Exigen investigar supuesto acoso sexual en la Universidad de Guanajuato

martes, 2 de febrero de 2016
GUANAJUATO, Gto. (apro).- Estudiantes de la Universidad de Guanajuato demandaron a las autoridades de la institución atender los casos de acoso sexual que ocurren al interior del recinto y reglamentar protocolos y campañas para prevenir y sancionar la violencia de género, tanto entre directivos como entre profesores y alumnos. La protesta se realizó esta mañana en el exterior del edificio central de la Universidad. Su origen fue la denuncia pública que una becaria hizo contra un académico a quien acusó de acosarla durante un viaje a Aguascalientes en agosto pasado. La denunciante interpuso una queja ante la Procuraduría Estatal de Derechos Humanos el pasado 30 de octubre contra del coordinador del Doctorado Interinstitucional de Derecho. Según lo que declaró la víctima al portal digital Zonafranca, la queja fue interpuesta después de que informó del caso a personas allegadas a Luis Felipe Guerrero Agripino, quien el pasado 27 de septiembre asumió el cargo de rector general y antes era rector del campus Guanajuato. Presuntamente, esos allegados y otros funcionarios la disuadieron para que no presentara una denuncia con el argumento de que eso afectaría la campaña y la elección de Guerrero Agripino como rector. Al conocerse la denuncia, las autoridades universitarias reconocieron que la institución no cuenta con un protocolo de actuación para atender este tipo de denuncias. Aceptaron también el atraso existente al interior de la Universidad estatal en el tema de acoso. En la protesta de hoy, los alumnos portaron pancartas con letreros como “UG sin violencia de género”, “Ignorar el acoso dentro de la UG=perpetuarlo”, y “No a la revictimización por acoso sexual”, entre otros. Posteriormente, el grupo de alumnos acudió a la Rectoría general y se reunió con Luis Felipe Guerrero Agripino. “Que no se queden en que antes no se hizo absolutamente nada. No estamos incriminando a alguien ni culpabilizando a ninguna persona, lo que queremos es que se haga una adecuada investigación y que todas las personas responsables cumplan con lo que les toca. Sí exigimos que no exista más violencia de género dentro de nuestra universidad, que se haga un protocolo de actuación y que esto se aclare”, señaló Paola, una alumna participante en la protesta. A esta posición se sumó un pronunciamiento que fue enviado por correo electrónico y firmado por 29 profesoras, investigadores y trabajadores administrativos de la UG, así como egresados y estudiantes de doctorado y otras áreas. La misiva menciona “importantes esfuerzos institucionales pero también individuales por parte del personal administrativo y docente en el tema de perspectiva de género”. Entre ellos se cuentan la generación de diagnósticos sobre la situación de las mujeres en la Universidad, talleres, diplomados, seminarios, jornadas contra la violencia de género y el feminicidio, campañas mediáticas para promover la igualdad y no discriminación, incluyendo una propuesta de protocolo para investigar, atender y sancionar el acoso y el hostigamiento sexual al interior de la institución. Aunque el grupo reconoció que “el esfuerzo no ha sido suficiente” porque no se ha materializado en una política de la institución –ni en los periodos de los rectores anteriores ni en el actual–, señaló que ahora que se hizo pública la denuncia por acoso contra un académico, ya es impostergable implementar los protocolos, revisar la normatividad para incorporar el principio de igualdad de género e, incluso, que la política de la Universidad garantice una representación equilibrada de mujeres y hombres en los órganos colegiados y niveles directivos. También pidió un mensaje de cero tolerancia a la violencia de género y al acoso por parte del rector general Guerrero Agripino. Rector desconoce el caso Tras reunirse con el grupo de estudiantes que protestó esta mañana, el rector Luis Felipe Guerrero Agripino ofreció una conferencia de prensa en la que negó haber tenido conocimiento de este caso durante su campaña o antes de su designación en el cargo. Afirmó que una vez que se presentó una queja en la UG, se inició un procedimiento en el área jurídica y en la Procuraduría de los Derechos Académicos, el cual no ha concluido ni se ha pronunciado ninguna instancia sobre la culpabilidad o no del académico e investigador que es señalado por la becaria denunciante. El caso, añadió, llegará a la Comisión de Honor y Justicia, instancia que resolverá en la parte que compete a la universidad. “Tenemos dos escritos, dos versiones” sobre esta queja, mencionó el funcionario universitario. “Será la Procuraduría Estatal de Derechos Humanos y su resolución del caso la que también nos guíe y nos proporcione elementos que servirán” para el proceder de la Comisión de Honor y Justicia en éste y otros casos que pudieran presentarse, señaló. Guerrero Agripino insistió en que al asumir la rectoría general, se encontró con la ausencia de lineamientos o protocolos previstos en la reglamentación interna para proceder ante estos casos. “Pero les hemos hecho saber que, como autoridades haremos nuestro máximo esfuerzo con los instrumentos institucionales y jurídicos que tenemos para atender los casos que se presenten”, dijo. Adelantó que el próximo jueves se reunirán varias comisiones del órgano colegiado de la UG para revisar la competencia de la Contraloría interna en materia de responsabilidades de profesores. Además, en marzo se anunciará una estrategia integral en materia de violencia de género y equidad al interior de la institución.