"A veces se la prolongan", dice presidente del Tribunal de Guerrero tras difundirse su viaje a Las Vegas

martes, 18 de abril de 2017
CHILPANCINGO. Gro. (apro).- “A veces se la prolongan, de verdad”, expresó el representante del Poder Judicial en la entidad, Robespierre Robles Hurtado, para justificar su viaje a Las Vegas este fin de semana. A través de sus redes sociales, el presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) fijó una postura sobre su viaje a Estados Unidos en este periodo vacacional de Semana Santa, pero evadió hablar sobre los señalamientos de sus presuntos nexos con el narcotráfico. “Por lo que hace a la narrativa de la revista Proceso, en su presentación electrónica, no son más que puras conjeturas sensacionalistas, cuyo objeto es generar morbo, carentes de objetividad y respaldo”, expresó Robles Hurtado. Y remató: “De verdad que parece que no existieran temas más importantes y de fondo, que llenarse la boca y rasgarse las vestiduras al estilo fariseo por la circunstancia que a mi esposa le gusta Celine Dion”. Ayer, Apro dio a conocer que pese a su anunciado plan de austeridad, el presidente del TSJ se dio el lujo de pasar sus vacaciones de Semana Santa en Las Vegas, en momentos en que el Poder Judicial de Guerrero vive una de sus peores crisis ante los constantes señalamientos de presuntos nexos con el narcotráfico por parte del propio Robespierre Robles Hurtado, así como el marcado nepotismo, opacidad y corrupción en el TSJ. El pasado 28 de julio, Apro dio a conocer que en noviembre de 2015 Robles Hurtado tomó protesta a Iván Alonso Bustamante como miembro de la organización priista denominada Fundación Colosio. Iván Alonso es hijo del empresario Joaquín Alonso Piedra, actualmente preso por narcotráfico y acusado de desempeñarse como operador financiero del cártel de los Beltrán Leyva en Acapulco. La captura del presunto lavador de activos del narcotráfico se registró el 27 de julio de 2016, luego de una serie de señalamientos contra los hermanos Ricardo y Héctor Astudillo Calvo, hijos del gobernador Héctor Astudillo, por presuntos negocios realizados en Acapulco al amparo del poder. Días antes, el 19 de julio, un comando atacó a balazos la sede de la Notaría 19, propiedad de Robespierre Robles Hurtado, ubicada en el fraccionamiento Costa Azul del puerto de Acapulco. En esa ocasión, los sicarios dejaron dos cartulinas con mensajes donde acusaban al gobernador y al fiscal en la entidad, Xavier Olea Peláez, así como al propio presidente del TSJ, de recibir dinero y “no cumplir con el acuerdo” de liberar a David Canek Palma Analco, El Deivid, señalado como presunto líder de una facción del grupo delictivo denominado Cártel Independiente de Acapulco (Cida). Una semana después, agentes federales capturaron a Joaquín Alonso Piedra en plena zona urbana del puerto. Y los señalamientos contra el gobernador Astudillo y el titular del Poder Judicial, por presuntos nexos con el narco, simplemente se diluyeron. Sobre su visita a Las vegas, ayer por la tarde Robles Hurtado dijo que tomar vacaciones es un derecho “humano y constitucional”. “Salir a vacacionar (en Acapulco no podría) un fin de semana no tiene nada de espectacular, menos si fue un Sábado Santo en donde uno puede descansar (y realizar actividades familiares)”, expresó el presidente del TSJ. Luego dijo que adquirió un “atractivo” paquete de 700 dólares (14 mil pesos en promedio) que incluyó hospedaje por cuatro días en Las Vegas y vuelo redondo en avión entre México y Estados Unidos, pagado con tarjeta de crédito personal, indicó. Y precisó que el concierto de la artista canadiense Celine Dion “no es más caro” que uno en el Forum Mundo Imperial de Acapulco para ver a un artista internacional.