Pública. Sin embargo, los normalistas aún mantienen en su poder más de 60 unidades de pasajeros y de reparto, razón por la que enfrentan más de 40 denuncias ante autoridades judiciales. En este estado de cosas, arrancó la estrategia conjunta de los gobiernos federal y estatal en busca de recuperar el orden en la entidad. En su toma de posesión como nuevo secretario de Seguridad Pública de Michoacán, el general Alberto Reyes Vaca advirtió: "Estoy presto para enfrentar los riesgos (que este nuevo cargo implica)", expresó el nuevo mando policiaco. Sin enunciar las líneas generales de su estrategia, el militar adelantó que en primer términos e enfocará a atender las regiones donde las fuerzas civiles han tomado la seguridad, a través de los grupos de autodefensa. Al presentar el nuevo mando, el gobernador interino, Jesús Reyna, dejó en claro que éste tendrá facultades plenas para realizar su trabajo y designar a sus colaboradores. La toma de posesión del nuevo titular de Seguridad estuvo enmarcada en tres sucesos violentos en distintos puntos del estado: Por la mañana, decenas de personas, embozadas y con playeras con la leyenda “Policía Comunitaria”, tomaron por la fuerza el Palacio Municipal de Ario de Rosales, catalogado como “foco rojo” por la fuerte presencia del narcotráfico. Armados con machetes, palos y pistolas, dichos sujetos se reunieron en torno de la sede municipal y tras desarmar a los policías que ahí se encontraban tomaron el inmueble. Más tarde, solicitaron una audiencia con la alcaldesa Irma Moreno Martínez, del PAN. Desde el pasado domingo, el grupo instaló retenes intermitentes en los accesos a la población. Revisan vehículos y autobuses, con el propósito de evitar que entren personas armadas a dicha municipalidad, según aducen. Previamente, elementos de la policía municipal de Peribán rescataron a uno de sus compañeros que había sido privado de la libertad por el grupo de autodefensa que apareció en el tramo carretero de Los Reyes a Peribán. Además, lograron la detención de 12 “policías comunitarios” que llevaban consigo 27 armas de fuego. Para evitar una intentona de rescate por parte de los comunitarios, efectivos del Ejército resguardaron las instalaciones de Seguridad Pública. Los supuestos guardias comunitarios fueron luego puestos a disposición de la PGR en la capital de Morelia, acusados de los presuntos delitos de delincuencia organizada, portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército y las Fuerzas Armas, privación de la libertad y robo. El tercer hecho ocurrió poco después de que Reyes vaca tomó posesión de la secretaría de Seguridad Pública: un comando quemó cuatro aserraderos y destruyó una carretera vecinal en el municipio serrano de Coalcomán. Según informes de las autoridades estatales, el ataque fue perpetrado por unos 120 y 150 civiles que portaban armas de alto poder y tenían cubiertos los rostros con pasamontañas, paliacates (pañuelos), camisas y playeras. Mientras un grupo bañaba con gasolina y prendía fuego a los aserraderos ubicados en las inmediaciones de Maruatuilla, a 30 minutos de la cabecera municipal, Coalcomán, otros procedían a causar destrozos en la carretera que comunica a la cabecera municipal con la región Costa. El miércoles en la mañana, presuntos policías comunitarios de Tepalcatepec, tomaron Coalcomán, tirotearon la alcaldía y presuntamente iban a asesinar a todos los policías municipales en la plaza pública, pero la oportuna aparición del Ejército evitó la acción. El gobierno de Michoacán aseveró por la tarde que el comando que protagonizó ese ataque lo conformaban miembros de la denominada guardia comunitaria de Tepalcatepec. Hoteleros piden suspensión de pagos La inestable situación que se vive en Michoacán provocó hoy que hoteleros y prestadores de servicios pidieran a las autoridades de los tres niveles de gobierno la condonación del pago de impuestos, para poder hacer frente a la crisis por la que atraviesa el sector. Carlos Cervón Andalco dijo que no tienen recursos para el pago a trabajadores y gastos de operación ante la escasa demanda de ocupación por los paros, el secuestro de autobuses y la crisis de seguridad que se vive. El hotelero reveló que mientras no haya estabilidad social, económica y de legalidad, Michoacán estará a un paso del colapso. “El gobierno debe aplicar la ley, no negociarla”, subrayó.

Comentarios