Buscan a secretaria técnica de CIESAS desaparecida hace un mes

viernes, 11 de septiembre de 2020
MONTERREY, N.L., (apro).- Compañeros de trabajo y familiares buscan a Mayela Álvarez Rodríguez, secretaria técnica del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) quien fue vista por última vez el 11 de agosto en el municipio de San Nicolás, sin que se sepa de su paradero desde entonces. Shinji Hirai, investigador y catedrático del organismo dependiente de Conacyt, mencionó que su compañera de trabajo fue ubicada por la zona de la colonia Del Lago, en el área conurbada de Nuevo León, mientras se dirigía a la oficina de la Unidad Noreste, en el Barrio Antiguo de Monterrey, y los familiares le perdieron la pista desde entonces, lo que le mueve a suponer que su vida está en riesgo. “Mayela se iba a presentar a trabajar y no llegó. Al día siguiente se supo en el CIESAS que su familia no sabía de ella en las últimas 24 horas. La familia presentó la denuncia el 12 de agosto por la tarde noche. Las autoridades se enteraron y el Grupo Especializado de Búsqueda Inmediata (GEBI) reunió información y la Comisión Estatal de Personas Desaparecidas también ha acompañado a la familia”, explicó el académico. A partir de ese momento se lanzó una búsqueda masiva en redes y en los medios de comunicación para localizar a Griselda Mayela Álvarez Rodríguez, de 42 años, madre de familia, sin que hasta ahora se conozcan causas posibles de su desaparición. La búsqueda se ha denominado ¿Dónde está Mayela Álvarez?, y en ella, los allegados a la trabajadora de CIESAS buscan obtener información que les ayude a encontrarla. Además, los estudiantes elaboraron un cartel que han colgado en diferentes rumbos de la ciudad, e incluso en poblaciones fuera de la entidad, para localizar a la secretaria técnica de la Maestría Antropología Social. https://www.facebook.com/DondeEstaMayelaAlvarez/posts/143660227215591

La secretaria, una mujer "extremadamente responsable"

Hasta ahora, los investigadores se han entrevistado con familiares, amigos y allegados, sin que hayan trascendido los avances de las pesquisas pues lo que pretenden es mantener el sigilo para avanzar más rápido en sus diligencias, dijo Hirai. “Ella es extremadamente responsable y muy eficiente en el trabajo, muy atenta con los estudiantes y su prioridad son sus hijos. Nunca había ocurrido que no se comunicara con sus hijos o compañeros de trabajo. Por eso desde que la familia se comunicó con su jefe inmediato, porque no sabía nada de ella, pensamos que algo grave le pasó y que no podía comunicarse por voluntad propia. Pensamos que está en riesgo su vida”, explicó. Los familiares y los compañeros del CIESAS reconocen el trabajo de la Fiscalía de Nuevo León, pues observan que los detectives se han esmerado por localizar a Mayela, y aceptan que la pandemia ha desacelerado las pesquisas, por la dificultad actual de hacer entrevistas.
Te puede interesar: “Estado suplantado” generó una nueva crisis de inseguridad en el norte: Académicos del Ciesas
El compañero de la desaparecida señaló que su localización es importante para la sociedad, pues si consiguen dar con ella significará que es posible hacer exitosas las búsquedas en tiempos de la pandemia pues, de otra forma, habrá que cuestionar cómo se pueden seguir con éxito otros casos. “Yo le digo a las autoridades que ya pasaron muchos días, dos semanas, y no se ha localizado a Mayela. Por eso es importante trabajar con mayor intensidad, porque los compañeros y la familia seguimos preocupados y atentos a este caso, junto con la sociedad”, dijo. Días después de la desaparición, colectivos se reunieron en el exterior de la Fiscalía de Nuevo León para pedir resultados en la búsqueda de la desaparecida. Él, en lo personal, aunque demanda resultados, prefiere no presionar a las autoridades, para que resuelvan esta investigación y la de otras mujeres que también han desaparecido en Nuevo León. Este viernes, trabajadores del CIESAS se reunirán en la Unidad Noreste, para hacer un pronunciamiento, a un mes de la desaparición de Mayela.