A costa de Madero, Larrazabal sobrevive

martes, 27 de marzo de 2012
El duelo de poder entre Gustavo Madero, presidente del CEN panista, y Fernando Larrazabal, exalcalde de Monterrey, lo ganó el segundo. Tras haber caído en desgracia el año pasado, ahora el jefe de la cúpula panista nuevoleonesa vuelve a la palestra con su nombre aparentemente limpio y como aspirante a una diputación federal… aun a costa del sacrificio de algunos de sus allegados. En tanto, al jefe nacional del PAN le llueven en Nuevo León toda clase de críticas y acusaciones de la militancia blanquiazul: incluso lo vinculan con el repudiado Zar de los Casinos. MONTERREY, NL. (Proceso).- El PAN de Nuevo León vive un cisma en cuyo epicentro está Fernando Larrazabal, el exalcalde de Monterrey que hasta el año pasado era quizás el político más poderoso del estado y que a raíz del escándalo del supuesto chantaje a casinos vio truncado en un día el proyecto político que había construido durante una década para dominar políticamente la entidad. Ahora, separado del cargo y sin haber perdido todo su poder, busca una diputación federal. El 31 de agosto de 2011 fue ampliamente difundido un video en el que aparecía Jonás Larrazabal, hermano de Fernando, recibiendo dinero en el casino Red de esta ciudad. Frente a las acusaciones de chantaje, el abogado de Jonás dijo que su cliente aparecía en las imágenes recibiendo dinero por el cobro de los quesos que le surtía al centro de apuestas. El hermano incómodo fue detenido, arraigado y liberado poco después, al ser perdonado por el dueño del casino. El 4 de septiembre de ese año fueron difundidas fotografías en las que se veía a Jonás Larrazabal en el mismo casino en compañía del secretario de Desarrollo Humano de Monterrey, Miguel Ángel García Domínguez, quien aspiraba a la alcaldía y a quien también acusaron de chantaje. Esto hizo que se tambaleara la cúpula del PAN estatal, manejada por tres políticos conocidos como la Santísima Trinidad o la Neocúpula: Fernando Larrazabal, Raúl Gracia Guzmán y Zeferino Salgado, delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en Nuevo León. El 7 de septiembre del año pasado, el presidente nacional panista, Gustavo Madero, le exigió a Larrazabal separarse del cargo para ser investigado por los videoescándalos. Éste se negó y sacrificó a García Domínguez, a quien le ordenó que dejara su puesto. El 14 de ese mes, Madero decidió que fuera el PAN estatal el que sancionara a Larrazabal… y el castigo terminó en un simple regaño. Los panistas del ala tradicional se enfadaron con su dirigente nacional por esos repentinos cambios de criterio, pero para el entonces alcalde de Monterrey el daño estaba hecho. No obstante el pasado 22 de febrero la Comisión de Designaciones del PAN, encabezada por Cecilia Romero, sorprendió con la inclusión de Larrazabal como primer candidato en las listas plurinominales y la de Gracia Guzmán y Alejandra Sada en la fórmula para senadores. Panistas regiomontanos consultados por este semanario dicen que Madero cedió a la presión de Larrazabal, quien lo habría amenazado con retirarle a la candidata presidencial, Josefina Vázquez Mota, el apoyo de la estructura que mantiene desde la nómina regiomontana. Por lo menos dos militantes blanquiazules consultados por el reportero –y que pidieron el anonimato– ven con irritación cómo su dirigente nacional cedió al chantaje. Pese a todo, gravitó en el ánimo del CEN panista la intervención de Ernesto Cordero, precandidato apoyado irrestrictamente por Larrazabal en la contienda por la nominación presidencial. Todos contra Madero Así el exalcalde de Monterrey, máximo controlador del PAN de Nuevo León, ganó una posición pero perdió lo que en realidad quería: una senaduría. Su plan era llevar como suplente a Raúl Gracia Guzmán, actual consejero de la judicatura en la entidad y segundo en los controles del PAN en Nuevo León. Cuando el exalcalde buscara la gubernatura de Nuevo León, como era su plan, dejaría la curul y Gracia la gozaría los siguientes cuatro años. Sin embargo Gracia habría traicionado a Larrazabal al operar en el CEN para obtener la candidatura al Senado, donde lleva como acompañante de fórmula a Alejandra Sada, esposa del exalcalde de San Pedro Garza García, Fernando Margáin Berlanga. Una fuente cercana a la nueva cúpula, conocida también como Grupo San Nicolás, informa que Gracia rompió el pacto con Larrazabal, quien planeaba ir en fórmula para el Senado con Margarita Arellanes, delegada de la Sedesol. El 28 de febrero, un grupo de panistas pagó un desplegado en el que protestaba por la designación de Larrazabal e impugnaba los nombramientos más relevantes. Dice la inserción, dirigida a Gustavo Madero, a los panistas y a la ciudadanía en general: “El CEN del PAN menciona con nombre y apellido, frente al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, a los responsables de la afiliación perversa de militantes y provocadores de conflictos internos. Los principales de ellos: Fernando Larrazabal, Raúl Gracia, Víctor Fuentes y Brenda Velázquez”. Fuentes y Velázquez, legisladores locales y bajo protección de La Santísima Trinidad, fueron nominados para diputaciones federales por los distritos 4 y 3, respectivamente. En el desplegado, que firma como responsable el exdirigente estatal Raúl Garza Sloan, se cuestiona que primero el CEN cancelara la elección interna por un padrón amañado y que después les dé puestos. “Gustavo E. Madero y el CEN primero cancelan elecciones señalando las actitudes antidemocráticas y violatorias de nuestras normas internas de Fernando Larrazabal y Raúl Gracia y luego los premian con puestos y fuero.” En el desplegado los panistas inconformes le exigen a Madero que responda cuándo exoneraron a los panistas de las responsabilidades que el mismo CEN les adjudica ante la justicia mexicana; que, en referencia al acuerdo que dice que llegó con liderazgos locales, responda cuándo, dónde, con quién y en qué términos fue celebrado ese acuerdo que, contradictoriamente, negó la presidenta de la Comisión de Selección de Candidatos, Cecilia Romero. También le piden que explique con qué justificación permitió que fuera alterada de último minuto la lista de finalistas de la que saldrían los candidatos, incluyendo personajes que la propia comisión ya había dejado fuera del proceso. Concluye el comunicado: “Exigimos respuestas puntuales. De no hacerlo, Gustavo E. Madero estaría contribuyendo al proceso de deterioro de credibilidad que vive el PAN de Nuevo León. Y los abajo firmantes nos veremos obligados a tomar las decisiones que correspondan”. Posiciones menores El 22 de febrero, el partido dio posiciones entre jóvenes y viejos panistas. Las 12 diputaciones federales, las plurinominales y las senadurías fueron repartidas en partes iguales entre los dos bandos en conflicto. Sin embargo los panistas locales de la vieja cúpula no quedaron conformes y después de publicar el desplegado viajaron a la Ciudad de México para inconformarse porque, dicen, el procedimiento al final se ensució. Encabezados por el exdiputado local Humberto Treviño Landois, quien se inscribió sin éxito para contender por una diputación federal o una senaduría, dice que no hubo un proceso genuino y que al final la lista fue modificada para beneficiar a personas de acuerdo a criterios que no fueron aclarados. Madero les respondió que no hay todavía ninguna acusación que haya prosperado en firme contra Larrazabal y Gracia. Ahora el CEN enfrenta más inconformidades por las posiciones locales. Para el método de selección de candidatos a diputados locales y alcaldes, la dirigencia nacional hará las designaciones en 48 de los 51 municipios nuevoleoneses. El 25 de marzo habrá elecciones para los ayuntamientos de San Pedro, Santa Catarina y San Nicolás. En cinco diputaciones locales correspondientes territorialmente a los mismos municipios habrá elección interna. Las restantes candidaturas serán por designación. Los aspirantes están nerviosos porque la Ley Electoral de Nuevo León establece como periodo de registro del 15 de abril al 10 de mayo. Hasta entonces la dirigencia nacional revelará sobre quién cayó el dedo. Larrazabal, en tanto, sigue en su camino hacia el fuero. El jueves 15 el CEN decidió retirarle la posición plurinominal y ordenarle que compitiera por el décimo distrito federal, donde había sido designado Arturo Salinas, quien en cambio fue incluido en una de las primeras posiciones de la lista plurinominal. “Inercia destructiva” Rogelio Sada Zambrano, exalcalde de San Pedro, exdiputado local y candidato a la gubernatura del estado en 1991, presentó su renuncia al PAN el pasado sábado 3, después de 50 años de militancia. Sada se dice decepcionado del manejo de las designaciones que ahora benefician a personajes que el mismo partido había censurado en el pasado, entre ellos Larrazabal y Gracia que, asegura, habían sido acusados directamente ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación por pervertir la lista del partido para su beneficio. “Este pragmatismo ha infiltrado al CEN no sólo en esta época de Gustavo Madero, sino que va más atrás, con Germán Martínez y César Nava. Los principios de Acción Nacional, que eran proteger al partido de funcionarios con mala reputación, se han perdido. Ahora se busca más obtener votos que mantener el prestigio del organismo político”, dice en entrevista con este semanario. Para él la inercia destructiva interna del PAN es incorregible, como se ha observado en la cercanía de funcionarios con delincuentes como, según dice, ocurrió con Larrazabal y su hermano, y el alcalde de San Nicolás, Zeferino Salgado, que utilizó durante su gestión un helicóptero prestado por El Zar de los Casinos, Juan José Rojas Cardona. Afirma que Madero ha manejado al partido con escasa pericia, enrumbándolo al deterioro: “Ha manejado esta crisis con torpeza, ingenuidad y dolo. Debería estar profundamente avergonzado de la conducta que ha mantenido, premiando a los que han lastimado al PAN con una voracidad con visión a muy corto plazo”, señala. Mauricio Fernández Garza, alcalde de San Pedro, observa que el PAN le está copiando las peores mañanas al PRI al organizar elecciones a dedazos, prohibiéndole a los panistas un ejercicio democrático en el que sea elegido el de su preferencia. “Para mí es muy difícil después de tantos años estar volviendo a las antiguas épocas del PRI para elegir a los candidatos. (…) En Nuevo León creo que nos va a ir muy mal”, dice. Fanny Arellanes Cervantes, delegada de la Secretaría del Trabajo, buscaba una senaduría y ahora que no la obtuvo dice que en lugar de frustrarse, sigue trabajando y buscará una legislatura local. Para ella Gustavo Madero provocó un malestar general por la forma en que repartió posiciones. “No fue equitativa la distribución de las candidaturas. Fueron relegados liderazgos independientes y se actuó con visión reduccionista, pues sólo ven a los dos grupos que están en pugna. El PAN es un partido de cuadros, no de grupos. La visión de Madero tiene que ampliarse para darse cuenta de que hay gente en el partido que no nos dedicamos a torpedear a la dirigencia ni formamos parte de los dos grupos”, dice. Considera que los berrinches y renuncias de los integrantes de la vieja cúpula buscan crear un escenario de compensación, para ser beneficiados en el inminente reparto de las posiciones para diputados locales y alcaldías. Raúl Monter Ortega fue beneficiado con las designaciones. Después de ser perseguido por la justicia mexicana por un fraude millonario y estar refugiado nueve años en Vancouver, regresó en 2006 con su nombre limpio y ahora hará campaña por el noveno distrito federal. Quien fuera dirigente estatal del partido de 1992 a 1996 ve rutinarios los exabruptos del partido en tiempos electorales. Asegura que en unos meses, todo regresará a la normalidad, como ocurre en todos los partidos políticos y en todos los procesos electorales. Monter Ortega coordinó en Nuevo León la campaña de Josefina Vázquez Mota, y aunque fue vencida aquí, el triunfo de Ernesto Cordero no fue abrumador. Eso le demostró que el poder de Larrazabal no es absoluto. A su vez Miguel Ángel García quiere ser alcalde de Monterrey. Se le identifica con la nueva cúpula, aunque hay fuentes que dicen que ya rompió con Larrazabal. A él también se le acusa de ser uno de los deformadores de la nómina del PAN para beneficio de su grupo. Aunque reconoce que sí se ha dado manipulación de la lista de simpatizantes y adherentes a través de coerciones, como lo ha demostrado la dirigencia de su partido, actualmente hay transparencia en su manejo. Por ello considera un desatino que los dirigentes se inclinen por las designaciones, pues la experiencia ha demostrado que son un fracaso. Respecto de su involucramiento en el escándalo de los videos, dice que está limpio porque aunque ha declarado, no aparece indiciado en ningún proceso relacionado. El exalcalde de Santa Catarina, Dionisio Herrera, cercano a Fernando Larrazabal, le responde a los integrantes de la vieja cúpula, que critican al alcalde de Monterrey, que ellos en su momento propiciaron la caída de Pablo Emilio Madero, quien fuera dirigente del PAN estatal y terminó expulsado del partido. “Durante su gestión la vieja cúpula mandó sobre el partido y le hizo mucho daño. No se nos olvida cómo nos trataron, nos dieron un trato injusto, nos prohibían hablar a los medios. Ahora salen en los medios criticando las listas pero lo hacen por su automarginación, porque ya no tienen credibilidad”, dice. Diputado local y aspirante a la alcaldía de Santa Catarina, Víctor Pérez Díaz ve, frente al escenario de la controversia, que el PAN está perdiendo tiempo valioso ante el inminente arranque de las campañas. Él fue de los que pugnó por que fueran abiertas las elecciones, pues ha trabajado para ganar la confianza y el voto de los panistas de su municipio metropolitano. Por lo menos lo consiguió en el municipio por el que competirá. La disputa entre grupos panistas de Nuevo León tuvo un momento de tensión el martes 6, al ser desplegada una manta en un puente peatonal de Monterrey en la que acusaban a Madero de estar relacionado con El Zar de los Casinos, constantemente asociado con el patrocinio de campañas políticas panistas. El texto, desplegado como un narcomensaje, decía: “Usted vendió las candidaturas (Larrazabal y Gracia), o acaso lo chantajearon con hacer público que El Zar de los Casinos le financió su campaña a través de la Neocúpula. “Usted utilizaba el avión personal de El Zar de los Casinos para la gira nacional de su campaña por la dirigencia. ¿O ya se le olvidó? Es eso o lo intimidaron. Madero, si tiene dignidad váyase para su casa. Es usted un corrupto y oportunista.” Un expanista identificado como Aarón del Bosque se acreditó la autoría del mensaje y acusó a Alejandra Fernández y Fernando Canales Stelzer (exregidor de San Pedro, hijo del exgobernador Canales Clariond y ahora seguidor de López Obrador) de habérselo ordenado.

Comentarios