Línea 12

L12: Vicios de construcción, el origen de la tragedia

El sismo de 2017 develó vicios de obra en columnas construidas por Grupo Carso para sostener el tramo elevado de la Línea 12. Les faltaba acero. A unos metros de esas columnas que reforzó Carlos Slim bajo amenaza de ser demandado hace cuatro años, colapsó la trabe que causó la muerte de 26 personas.
sábado, 31 de julio de 2021

El sismo del 19 de septiembre de 2017 develó graves vicios de obra en columnas construidas por Grupo Carso para sostener el tramo elevado de la Línea 12. Les faltaba acero. A unos metros de esas columnas que reforzó Carlos Slim bajo amenaza de ser demandado hace cuatro años, se colapsó, por falta de pernos, la trabe que sostenía el vagón en el que murieron 26 personas. La empresa del hombre más rico del país ha regresado en al menos tres ocasiones a reparar esta obra. “Hay un peligro constante porque no sabemos si en otros tramos” Carso “metió menos pernos” para sostener las trabes, reconoce el exdirector del Metro Jorge Gaviño.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Columnas de la Línea 12 que construyó el Grupo Carso en el tramo elevado exhibieron, luego del sismo de 2017, una deficiencia en el acero desde su edificación y montaje, por lo que peritos en ingeniería sugirieron una investigación más profunda y eventualmente sustituir piezas completas de la estructura, de acuerdo con un dictamen en el que se analizaron posibles vicios de obra detectados 40 meses antes del colapso.

El Gobierno de la Ciudad de México conoció las conclusiones de ese dictamen a cargo de especialistas en resistencia de edificaciones, a quienes se le encomendó revisar la situación de esa infraestructura después de los sismos del 19 de septiembre de 2017.

El dictamen estableció que a finales de septiembre de 2017 se apreciaba “una falta de acero en los elementos (de la estructura de un tramo elevado de la Línea 12) que fallaron” a raíz del sismo.

Proceso tuvo acceso a esa revisión ordenada en septiembre de 2017 por la Subdirección de Mantenimiento del Metro, a cargo de Jorge Javier Jiménez Alcaraz, y contenida en el documento Dictamen de las condiciones estructurales que presenta la columna ubicada en el punto kilométrico 9+187.00 del tramo Nopalera-Olivos de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo. El desplome de las trabes que causó la muerte de 26 personas y dejó heridas a otras 70 se presentó entre las estaciones Olivos y Tezonco, a sólo unos minutos de esta zona reparada por Slim.

En 2017, después de que el Metro recibió el dictamen firmado por el Director Responsable de Obra (DRO) con el registro 0794, Francisco Armando Islas, CICSA, subsidiaria de Grupo Carso, firmó con el gobierno de Miguel Mancera un convenio de colaboración para apuntalar de manera urgente esas estructuras que no sólo se vieron afectadas por el temblor sino por la deficiente integración de acero, según reveló el informe.

También quedó claro en el convenio la importancia de realizar la reparación de este tramo para garantizar la seguridad de los usuarios y del material rodante del STC que transitaba por esa estructura transportando a más de 63 mil usuarios diarios.

El convenio de colaboración entre el STC Metro y CICSA, al cual Proceso también tuvo acceso, consigna que a raíz del sismo del 19 de septiembre de 2017 los elementos estructurales primarios exhibieron deficiencias en el acero con daños importantes en el tramo Zapotitlán-Nopalera, lo que coincidió, en ese momento, con la zona de descarrilamiento de un tren y donde un cabezal de apoyo perdió el confinamiento de los topes sísmicos que tenían como función evitar desplazamientos excesivos en las trabes del viaducto elevado.

En dicho convenio también quedó asentado que esa columna esencial, la 69, en el tramo Nopalera-Olivos presentó, desde entonces, desprendimiento del recubrimiento, lo que permitió observar el escaso acero en sus estructuras, generando un agrietamiento significativo en la parte inferior. A raíz de este hallazgo de falta de acero en las columnas, se obligó a Grupo Carso y a su empresa contratista Colinas del Buen, a pagar una revisión general de todas las columnas del tramo elevado de la Línea Dorada, asegura a Proceso el exdirector del Metro Jorge Gaviño, quien explica que para garantizar la seguridad de los usuarios Slim tuvo que pagar el refuerzo de esa columna, colocando trabes de acero adicionales para sostener el tramo elevado, lo que representó una inversión de 15 millones de pesos.

Por otra parte, el colapso entre las estaciones Olivos y Tezonco se atribuyó, según otro dictamen de la empresa DNV, a fallas en la soldadura y a la falta de pernos nelson.

“Sí hay un peligro constante como está ahora el tramo elevado porque no sabemos si en otros tramos metieron menos pernos, no sabemos y, entonces, lo que van a tener que hacer en todo es una estructura de refuerzo como la que yo hice en las columnas 11 y 12 con Carso para que no vuelva a ocurrir lo que pasó el 3 de mayo”, dice Gaviño.

Asegura que Slim autorizó en 2017 la reparación, porque de otra manera el Gobierno de la Ciudad de México lo hubiera demando. Incluso se le obligó a revisar todas las columnas de las nuevas estaciones en el tramo elevado.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2335 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Palabra de lector

Acerca de “Un tramo plagado de ‘fallas de origen’ y ‘vicios de obra’”

Señor director:

Me dirijo a usted como sujeto obligado al cumplimiento de la ley reglamentaria del artículo 6, párrafo primero, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia del derecho de réplica; por ello, en atención a lo dispuesto por el artículo 10 de dicha ley, señalo como domicilio para recibir notificaciones el ubicado en Sierra Nevada #156, Lomas de Chapultepec, código postal 11000, CDMX y el correo electrónico afuentesg@ccicsa.com.mx. 

El 1 de agosto de 2021, en el número 2335 del semanario Proceso que usted dirige, página 6 y siguientes, se publicó un reportaje bajo el título “Un tramo plagado de ‘fallas de origen’ y ‘vicios de obra’”, que firma Claudia Villegas. Dicho reportaje contiene datos imprecisos, cuya divulgación causa agravio a mi representada. Por este motivo, en términos de lo dispuesto por el artículo 3 de la ley reglamentaria del artículo 6, párrafo primero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia del derecho de réplica y en ejercicio de ese derecho, lo requiero formalmente para que haga publicar íntegro el texto siguiente en la versión digital e impresa del semanario Proceso en los mismos términos en que se hizo publicar la información imprecisa que se contiene en la nota arriba identificada.

Carso Infraestructura y Construcción, SA de CV, (CICSA) ha manifestado públicamente su consternación por el lamentable colapso ocurrido el 3 de mayo de 2021, entre los apoyos 106 y 107 que se ubican entre las estaciones Olivos y San Lorenzo Tezonco, del tramo elevado de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo (STC), y ha ofrecido colaborar con la rehabilitación de dicha vía de comunicación a fin de que los habitantes de esta ciudad puedan recuperar la movilidad perdida en el menor tiempo posible. Se acudió, de buena fe y en forma solidaria, al llamado de las máximas autoridades políticas del país y de esta ciudad, a colaborar para superar los daños materiales consecuencia de esta tragedia.

Mi representada niega categóricamente ser responsable de este evento. La Línea 12 fue construida conforme a los más altos estándares de calidad nacionales e internacionales. La obra fue avalada por expertos tales como el Colegio de Ingenieros Civiles de México, AC; Ingeniería, Asesoría y Consultoría, SA de CV; Estudios Económicos y de Ingeniería, SA; DB International GmbH, ILF Beratende Ingenieure AG, TÜV Süd Rail GmbH, Hamburg Consult GmbH y SYSTRA. 

De igual manera, la obra fue supervisada en todo momento por los representantes del gobierno de la ciudad, quienes la recibieron junto con un detallado manual de mantenimiento a su entera satisfacción. Dicho manual, entre otras cuestiones, establecía las acciones necesarias para asegurar la integridad de la estructura en el tiempo.

No puede afirmarse que en las obras ejecutadas por CICSA hayan existido vicios o defectos de construcción o elementos faltantes, y menos aún que esto pueda establecerse como la causa del lamentable evento del pasado 3 de mayo, como se acreditará ante las autoridades de justicia de la Ciudad de México. Ayer, CICSA presentó ante la Fiscalía un primer extenso paquete de evidencias que contribuyen a establecer la calidad de la obra y la existencia de eventos debilitantes tales como, sobrecarga en ciertos tramos de la línea por obras de rehabilitación, 13 sismos mayores a 6.5 grados y hundimientos.

En el semanario Proceso se publicó un reportaje bajo el título “Un tramo plagado de ‘fallas de origen’ y ‘vicios de obra’”, suscrito por Claudia Villegas que contiene datos falsos e imprecisos y cuya divulgación causa agravio a mi representada.

De manera central se hace referencia al convenio de colaboración celebrado el 2 de octubre de 2017 entre el STC y mi representada CICSA. Después del sismo del 19 de septiembre de 2017, dada la severidad del evento, CICSA acudió voluntariamente a ofrecer su colaboración para hacer ciertas revisiones que aseguraran la integridad de la vía de comunicación después del mencionado sismo, en beneficio de los habitantes de la ciudad, en específico, CICSA llevó a cabo, entre el 4 de octubre y el 8 de noviembre de 2017, un escaneo de acero en todas y cada una de las columnas de concreto que integran la obra, con equipo especializado de escaneo (HILTI sistema ferroscan PS 250). 

El resultado de esa revisión, contrario a lo que se afirma en el reportaje, confirmó que todas y cada una de ellas cumple y está de acuerdo con lo indicado en el proyecto. En particular, le destaco y agrego los informes estructurales e imágenes de ultrasonido generados respecto de las columnas o apoyos 106 y 107 referidos. En adición a la revisión hecha por CICSA, Ingeniería Experimental, SA de CV, por encargo del entonces director del STC, Jorge Gaviño, llevó a cabo una revisión similar que llegó a las mismas conclusiones.

Al respecto, en la página 7 del reportaje se afirma que en el texto del convenio se habría señalado por CICSA y el STC la escasez de acero en los elementos estructurales primarios, lo cual es falso; para efectos de claridad, transcribo textualmente la parte relativa del reportaje:

“El convenio de colaboración entre el SCT Metro y Cicsa, al cual Proceso también tuvo acceso, consigna que a raíz del sismo del 19 de septiembre de 2017 los elementos estructurales primarios exhibieron deficiencias en el acero con daños importantes en el tramo Zapotitlán-Nopalera.

“En dicho convenio también quedó asentado que esa columna esencial, la 69, en el tramo Nopalera-Olivos presentó, desde entonces, desprendimiento del recubrimiento, lo que permitió observar el escaso acero en sus estructuras generando un agrietamiento significativo en la parte inferior (...)”

En ninguna parte del convenio se hacen estas afirmaciones: “...deficiencias en el acero...” o “...permitió observar el escaso acero en sus estructuras...” 

La información pretende establecer que CICSA y STC afirmaron o reconocieron supuestas deficiencias o escasez en el acero de las columnas que constituyen los elementos estructurales primarios del tramo elevado de la Línea Dorada, lo cual es absolutamente falso. Agrego a la presente una fotocopia del convenio que firmó mi representada.

Asimismo el reportaje transcribe aseveraciones falsas y malintencionadas de un exdirector del STC, que pretenden poner en duda la calidad de la obra, las cuales están siendo controvertidas en el foro procedente.

El reportaje causa agravio a mi representada, lo que debe ser corregido mediante la publicación íntegra de la presente réplica en la versión impresa y digital del semanario que usted dirige, en los mismos términos en que hizo publicar la información imprecisa que se contiene en el reportaje arriba identificado.

Atentamente,

Abraham Fuentes García, apoderado general para pleitos y cobranzas de CARSO Infraestructura y Construcción, SA de CV

Respuesta de la reportera

Señor director:

En dos ocasiones solicité a la Dirección de Comunicación Corporativa de Grupo Carso que los directivos de CICSA concedieran una entrevista sobre la participación del grupo en la Línea 12 del Metro y su probable responsabilidad en el derrumbe del 3 de mayo último. 

En dicha área agradecieron que se les buscara, pero respondieron que no habría comentarios. La solicitud de entrevista se dio en pleno apego al derecho de réplica, como lo hago en cada reportaje. 

El texto aludido se basó por completo sobre documentos oficiales del Sistema de Transporte Colectivo (STC), con sellos oficiales y validados por esta reportera. Por tratarse de un documento inédito, en el cual se registran los daños que tuvo la Línea 12 a raíz del sismo del 19 de septiembre de 2017, consultamos al responsable del dictamen, el ingeniero Francisco Armando Islas Vázquez del Mercado, quien también –como director responsable de obra (DRO)– decidió no responder a nuestra llamada, pero en su oficina confirmaron su personalidad y dirección citada en el dictamen para recibir notificaciones. 

El dictamen estructural sobre la Línea 12 del Metro en sus curvas 11 y 12 y columna 69 es concluyente, se encontraron fallas estructurales y falta de acero en la obra construida por CICSA, lo que ameritó, como lo recomendó el DRO, realizar análisis más profundos y la propuesta de proyecto de reestructuración tanto de esa columna como de las vigas y trabes mencionadas. 

En entrevista con el exdirector general del STC Metro Jorge Gaviño Ambriz, se confirmó la validez de ese dictamen estructural y ofreció más información sobre la revisión de todas las columnas y el tramo elevado que construyó Carso. 

El reportaje también se sustenta en documentos internos del STC en el cual se solicita garantizar que CICSA cumpla con el acuerdo de reparación de la estructura y que los proyectistas y los corresponsables de seguridad estructural, así como la constructora Colinas del Buen, se hicieran responsables del pago de 15 millones de pesos. 

No es la reportera ni este medio quien hace afirmaciones sobre la situación que encontraron los DRO en la obra de CICSA. Aún más, en el dictamen también se establece que los DRO ya habían encontrado apuntalamientos previos en la estructura. 

En entrevista, Gaviño Ambriz aseguró que los hallazgos de ese dictamen estructural, luego del sismo del 19 de septiembre de 2017, revelaron vicios de construcción en la obra de CICSA. 

Ponemos a su disposición el audio de esa conversación en la cual también afirma que, de no haber reparado esa estructura, CICSA hubiera sido demandada. 

Entiendo que, para términos jurídicos y de su defensa ante los juzgados correspondientes, resulta importante reiterar sus argumentos. Sin embargo, la obligación de esta reportera es dar a conocer un documento inédito, y que coincide con las resoluciones del dictamen preliminar fase I de DNV sobre el desplome del 3 de mayo, que costó la vida a 26 personas, y en el cual también se identificaron problemas con el acero en la estructura. 

La información preliminar de DNV encontró que el desplome se debió a que “el puente de concreto y acero falló aproximadamente en la mitad del tramo, cerca del lugar donde una pequeña viga diagonal de la tercera vía se une a la viga principal en dirección norte. El puente de concreto y acero se fracturó en dos secciones”. 

Además, el dictamen señala que “la distancia entre el acero de refuerzo y la superficie superior de la losa no refleja las dimensiones requeridas de recubrimiento”. 

Agradecemos en su carta el adelanto de los alegatos que ya se presentan en los juzgados para demostrar que CICSA no es responsable del desplome en la Línea 12 del 3 de mayo último.

Atentamente,

Claudia Villegas

Comentarios