Hunden vínculos con el narco a mando de la PGR en Coahuila

MÉXICO, D.F. (apro).- La subdelegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en el estado de Coahuila quedó de nueva cuenta acéfala.

Según el diario Zócalo de Saltillo, la dependencia que dirige Jesús Murillo Karam dejó sin efecto el nombramiento de Jesús Vega Romero, quien apenas permaneció en el cargo 12 días.

El pasado 20 de febrero, después de conocerse la designación de Vega Romero como titular de la subdelegación de la PGR diversos diarios locales dieron a conocer algunos antecedentes oscuros del funcionario, como el proceso penal que lo llevó a pasar varios años en el Cefereso de Matamoros, por su presunta relación con el crimen organizado.

Según la averiguación PGR/SIEDO/UEIDCS/217/2009, Vega Romero fue detenido el 2 de septiembre del año 2009 en Cancún, Quintana Roo –donde fungía como subdelegado de la PGR–, en un megaoperativo del Ejército y la entonces Siedo (hoy Seido), luego de que él y su superior, el entonces delegado Nicolás Hernández Mendoza, fueron acusados de proteger a cárteles de la delincuencia organizada.

A ambos funcionarios se les relacionó con el crimen organizado, motivo por el cual fueron internados en el penal de máxima seguridad de Matamoros, Tamaulipas.

Hernández Mendoza fue sentenciado a 25 años de prisión por el Juzgado Quinto de Distrito e internado también en el Cefereso de Matamoros. Sin embargo, Vega Romero salió libre luego e que la PGR no pudo fundamentar los cargos.

A pesar de tales antecedentes, la PGR lo nombró subdelegado en Saltillo, Coahuila, el pasado 20 de febrero.

Sin embargo, el diario Zócalo logró confirmar con fuentes de la delegación estatal de la PGR en Torreón que Vega Romero fue concentrado en la capital del país por la coordinación de delegaciones, y que su nombramiento como subdelegado en Saltillo quedó sin efecto.

Comentarios

Load More