Maltrata a sus alumnos en clase virtual... y la separan de sus funciones en la UJED

jueves, 24 de septiembre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Una maestra de las Facultades de Psicología y Terapia de la Comunicación Humana de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED) fue separada de sus funcione,s sin goce de sueldo, hasta terminar el semestre, mientras es investigada por haber maltratado a sus alumnos durante la clase virtual del pasado martes 22. A gritos, la docente reclamó a los estudiantes porque no podía ver sus rostros, y aunque por el micrófono le comunicaron su presencia, ella dijo que les pondría falta y les advirtió que si acumulaban tres los daría de baja de su materia. Uno de los alumnos grabó desde su teléfono la interacción mediante la computadora. En el video de 01:31 minutos, difundido en la plataforma TikTok, se escucha a la maestra: --Y Victoria Torres tampoco prende la cámara. --Sí está prendida, maestra. --Otra. A mí me aparece que la tienes en apagado, entonces, por lo tanto, tienes falta conmigo, ¿verdad? O arreglan sus problemas de cámara o conmigo van a seguir teniendo faltas, y a la tercera falta yo los doy de baja en mi materia. Así que arreglen sus problemas. “Disculpe maestra”, pidió Guillermo, a quien interrumpió con un “¡qué!”. Él le aseguró que entre los alumnos sí se podían ver y que posiblemente su internet tenía problemas, por lo que, furiosa, le respondió: “A mí no me importa Guillermo. A ver, ¿qué parte no te queda clara? Si yo no te veo, conmigo no estás. Y yo a todos los demás los veo y a ti es el único que no veo. ¿Mi internet está mal porque a ti no te veo? ¡Ubícate niño! Apágame tu micrófono. No me interesa. Tienes falta. La hora de entrada a clases es a las dos en punto”. Luego de que el video se volvió viral, la UJED publicó un comunicado en su página de Facebook y lamentó los hechos que se difundieron en redes sociales, por lo que determinó “separar a dicha profesora de sus cátedras sin goce de sueldo por lo que resta del semestre, a fin de concluir la investigación en curso y recabar la mayor cantidad de elementos que sea posible para una resolución definitiva del secretario general de la Universidad Juárez del estado de Durango, Julio Gerardo Lozoya Vélez”. Sostuvo que eso se comunicó en una conferencia de prensa realizada en las oficinas ubicadas en el edificio central, y se informó que se realiza una investigación sobre las pruebas presentadas por los afectados en reuniones con alumnos y sus representantes estudiantiles, así como con la maestra señalada. “El funcionario universitario manifestó que en la máxima casa de estudios, con fundamento en el plan de desarrollo institucional y por los valores universitarios que caracterizan a los juristas, no se permitirá ni tolerarán este tipo de acciones ya sea por los maestros, por los trabajadores administrativos y de confianza o incluso por los alumnos”. Además, el secretario general señaló que, debido a las disposiciones sanitarias que rigen en este momento y dado que las clases se están llevando por vía virtual, ya se habían realizado reuniones de seguimiento en cada una de las escuelas y facultades de la universidad para insistir en la necesidad de ser muy cuidadosos y flexibles, respetando a cada alumno y su situación geográfica económica y familiar. La maestra señalada está adscrita las Facultades de Trabajo Social y Psicología y Terapia de la Comunicación Humana, y dejó de dar sus clases en calidad de permiso sin goce de sueldo en tanto concluyen las investigaciones. Ante la difusión y sanción por su actuar, este jueves la maestra pidió una disculpa en la página de Facebook denominada Apoyo Psicológico Sara Marisa Hernández Valtierra: “Debido a los acontecimientos del pasado martes en mi clase de Introducción a la Psicología de la Facultad de Psicología y Terapia de la Comunicación Humana perteneciente a la Universidad Juárez del Estado de Durango, donde de manera inadecuada y agresiva me dirigí a mis alumnos, acepto plenamente mi responsabilidad y culpa por no tratarlos de forma adecuada. “Como todos soy humana y cometo errores. Espero que los jóvenes implicados entiendan el estrés que esta modalidad de aprendizaje me está causando y acepten mis sentidas disculpas, me faltó empatía y sosiego. Con humildad, Sara Marisa”. Pero los comentarios en Facebook no fueron favorables para la profesora, de quien los alumnos aseguran que es más agresiva en clases presenciales, pues avienta cosas al suelo y les grita, e incluso señalaron que su imagen fue “quemada” en uno de los tendederos hechos por las alumnas en marzo pasado para denunciar el acoso por parte de profesores. Ante los señalamientos de quienes llaman a los universitarios “la generación de cristal” y los critican porque alzan la voz cuando algo no está bien, Nico aclaró: “Leí un comentario que dice que es porque somos una generación de cristal y no, no es así: solo se exige un trato digno como a cualquier otro ser humano, hay valores como empatía y solidaridad que como humanos todos deberíamos tener”. En respuesta a quienes le respondieron que se esperara a tener un “jefe exigente”, Asaya añadió: “Y por normalizar este tipo de conductas es que la gente bruta justifica el maltrato laboral”. Lila abundó: “Dicen que estaba estresada por la modalidad a distancia, pero presenciales también, no es como que fue un arrebato y ya, o sea, así es siempre y hasta peor. En clases presenciales te grita, agarra tus pertenencias y las tira al piso y siempre está con una actitud prepotente y de que a ella nadie le puede decir nada. (Ya la habían quemado en el tendedero en marzo)”. Al respecto, Alex recomendó: “Deberían de investigar más en https://www.misprofesores.com/ Ahí están todos los profesores del plantel de todas las escuelas y experiencias con ellos”. Y Lidia aprovechó el espacio para preguntarle a las autoridades universitarias: “¿Y qué sanción o separación de cargos se ha hecho a los catedráticos acusados de hostigamiento sexual hacia sus alumnas? ¿También se actuó con la misma rapidez para las investigaciones?”.