Acusa diputado de Nuevo León a policías de maltrato

viernes, 19 de julio de 2013
MONTERREY, N.L. (apro).- El diputado local independiente, Erick Godar Ureña Frausto, denunció que fue objeto de abuso por parte de elementos policiacos tras su detención en el centro de esta capital, luego de que un vecino lo denunció por allanamiento de morada. En conferencia de prensa, a la que convocó para aclarar el escándalo en el que se vio envuelto, el legislador mostró lesiones en rodillas, brazos y espalda. Los policías, dijo, lo sometieron a golpes, lo hostigaron y humillaron, por lo que demandó una disculpa pública de la Secretaría de Seguridad Pública regiomontana. De acuerdo con la versión inicial, Oscar Cruz, el denunciante, afirmó que a las seis de la tarde del pasado jueves 18, Ureña Frausto abrió un boquete en un edificio de su propiedad, contiguo al estacionamiento del que es dueño el legislador –ubicado en la calle 15 de mayo, entre Pino Suárez y Rayón–, y sustrajo mobiliario. Cruz pidió ayuda a los policías regiomontanos, quienes sometieron al intruso por la fuerza y lo trasladaron a la cárcel municipal, de donde fue liberado minutos después de que el afectado se desistió de su denuncia. En su versión de los hechos, Ureña Frausto, quien renunció al PRD después de acceder a su curul, no negó la sustracción del mobiliario, pero aclaró que era de su propiedad. Aseguró que con anterioridad había acordado con el padre de Oscar Cruz rentar el patio del edificio para usarlo como bodega, a donde ingresó en el momento en que éste llegaba al lugar. Sin embargo, añadió, Cruz desconocía el trato que hizo con su padre, recientemente fallecido, y pensó que su propiedad estaba siendo allanada, por lo que pidió el apoyo de la policía. Cuando intentó retirarse del sitio, dijo, forcejeó con Oscar Cruz, por lo que se le rompió la camisa y quedó con el torso desnudo. En ese momento, apuntó, llegaron los policías. “Sin dar tiempo a nada se me echaron de a montón, me esposaron, me pusieron contra el piso y me llevaron a una patrulla. Me aventaron contra el piso, no obstante que yo les explicaba la situación, lo cual no quisieron entender, solo decían que estaba acusado de que faltaban algunas cosas”, sostuvo. Añadió: “Recibí maltrato, golpes y humillaciones en el lugar. Los medios me dicen que si soy el de una fotografía que ha aparecido en multitud de medios impresos, y quiero señalar que lo que se ve no se pregunta, es cierto, pero cuando me han preguntado he evadido, y he dicho que acudí voluntariamente a la Alamey (lugar donde está el cuartel municipal), porque ahí el señor Oscar estaba en un error y no le habían comunicado lo que negociamos (su padre y yo)”. Señaló que luego de haber sido encerrado, Cruz reconoció que había un contrato y en ese momento acordaron firmar el desistimiento, por lo que fue liberado. No obstante, se quejó de que en el trayecto a las celdas fue objeto de hostigamiento de los policías regiomontanos, quienes le tomaron las fotografías difundidas en distintos medios. “Me decían: ‘Mira, para la tribuna’, pero yo en ningún momento les dije que era diputado y que tenía fuero. Pero recibí lesiones y tengo constancias de recetas y dictámenes médicos, porque fui maltratado físicamente”. Ureña Frausto pidió una disculpa pública por parte de las autoridades policíacas que lo detuvieron de manera indebida, y señaló que este caso debe ser ejemplo de lo que le puede ocurrir a cualquier ciudadano común, “pues si esto hacen con un diputado, no quiero saber lo que hacen con la gente que no tiene este cargo”, subrayó. El legislador aseguró que ya había acudido a la Comisión Estatal de Derechos Humanos para presentar su queja contra la policía regiomontana por el abuso del que fue objeto. Además, adelantó que a partir de este incidente organizará un programa de visitas a las celdas municipales de Nuevo León para observar la manera en que son tratadas las personas ahí remitidas.

Comentarios