PVEM

El PVEM: el arte de vivir al amparo del poder en turno

Opaco como ninguno en sus decisiones internas, pragmático y plegado al partido en el poder en turno, el PVEM vuelve a contar con la relevancia que tuvo en su mejor momento, en 2015, cuando alcanzó 47 curules al contender como aliado del PRI, esto es, más o menos la misma situación de Morena hoy.

El PVEM, que surgió y se ha mantenido vivo al amparo de sucesivos partidos en el poder, renació en la reciente elección federal intermedia mediante su alianza con Morena: prácticamente cuadruplicó su representación en la Cámara de Diputados. Unas declaraciones ambiguas del exgobernador Manuel Velasco Coello hicieron pensar que el PVEM pondría su nueva fuerza al servicio del mejor postor… pero de momento la dirigencia del partido ratificó la alianza con Morena.    

CIUDAD DE MÉXICO (proceso).- Convertido en la cuarta fuerza política, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) renació: cuadruplicará su presencia en la Cámara de Diputados, al conseguir entre 40 y 48 curules frente a las 11 que ocupa en la actualidad, un posicionamiento que lo hace necesario para que Morena, su aliado electoral, alcance la mayoría absoluta (la mitad más uno).

Opaco como ninguno en sus decisiones internas, pragmático y plegado al partido en el poder en turno, el PVEM vuelve a contar con la relevancia que tuvo en su mejor momento, en 2015, cuando alcanzó 47 curules al contender como aliado del PRI, que en aquel entonces tuvo 203 diputados, esto es, más o menos la misma situación de Morena hoy.

En 2015, uno de sus dirigentes más influyentes, Manuel Velasco Coello, era gobernador de Chiapas; este 2021 recupera una gubernatura, la de San Luis Potosí, con Ricardo Gallardo Cardona, un aliado eficaz para la autonombrada Cuarta Transformación, durante la legislatura que está a punto de renovarse.

Fue precisamente Velasco, hoy senador por el PVEM, quien el pasado 6 de junio, antes de conocerse los resultados electorales, expuso en un foro del diario Reforma diferentes consideraciones sobre la construcción de consensos con las diferentes fuerzas políticas, lo que por el fraseo parecía deslizar un replanteamiento de la alianza con el partido en el gobierno.

Las expresiones del senador provocaron una amplia discusión desde el mismo domingo de las elecciones y numerosos espacios de opinión plantearon que el PVEM estaría en posición de vender cara su renovada presencia en la Cámara de Diputados, polémica que creció cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo, en la conferencia matutina del martes 8, que se podría llegar a un acuerdo con el PRI en caso de necesitar una mayoría calificada (dos terceras partes) a fin de requerir otra reforma constitucional.

Las declaraciones del mandatario motivaron una reacción del PRI, que rechazó el guiño, pero también precipitó una reacción del PVEM, como parte de la coalición Juntos Hacemos Historia con Morena y el PT, cuyos dirigentes dieron una conferencia de prensa para afirmar que su alianza sería también legislativa.

El acto, si bien tuvo la presencia de la dirigente nacional del PVEM, Karen Castrejón, el mensaje y las respuestas sobre distintas cuestiones del partido fueron destacados en la participación del actual líder cameral, Arturo Escobar.

Escobar, quien forma parte de la élite partidista, no sólo reivindicó la continuidad de la alianza electoral en el Legislativo, sino que acentuó la “generosidad” de Morena en el impulso a la agenda del verde, ratificando su posición de apoyar “la agenda del señor presidente” porque, dijo, “para eso son las mayorías”.

En el acto, la cúpula no incluyó la participación de Velasco Coello.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2328 del semanario Proceso, cuya versión digital puedes adquirir aquí

Comentarios