La FEPADE investiga en Morelos denuncias por retención de despensas para damnificados

martes, 26 de septiembre de 2017
CUERNAVACA, Mor. (apro).- La FEPADE realiza pesquisas para determinar la responsabilidad del gobernador Graco Ramírez y de su esposa, la presidenta del DIF Elena Cepeda, por abuso de autoridad, desvío de ayuda destinada para un fin y lo que resulte, luego de las miles de denuncias públicas que se hicieron en su contra por retener la ayuda destinada a los damnificados del sismo. Fuentes del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (Impepac), confirmaron a Apro que en sus instalaciones se encuentra un MP federal con un equipo que está realizando las pesquisas y levantando las declaraciones de los testigos respecto de las denuncias sobre acaparamiento de víveres. El jueves pasado, a través de redes sociales comenzaron a circular una serie de denuncias contra la presidenta del DIF, Elena Cepeda de León, esposa del gobernador Graco Ramírez y madre de Rodrigo Gayosso, líder del PRD y aspirante a la gubernatura en la elección del próximo 2018. Las denuncias mostraban imágenes y detalles de cómo el DIF Morelos tenía almacenadas 90 toneladas de víveres, entre agua embolsada o embotellada, alimentos no perecederos, medicamentos, granos, sal, azúcar, ropa y demás. Además, en las quejas se señalaba cómo cuerpos policiacos forzaban a ciudadanos a entregar la ayuda que llevaban al DIF. Lo anterior provocó una rebelión en las calles. Los ciudadanos se organizaron y abrieron la bodega en la noche de ese jueves 21 y a lo largo de la madrugada del viernes 22 vaciaron el establecimiento y transportaron las despensas a distintas comunidades en unidades particulares. El mismo jueves el gobierno de Graco Ramírez reaccionó colérico. El titular de Seguridad, Alberto Capella Ibarra, amenazó en un video a los ciudadanos organizados y prácticamente decretó un toque de queda. La ciudadanía no se amedrentó y más bien reforzó sus estrategias para impedir que el gobierno se quedara con los víveres. Al mismo tiempo, en la Paloma de la Paz, en el acceso norte a Cuernavaca, otro grupo de jóvenes, estudiantes y ciudadanía en general se enfrentó a un grupo de policías que esperaba desde esa entrada a los camiones con ayuda. Por la fuerza, los ciudadanos vaciaron camiones o los trasladaron a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), donde se estableció uno de los centros de acopio más grandes de la entidad. El viernes la FEPADE anunció que había abierto una denuncia de oficio contra el gobernador y su esposa por retención de ayuda y programas sociales para fines electorales. Desde este lunes, un MP ha estado recabando información, declaraciones de testigos y evidencias de estas denuncias que, de hecho, se reflejaron a lo largo de todo el viernes pasado en las redes sociales con miles de posteos. Según el sitio trendinalia.com, la tendencia #RoboComoGraco fue la primera en el país y la tercera a nivel global, muy por encima de @ApagaTelevisa, que surgió del escándalo de la historia ficticia de “Frida Sofía”. De hecho, la paliza en redes fue tan grande que el gobierno de Graco Ramírez supuestamente contrató a “influencers” en redes sociales para tratar de menguar en algo el aluvión de descalificaciones y señalamientos. No obstante, otros personajes influyentes en las redes respondieron exhibiendo a los defensores por paga. Chumel Torres dijo en su cuenta de Twitter: “Qué perra vergüenza los influencers tapando las nacadas de Graco Ramírez. Ustedes saben qué hijos de su putamadre son”. Otro de ellos exhibió una conversación privada con Mau (@screamau), donde argumentaba: “Espero que no te enojes we es lo que hago para comer”, y con ello daba a entender que recibió dinero a cambio de justificar el acaparamiento de víveres destinados originalmente a los damnificados. Una de las personas más señaladas después de Graco Ramírez en las redes sociales es Elena Cepeda, su esposa, actual presidenta del DIF. La estrategia que han utilizado tanto ella como su marido es la de la victimización. Mientras Graco dijo que era objeto de una “campaña de odio” en su contra, ella aseguró esta mañana que es víctima de “linchamiento”. A las nueve de la mañana con 29 minutos, escribió: “Me retiro del tuiter durante un tiempo porque creo que nunca una mujer había sufrido un linchamiento político como el que han hecho conmigo” (sic). Sin embargo, hasta las siete de la noche de este martes seguía tuiteando en esa red social.

Comentarios