Rusia

Desde Rusia sin amor

Todo parece indicar que este tipo de sitios, en general, son un fraude. Hay otros, con chicas españolas, mexicanas, latinas, que parecen igual de fraudulentos.
domingo, 21 de noviembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).–La frase que da título a esta columna nace de la quinta novela de Ian Fleming, sobre el personaje James Bond, que se hiciese película, se llama “Desde Rusia con amor”, pero en este caso hablaremos de los sitios para entablar relaciones amorosas, particularmente aquellos que prometen novias ucranianas o rusas.

Aunque hay varios sitios similares (se sospecha que es la misma empresa web quien los diseña y organiza), nos concentraremos en charmdate.com. Aquí la inscripción es fácil y gratuita y de inmediato puede el usuario buscar posibles parejas. Lo notable es que las fotografías de la mayoría de las mujeres que están en el sitio son casi de súper modelos. Guapas todas, con un estereotipo de mujer moderna, delgada, que busca pareja fuera de su país. Las hay desde los 18 años hasta los 70. Las fotos de las damas en cuestión parecen haber sido tomadas en estudio y obviamente muestran lo mejor de cada una de los prospectos.

El sitio permite mandar un par de cartas introductorias a quien nos parezca que nos gusta y no es de sorprenderse que se tenga respuesta al día siguiente. El sitio no permite mandar direcciones de correo electrónico o indicios de las redes sociales para que quien busque no tenga que depender del sitio, sino que toda comunicación debe hacerse a través del mismo… y esto cuesta. Es decir, después de las primeras dos misivas, las respuestas requieren de créditos, que cuestan la primera vez unos 6 dólares (3 por cada crédito), que permite gastar un crédito por la lectura de la respuesta de la futura novia y otro para contestarle. Sin embargo, los siguientes créditos se duplican. Y si el usuario quiere pagar el menor costo posible para escribirle a su posible novia, puede optar por 100 créditos, a 3.99 dólares por cada uno. Jugoso negocio.

El sistema también requiere de créditos para chatear en vivo con las mujeres del sistema, pero sólo cinco minutos. Escribir direcciones de correo para poderse comunicar fuera del sitio aparece como asteriscos. El o los creadores del sistema han trabajado duro para no permitir que se mande información sensible que haga que el sitio ya no pueda seguir percibiendo ganancias. Por cierto, también se pueden hacer llamadas telefónicas (en ocasiones con intérprete) y mandar incluso flores. Los precios son exagerados, sin duda.

¿Pero funciona? No creo. En mi cuenta hablé en una ocasión con una ucraniana que me había escrito quince ocasiones. Sin embargo, cuando le dije quién era no me reconoció. No se acordaba de mí. Extraño ¿no? Así que me metí a Internet a buscar más información. Buscando en “charmdate fraud” o “charmdate scam”, hallé muchísimas opiniones de usuarios que piensan que es un fraude absoluto. Aunque no se puede saber, se especula que en muchos casos, las chicas que tienen sus fotos en el sitio trabajan en el mismo, recibiendo una comisión por cada crédito que se gasta en ellas. Si no fuese así y las chicas rusas y ucranianas tuviesen las mismas condiciones que los usuarios normales, dudo que alguien me escribiría 15 cartas o más, amén de pedirme hablar por teléfono o chatear.

Hay alguien que dice que publicó un anuncio en un periódico ucraniano, en donde venía su correo electrónico y sus datos de contacto. Se lo indicó a las chicas con las que se carteaba y ninguna le respondió. Cuando alguno tuvo finalmente el correo de alguna de estas novias ucranianas, nunca recibió respuesta a sus mensajes.

Todo parece indicar que este tipo de sitios, en general, son un fraude. Hay otros, con chicas españolas, mexicanas, latinas, que parecen igual de fraudulentos. El chiste en todos ellos es la fantasía de estar hablando con una mujer hermosa que parece querer todo con uno y que eventualmente lograrán contactarse, verse y amarse, pero la realidad es que eso no pasa. Más allá de cartas donde dicen que son mujeres que trabajan, estudian, tienen tiendas, quieren salir de Ucrania por la situación política, ninguna revela datos personales y es más, alguien que habló por teléfono con alguna de estas mujeres dijo que le parecía curioso que el intérprete contestaba demasiado pronto para lo que la ucraniana decía. Vamos, parece ser simplemente un negocio fraudulento porque no busca que haya parejas, sino hacer dinero mediante esta fantasía de los hombres de hacerse de la más hermosa de un catálogo de hermosas.

La recomendación parece clara: mejor salir a la calle, buscar sitios de reunión, tener actividades donde se pueda conocer gente nueva. Esto es mucho más real y práctico, amén de ser mucho menos costoso.

Más de

Comentarios