Problemas laborales en Conaculta e INBA, más allá de adeudos salariales

MÉXICO, D.F., (apro).- Trabajadores del Consejo nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y del Instituto Nacional de bellas Artes (INBA) advirtieron hoy que sus problemas laborales van más allá de adeudos salariales.

En un comunicado difundido este viernes, argumentaron que el origen estriba en una de las “más trágicas herencias” del gobierno de Felipe Calderón: la creación de una estructura “paralela” a la formal, “conformada por miles de profesionistas que ocupan cargos, tienen responsabilidades, personal a cargo y jefes inmediatos, y direcciones de correo institucionales, y, sin embargo, están contratados por prestación de servicios profesionales”.

Se les contrata, agregaron, como personal externo con contratos de “nueve meses anuales, aunque trabajen los doce, durante jornadas que en muchas ocasiones superan las diez horas, pero sin derechos laborales, ni ISSSTE, FOVISSSTE y anexas, del aguinaldo, mejor ni hablar”.

Los contratos, precisaron, deben ser firmados en marzo o abril de cada año y finalizan en noviembre, pero aceptan porque es la única opción de trabajo.

En el comunicado, indicaron que esos contratos “amañados” son ilegales en su ejecución pues son el producto de una “simulación”: Se pretendió “adelgazar” la burocracia federal, aunque en los hechos mantienen se establece otra relación laboral, pero sin las prestaciones de ley.

En su petición de solución a este problema, señalaron la contradicción que hay en el gobierno federal: por un lado, a través de todos los medios y discursos políticos invita a los trabajadores informales a pagar impuestos a cambio de tener derecho al Seguro Social y, por el otro, ha despojado a miles de burócratas “externos” de sus derechos y prestaciones.

Cabe recordar que al urgir sobre la necesidad de una reforma integral del sector cultural, el especialista en economía de la cultura, Eduardo Cruz Vázquez advirtió en una entrevista con el semanario Proceso, en agosto pasado que la situación laboral de los trabajadores del Conaculta es “una bomba de tiempo”.

Explicó que hay mucha gente contratada por honorarios y sueldos asimilados a salarios, no sólo desde el calderonismo sino desde la creación misma del Consejo, en diciembre de 1988, es decir hace más de 25 años, por lo cual en poco tiempo muchos llegarán a la edad de la jubilación sin derecho a recibir una pensión. Subrayó entonces:

“En este momento, el Conaculta está enfrentando ya diversos juicios en los cuales muchos trabajadores que durante 20 o 25 años han laborado y cobrado por honorarios, demandan ser reconocidos como trabajadores y, por lo tanto, tener acceso a una jubilación. Es un tema límite en el cual sólo una reforma cultural puede resolver el desorden acumulado en 25 años.”

Tovar y de Teresa aseguró en los medios que “no es normal” el retraso en los pagos y se comprometió a que a partir del próximo lunes 22 de diciembre se cubrirán los salarios de los trabajadores contratados por honorarios, pues ya está contabilizado en el presupuesto de 2014. Garantizó incluso que la situación “jamás se volverá a presentar”.

La demanda de los trabajadores también es sin embargo, la creación de plazas formales.

Comentarios