Sobre Las mujeres de Los Zetas: “veinteañeras, bellas y frágiles como un papel”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En la página web de Proceso se publicó el pasado 6 de marzo un reportaje titulado Las mujeres de Los Zetas: “veinteañeras, bellas y frágiles como un papel”. Sobre parte de su contenido, el exgobernador de Coahuila Humberto Moreira mandó a esta redacción la carta que a continuación se reproduce:

Señor director:

En dicho artículo se afirma lo siguiente:

SALTILLO, Coah. (proceso.com.mx).- En la época en que la organización criminal de Los Zetas era protegida por funcionarios de la administración de Humberto Moreira y mandos del Ejército, más de 20 mujeres desaparecieron en el norte de Coahuila.

Ante tal comentario debo hacerle constar:

Humberto Moreira ejerció su mandato como Gobernador del Estado de Coahuila hasta enero del año 2011.

Humberto Moreira nunca protegió a esta organización criminal ni me consta lo hicieran los miembros de mi administración.

Resulta inadmisible la utilización de mi nombre unida a un tema de este calibre, sin justificación ni argumento alguno.

Sobre este asunto remito a mis abogados para que estudien posibles acciones legales.

Humberto Moreira

Respuesta del reportero

Señor director:

Confesiones de capos Zetas presos en Estados Unidos que rindieron testimonios ante un jurado en la ciudad de Austin en abril del 2013 precisan que la organización Zeta llegó a Coahuila desde principios del año 2007, cuando Humberto Moreira era gobernador.

Tengo en mi poder, y las pongo a su disposición, transcripciones de los testimonios de los líderes Zetas Mario Alfonso Cuéllar, Héctor Moreno Villanueva y Enrique Rejón Aguilar, en los que explican que desde esa época convirtieron a Coahuila en su principal centro de operaciones para el tráfico de droga.

Sólo por detallar un ejemplo, “Poncho” Cuellar, fue jefe de la plaza de Piedras Negras desde 2007 hasta principios del año 2011 y ahora es testigo del Fiscal Douglas W. Gardner. Este capo confesó que pagaron sobornos a policías estatales, a efectivos del ejército, a funcionarios de la Procuraduría y de la Policía Federal y que gracias a ello traficaban 800 kilos de cocaína por mes a Estados Unidos. Además, que podían cometer todo tipo de crímenes y salir impunes.

Pero si a Moreira se le olvidan las cifras, le recuerdo que las estadísticas oficiales de la Procuraduría de Justicia del estado del que fue gobernador registran que entre 2009 al 2011 desaparecieron 668 personas tan sólo en el norte de Coahuila y que la mayoría de ellas aparecieron asesinadas.

El también expresidente del PRI se quiere deslindar diciendo que la “masacre de Allende” y el asesinato de decenas de jovencitas en el norte de Coahuila ocurrieron meses después de que dejó la administración, pero los testimonios rendidos por los capos señalan que todos esos crímenes se cocinaron cuando aún era gobernador.

Ahora que si lo que requiere Moreira son datos de asesinatos masivos ocurridos mientras ocupó el Palacio de Gobierno le ofrezco uno: durante su mandato fueron incineradas más de 150 personas en el Cereso de Piedras Negras.

Atentamente

Juan Alberto Cedillo

Comentarios