Nacional

Sexoservidoras de Puebla exigen zona de tolerancia

La Fiscalía del estado dio a conocer que el pasado fin de semana cateó tres inmuebles, donde supuestamente detuvo a cinco personas y liberó a decenas de mujeres a quienes ubicó como posibles víctimas de explotación sexual.
miércoles, 4 de noviembre de 2020

PUEBLA, Pue. (apro).- Trabajadoras sexuales ofrecieron una rueda de prensa en el zócalo de esta ciudad para pedir a los gobiernos estatal y municipal la creación de una zona de tolerancia que resuelva la creciente problemática de prostíbulos en el Centro Histórico de la ciudad. 

Mónica, como se identificó una de las trabajadoras, aclaró que la mayoría de las 74 mujeres que el gobierno estatal presentó en un boletín este martes, como víctimas de explotación sexual, realmente son sexoservidoras que ejercen la actividad de manera voluntaria y por necesidad. 

La Fiscalía General del estado (FGE) dio a conocer que el pasado fin de semana llevó a cabo cateos en tres inmuebles, dos de los cuales se ubican en el Centro Histórico, donde supuestamente detuvo a cinco personas y liberó a decenas de mujeres a quienes ubicó como posibles víctimas de explotación sexual. 

En la rueda de prensa, en representación de la Unificación de Sexoservidoras de Puebla, A.C, dos mujeres aseguraron que varias de sus compañeras fueron detenidas y después liberadas tras pagar multas. 

Mónica pidió a los gobiernos estatal y municipal que reconozcan esta problemática y que en lugar de lanzar operativos se decidan a regularla y designarles un lugar a las afueras de Puebla, para no invadir el Centro Histórico, o que ellas corran riesgos y sean víctimas de extorsiones y abusos por parte de las autoridades. 

Más aún porque a partir de la pandemia, dijo, la prostitución se ha disparado en la zona céntrica de la ciudad, pues de unas 400 que había antes, ahora se calcula que hay más de 800 personas ejerciendo ese oficio. 

Al no estar regulada la actividad, en los últimos meses han sido víctimas de policías estatales encubiertos como agentes de un grupo llamado Servicios Especiales, que andan vestidos de civil y que se presentan como clientes, apuntó. 

“Nada más nos levantan y ya en el carro nos empiezan a presionar para que acusemos a una organización de vendedores ambulantes de que son ellos los que nos cobran derecho de piso”, relató. 

También dijo que esos policías abusan sexualmente de ellas y luego las abandonan en lugares apartados de la ciudad. 

“Nosotros sólo queremos un espacio para trabajar, que no nos involucren en sus asuntos políticos, si no nos va a pasar otra cosa, nos van a venir a encontrar en algún basurero”, abundó la mujer. 

En la rueda de prensa, las sexoservidoras estuvieron acompañadas por representantes del Movimiento Estatal de Ciudadanos Incluyentes, Movimiento Nacional Ruta 5, la Confederación de Asociaciones Civiles y otras organizaciones locales. 

Comentarios