Durango

Obtiene libertad bajo caución doctora acusada de intento de homicidio contra un magistrado

De acuerdo el abogado de la doctora Azucena Calvillo, el proceso no ha terminado y deberá presentarse a una audiencia el próximo lunes 14.
jueves, 10 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La doctora Azucena Calvillo, jefa del área Covid-19 del Hospital General de Zona Número 1 de Durango, acusada de intento de homicidio contra el magistrado Héctor Emanuel Silva Delfín, obtuvo este jueves la libertad bajo caución, por lo que abandonó el Centro de Reinserción Social (Cereso) 1.

“¡Que Dios los bendiga a todos!”, exclamó entre llanto. “¡Gracias! ¡Gracias de corazón!”, comentó entre aplausos y abrazos de sus familiares y amigos, quienes gritaron: “¡Sí se pudo! ¡Sí se pudo!”.

“Se los agradezco con el corazón… no puedo, estoy nerviosa. Yo nunca había estado en una situación así. Muchas gracias por estar aquí apoyándome. ¡Gracias a todos! ¡Gracias! ¡Que Dios los bendiga a todos, gracias de corazón!, expresó Calvillo al salir del penal.

Su abogado Héctor Pérez explicó que el proceso no ha terminado, aunque ella esté en libertad, y confirmó que el próximo lunes 14 la galena debe presentarse a una audiencia.

¿Por qué detuvieron a la doctora?

La noche del pasado martes 8, cuando terminó su turno e iba rumbo a su casa, Calvillo fue detenida por elementos de la Fiscalía General del estado de Durango. La acusaron de intento de homicidio en grado de tentativa contra el magistrado Silva.

Según el relato de la fiscal Ruth Medina Alemán, a las 4 de la mañana de ese día, una persona del sexo femenino ingresó al cubículo donde se encontraba el paciente, conectado a un respirador, y lo apagó.

La mujer –dijo-- portaba una jeringa con una sustancia que intentó aplicarle al juez de control y que supuestamente fue puesta a disposición de las autoridades pertinentes para su análisis.

La doctora denunció que, tras su detención, la llevaron a una casa de seguridad donde la interrogaron y la torturaron física y psicológicamente, amenazándola de que, si no firmaba la declaración donde decía que intentó matar al magistrado, asesinarían a su hija y a su esposo.

Ella firmó el documento, grabaron un video y posteriormente la llevaron al Cereso.

¿Qué le ocurrió al magistrado?

A finales de noviembre, el magistrado Héctor Emanuel Silva Delfín ingresó al hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con síntomas de covid-19. Era atendido por unos doctores de lunes a viernes y por otros sábado y domingo.

Pese a no permitirse el ingreso de familiares, él estaba acompañado de su hermana, la doctora Velia Patricia Silva Delfín, delegada del IMSS en Tamaulipas, protegida con el equipo reglamentario.

En algún momento la hermana reclamó que habían dejado solo al paciente, y la doctora en turno, Azucena Calvillo, le explicó que debía ponerse el equipo protector y buscar los medicamentos por la condición de saturación del magistrado.

“Cuando la doctora se retiró de su turno, dejó al paciente estable. Sin embargo, se presume que el sábado ingresó una persona con traje de protección, se sospecha que era una mujer, quien presuntamente intentó asesinar al magistrado desconectando el respirador. Al día siguiente, el domingo, el magistrado fue trasladado a Mazatlán”, indicó en conferencia de prensa el diputado del Partido del Trabajo (PT) Alfredo Femat Bañuelos.

¿Qué dijo el IMSS?

El representante del IMSS Durango, Hugo Gutiérrez Méndez, se justificó por no haber estado presente en la conferencia de la Fiscalía General del estado, el 8 de diciembre, cuando las autoridades aseguraron que Calvillo era culpable.

“Es importante aclarar que ni el IMSS ni yo en lo personal presentamos denuncia alguna en contra de la doctora Azucena Calvillo, ni de otra persona trabajadora del IMSS o de otra dependencia. En estos hechos, el IMSS actuó con responsabilidad”, indicó en un video de 2:31 minutos.

Su mayor interés –añadió-- es el esclarecimiento de los hechos, guardando el debido proceso, la presunción de inocencia y garantizando los derechos constitucionales de la doctora.

“Lo digo claro: la doctora Calvillo es inocente hasta que se demuestre lo contrario”, justificó, y manifestó su disposición de colaborar con las autoridades competentes para el esclarecimiento de los hechos, así como en la defensa de la doctora y garantizar sus derechos laborales.

“Todas las manifestaciones de apoyo de los colegas y compañeros de la doctora Calvillo han sido respetuosos y en ningún momento han puesto en riesgo la operación del IMSS en Durango”, afirmó.

¿Qué dice la familia?

Familiares de la doctora Calvillo se manifestaron afuera del nosocomio. Acusaron que, tras el arresto arbitrario, no había elementos suficientes para aprehenderla, pero la galena estuvo incomunicada. En redes sociales la defensa se reflejó en el hashtag #JusticiaParaAzucena.

“No hay ninguna desaparición”, aseguró el martes 8 la fiscal Ruth Medina Alemán, quien sostuvo que a la doctora se le brindaron todas las garantías y libertades para defenderse, y en esos momentos estaba declarando ante las autoridades.

Sobre el maltrato, señaló: “No sabría decirle, a mí me hablaron muy temprano, les dimos todas las garantías a quien me habló, comunicándonos con varios sectores, comunicando dónde está ella, cuidada y salvaguardando sus derechos”.

El miércoles 9, el diputado Alfredo Femat Bañuelos hizo un llamado a la Fiscalía General de la República (FGR) para que atrajera el caso de la doctora Azucena Calvillo, inculpada por un supuesto intento de asesinato del magistrado Héctor Silva.

“Ella es egresada de la Universidad Autónoma de Zacatecas. Fue mi vecina mucho tiempo, la conozco desde niña, creo que es una arbitrariedad terrible lo que hoy estamos viviendo en Durango”, señaló, y dijo que el video presentado por la Fiscalía estatal no es suficiente para condenar a la doctora zacatecana.

Más de

Comentarios