Cifra de desplazados en 2013 batió "récord" de la Segunda Guerra Mundial

viernes, 20 de junio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Cada día del año anterior, un promedio de 32 mil 200 personas en el mundo se resignaron a abandonar su hogar para salvar su vida, 8 mil más que en 2012, reveló hoy el informe Tendencias Globales 2013 que publicó el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). El año pasado, a raíz de los conflictos en Afganistán, Siria, República Centroafricana, Sudán del Sur, República Democrática de Congo o Malí, al menos 10.7 millones de personas –la mitad de ellos menores de edad— huyeron de la violencia, el mayor incremento desde el genocidio de Rwanda, en 1994. Por lo anterior, el número de desplazados se elevó a 51.2 millones en 2013, superando el trágico “récord” de los 50 millones de desplazados que generó la Segunda Guerra Mundial. El ACNUR observa que el número de desplazados forzados rebasó a la población de Corea del Sur, la 26 más importante del mundo. Bajo el término de “desplazados forzados”, el ACNUR incluye los refugiados, los desplazados internos, los solicitantes de asilo y los apátridas, pero también los refugiados y desplazados internos que volvieron a sus hogares entre enero y diciembre de 2013 y cuya integración sigue siendo frágil. Las cifras del reporte son asombrosas: el ACNUR considera que en 2013 se encontraban 33.3 millones de personas en situación de desplazados internos --8.2 millones más que en 2012--; 16.7 millones refugiados –2.5 más que en 2012--; 1.2 millones solicitantes de asilo, y estima –pese a datos incompletos-- que 10 millones de personas eran apátridas. “La paz está en un peligroso déficit”, lamentó hoy el titular del ACNUR, Antonio Rodríguez. “Las redes humanitarias pueden ayudar como paliativo, pero lo que se necesita imperiosamente son soluciones políticas. Sin ellas, los alarmantes niveles de conflicto y sufrimiento masivo que se ven reflejados en estas cifras persistirán”, añadió. Huir de la violencia Sólo en Siria, 6 millones y medio de habitantes tuvieron que huir de la guerra civil desde el inicio de los enfrentamientos y se trasladaron a otra provincia, mientras más de 64 mil pidieron el asilo. Además, con 2 millones y medio de refugiados a finales de 2013, Siria se convirtió en el segundo emisor mundial, cuando en 2009 era el segundo país de acogida de refugiados. Gran parte de los refugiados sirios huyeron hacia Líbano, Jordania y Turquía. A raíz del éxodo masivo de los sirios, hoy en día casi dos de cada diez personas que viven en el Líbano son refugiados. Afganistán sigue siendo el principal país de origen de los desplazados forzados. Según el ACNUR, 2.56 millones de afganos se reparten, entre otros, en Pakistán e Irán, los dos mayores receptores de refugiados, con 1.6 millones y 857 mil exiliados respectivamente. En América, Colombia fue el país con el mayor número de desplazados en 2013: más de 5o millones de colombianos eran desplazados internos, mientras que 396 mil se encontraban en exilio en el extranjero, principalmente en Estados Unidos, Venezuela y Ecuador, asevera el ACNUR. Si bien el documento no hace referencia a México, según un informe del Centro de Vigilancia del Desplazamiento Interno publicado en abril del año pasado, en 2012 existían más de 160 mil mexicanos desplazados a causa de la violencia, de los cuales 25 mil son chiapanecos y 140 mil había dejado el país por la violencia relacionada con el crimen organizado. Según el ACNUR, 3 millones y medio de refugiados provenían de la región Asia y Pacífico en 2013, seguida por África Subsahariana, con 2.9 millones de personas, y Medio Oriente y África del Norte, con 2.6 millones. Si bien las condiciones de exilio a raíz de un conflicto son caóticas, la capacidad de hospedaje de los países receptores suele empeorar la situación de emergencia de las poblaciones más vulnerables, sobre todo cuando estos países carecen de los recursos económicos, humanos y materiales para recibir tantas personas. El ACNUR remarca que 86% de los refugiados encontraron acogida en países en desarrollo –por lo general limítrofes a las zonas de conflictos--, mientras que 2.8 millones de personas se refugiaron en los llamados “países menos desarrollados”. Asimismo, más de 5 millones de refugiados residían en países donde el PIB por habitante era inferior a 5 mil dólares. El 54.3% de los refugiados se alojaba en viviendas privadas urbanas en sus países de acogida, en 2013. Sin embargo, poco menos de 4 millones de personas sobrevivían en campos –gestionados por autoridades y organizaciones o autoestablecidos— o en centros colectivos, señala el reporte. Asilo mexicano Solamente 414 mil 600 refugiados pudieron retornar a sus países de origen con condiciones dignas y seguras en 2013, mientras que el año previo sumaron 526 mil personas. El organismo de las Naciones Unidas se alarma de que en términos de retorno de refugiados a sus países, 2013 represente el cuarto año más bajo desde 1989. Así, 6.3 millones de personas se encontraban en 2013 en una situación de refugiados prolongados. Lo anterior significa que llevan cinco años varados en un país ajeno, junto con un grupo de más de 25 mil personas. Las solicitudes de asilo también se dispararon en 19% en 2013, al pasar de 929 mil en 2012 a un millón 67 mil un año después, sobre todo dirigidas a Alemania, Estados Unidos y Sudáfrica. Más de 25 mil 300 niños no acompañados pidieron el asilo rse mismo año, lo que confirma la tendencia a la alza del fenómeno: en 2012, 21 mil 300 niños tramitaron una solicitud de asilo frente a los 15 mil 600 en 2010, subraya el órgano. El 31% de las solicitudes de asilo, provinieron de México y América Central, observa el ACNUR, “probablemente debido en parte a la violencia generalizada por la delincuencia organizada transnacional”. Más de 10 mil 700 mexicanos solicitaron el asilo a Estados Unidos, afirma el órgano de la ONU, así como 5 mil 400 salvadoreños.