Imagen TV, la “nueva” opción televisiva

Lo dueños del Grupo Empresarial Ángeles están de plácemes porque, luego de varios intentos fallidos que se iniciaron en la administración de Vicente Fox, por fin entrarán a competir con el duopolio televisivo con su canal Cadena Tres. Olegario Vázquez Aldir le apuesta al “nuevo” proyecto, que nace inmerso en suspicacias de supuesto favoritismo. A juzgar por la ambición tradicional de esta familia, nada realmente nuevo se perfila en ese proyecto ni mucho menos en las estrellas que baraja.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Este lunes 17 iniciará transmisiones la tercera cadena de televisión abierta digital Imagen TV o Cadena Tres, del Grupo Empresarial Ángeles (GEA), propiedad del empresario Olegario Vázquez Raña y dirigida por su hijo Olegario Vázquez Aldir.

El nuevo canal surge en medio de la peor época para el negocio de la televisión abierta en México por la disminución de los ratings y la competencia de los medios digitales. También lo envuelven señalamientos por supuesto favoritismo del poder político del sexenio de Vicente Fox hasta el de Enrique Peña Nieto, cuando finalmente se impuso a una de las dos cadenas de 123 frecuencias licitadas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

La historia de este ascenso se ha escrito de la mano de los tres últimos presidentes de la República. Propietario de cadenas de hoteles, restaurantes, hospitales, constructoras, centros de apuestas, de un banco y de otras empresas vinculadas a la seguridad, el GEA inició su ascenso en el negocio de las concesiones de medios electrónicos en México en la cumbre del sexenio de Fox, el primer presidente emanado del PAN.

En junio de 2003 el GEA adquirió por 50 millones de dólares el consorcio radiofónico Grupo Imagen, la plataforma que sirvió para su ascenso en el selecto y cerrado club de los concesionarios de medios electrónicos. En menos de tres años, Grupo Imagen se convirtió en uno de los cinco más importantes del país junto con Radio rama, ACIR, Radio Mil, Radio Centro, MVS y Radio Fórmula, todos ellos con décadas en el negocio.

Olegario Vázquez comenzó a rivalizar directamente con su hermano Mario, propietario de la Organización Editorial Mexicana y de la cadena radiofónica ABC, cuyo crecimiento exponencial se dio desde el sexenio de Luis Echeverría Álvarez.

El especialista Gabriel Sosa Plata, autor del libro Innovaciones tecnológicas de la radio en México, identificó al GEA y al grupo Mac Multimedia, de la familia mexiquense Maccise, como “los más beneficiados” en el sexenio de Fox dentro de la industria de la radio.

El gran salto de Olegario en la industria mediática se produjo justo en el sexenio foxista, cuando adquirió también el Excélsior –la cooperativa periodística más antigua e influyente en los medios impresos hasta antes del golpe al equipo de Julio Scherer en 1976– y la señal del canal XHRAE-TV, Canal 28, que durante años fue propiedad de un enigmático empresario bajacaliforniano, Raúl Aréchiga, dueño de Aerocalifornia.

También adquirió cerca de 45 radiodifusoras FM en distintas ciudades del país y recibió 20 permisos de la Secretaría de Gobernación para operar centros de apuestas remotas (books) y salas de sorteos de números (bingos) a través de Eventos Festivos de México, representada por José Luis Alberdi, apoderado jurídico de varias empresas del GEA.

Durante el sexenio de Felipe Calderón, el GEA consolidó su posición empresarial en el mundo mediático, pero mantuvo su aspiración a tener una tercera cadena nacional de televisión abierta, proyecto que se frustró ante la presión de Televisa y TV Azteca, los dos corporativos que se repartieron ese mercado en 70 y 30%, respectivamente.

Con Calderón se canceló la posibilidad de licitar una “tercera y hasta cuarta cadena televisiva” con la licitación de 170 a 200 estaciones de televisión y 650 concesiones disponibles de radio en Frecuencia Modulada. La sociedad entre General Electric y Telemundo a través de la empresa Palmas 26 se frustró, al igual que los distintos ensayos del GEA para expandirse.

Se especuló de una posible alianza entre los Vázquez Raña y el magnate telefónico Carlos Slim, quien consolidó en ese sexenio una sociedad con Grupo MVS para lanzar la compañía Dish, de televisión restringida vía satelital, que aceleró la disputa entre América Móvil y el duopolio televisivo.

Fue hasta el sexenio de Peña Nieto, tras la reforma constitucional de radiodifusión y telecomunicaciones, que el GEA participó y ganó en una de las dos cadenas nacionales de 123 frecuencias cada una que licitó el IFT.

De los ocho grupos originales que se apuntaron para la licitación de las dos cadenas quedaron sólo tres: Grupo Imagen, de Olegario Vázquez, Grupo Tepeyac, de su hermano y rival mediático Mario Vázquez Raña, y Grupo Radio Centro, del empresario radiodifusor Francisco Aguirre.

El 11 de marzo de 2015 el pleno del IFT anunció que Grupo Imagen, que presentó una propuesta económica de mil 808 millones de pesos por 123 frecuencias, y Grupo Radio Centro, de Francisco Aguirre, que por el mismo número presentó una oferta superior de 3 mil 58 millones, fueron los ganadores. El 10 de abril finalmente Aguirre se bajó de la licitación y quedó firme sólo la tercera cadena de los Vázquez Raña.

El compromiso es que en menos de tres años garantice una cobertura de 30% de esas 123 frecuencias y en cinco años se logre 100% de los 106 millones de habitantes potenciales. Los cálculos del IFT son que en este lapso, Cadena Tres podría quedarse con 8.5% del mercado de televisión abierta que actualmente dominan Televisa y TV Azteca.

“Sí es negocio”: Vázquez Aldir

En vísperas del lanzamiento, Proceso le preguntó a Olegario Vázquez Aldir, director general del GEA, si lanzar una cadena de televisión abierta en pleno proceso de digitalización de las audiencias es un buen negocio.

“La televisión abierta es, hoy por hoy, el medio más eficiente para anunciar productos y servicios a los consumidores. Es un medio que se mantendrá vigente por muchos años. Su cobertura llega a prácticamente todos los mexicanos: ocho de cada 10 habitantes ve televisión abierta. Y dos datos más: el sector de telecomunicaciones y de radiodifusión representan 3.4% del PIB, con una tasa de crecimiento cercana a 10% real, según el IFT”, argumentó Vázquez Aldir.

En respuesta por escrito, Vázquez Aldir aportó otros datos: hasta 2019 los ingresos de publicidad en televisión abierta seguirán representando 82.3% de los ingresos generales de publicidad, lo que equivale a 2.6 billones de dólares, más o menos 50 mil millones de pesos.

“La televisión llegó para quedarse y sigue siendo el medio de mayor alcance. Además, a través de nuestras plataformas digitales replicaremos contenidos de Imagen Televisión, por lo que también podremos llegar a 39.2% de hogares que tienen acceso a internet, de acuerdo a la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares de 2015, del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía)”, agregó Vázquez Aldir.

En contraste, los datos de IFT no son muy optimistas frente a la realidad de la televisión abierta mexicana: en un año el rating pasó de un promedio nacional de 9.56 puntos (alrededor de 5 millones de mexicanos) en el último trimestre de 2014 a 7.82 puntos (poco menos de 4 millones de mexicanos), en el mismo periodo de 2015, según el Cuarto Informe Trimestral Estadístico del organismo.

Además, enfrentarán el nuevo y creciente desafío de los servicios Over The Top (OTT), como son Netflix, Claro Video y Blim, más los que surjan en los últimos años. Imagen Televisión tendrá producciones de Grupo Argos, de Epigmenio Ibarra, que buscarán también llegar a estas nuevas plataformas.

Grupo Imagen se subdivide actualmente en Imagen Prensa (con publicaciones como Excélsior, Adrenalina, Dinero, Atracción 360 y la revista de sociales RSVP); Imagen Digital (adquirió recientemente el portal HuffPostMéxico, además de los sitios Soy Actitud, Salud 180, Cocina Delirante, Gamedots, Swagger y Me lo Dijo Lola); Imagen Radio (Reporte 98.5, Imagen Radio, RMX, Radio Latino 104.5 y La Kaliente), e Imagen Televisión, que incluye la tercera cadena y el canal de noticias de televisión restringida Excélsior TV.

“Esto funciona tanto para los contenidos informativos como para el entretenimiento. Así, el potencial de negocio depende de una clara visión empresarial que, por supuesto, no puede quedar al margen de la responsabilidad social que significa operar una nueva cadena de televisión abierta”, según Vázquez Aldir.

–¿Cuál será la cobertura inicial de Imagen Televisión? –pregunta el reportero.

–A menos de 20 meses de haber recibido el título de concesión, estamos saliendo al aire con una cobertura de más de 65% de la población, además de tener nuestra señal en todos los sistemas de televisión de paga. Seguiremos con nuestro plan de llegar a la cobertura total en un plazo de cinco años.

–Se ha mencionado el favoritismo al GEA con el gobierno de Fox para quedarse con el Canal 28 y luego con Excélsior. ¿Existe ese vínculo?

–No. Ambas operaciones se realizaron entre particulares. El Canal 28 se adquirió en 2006 a la familia Aréchiga. En el caso de Excélsior, los cooperativistas resolvieron por mayoría de más de 90% la venta de algunos activos, que dieron origen a la publicación de Nuevo Excélsior.

Vázquez Aldir enfatizó que “ninguna de estas adquisiciones y, por supuesto, ninguna otra, han sido producto de favores de un gobernante en turno, ni mucho menos de aprovechamiento de coyunturas políticas”.

El especialista y presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), Jorge Fernando Negrete, advirtió que el surgimiento de la tercera cadena de televisión abierta en México “es el primer caso, desde hace 40 años, en América Latina”. “No hay otra licitación reciente”, señaló.

–¿En qué condiciones llega la nueva cadena? ¿Es aún un buen negocio? –se le pregunta a Negrete.

–Imagen Televisión entrará en un entorno competitivo de la industria televisiva dentro de un nuevo ecosistema digital. Televisa y TV Azteca han tomado decisiones en este sentido: redujeron su personal, eliminaron el sistema de contratos de exclusividad, cambiaron sus formatos e intentan una narrativa más contemporánea.

“Ambas empresas tienen también un pie en la economía audiovisual digital y en telecomunicaciones: Televisa con sus señales de televisión restringida y TV Azteca con Totalplay. Ambas enfrentan una migración evidente de la televisión abierta a la digital”.

Negrete indica que hace dos semanas, informes de la industria mediática de Estados Unidos revelaron que, por primera vez, la publicidad en medios digitales superó a la de televisión abierta, con una migración cercana a los ocho a 10 puntos porcentuales mayor. Eso aún no ocurre en México, “pero es un escenario probable en unos años”, afirma el presidente de Amedi.

Sin crítica, difícil ganar audiencia

Negrete también advierte que “históricamente Grupo Imagen ha sido muy cercana en su línea informativa a los presidentes y ha establecido una buena relación de política y de negocios con los principales funcionarios”.

Según él, “si Imagen Televisión considera que esto es un modelo a seguir se van a equivocar. Tienen que aprender de la experiencia de Televisa y TV Azteca. Si no le apuestan a la independencia editorial y a la crítica, si caen en la tentación de mantener este establishment con el poder político, se va a afectar su credibilidad.

“Ahora las nuevas audiencias son extremadamente críticas. Si ellos quieren posicionarse rápido tendrán que ser críticos, provocadores.”

Cuestionado sobre el tema de los contenidos y qué distinguirá a Imagen Televisión de su competencia, Vázquez Aldir responde que buscarán innovar. “Tendremos contenidos que puedan penetrar las distintas audiencias, pero con talento y valores de producción que permitan diferenciarnos de los demás.

“Entramos al mercado para competir, ciertos de que arribamos a una era de mucha competencia. Creemos que el público mexicano está ansioso de encontrar nuevas opciones que respeten su inteligencia y libertad de decisión.”

La programación que hasta ahora se ha hecho pública a través de su sitio oficial descansa, sobre todo, en el entretenimiento con series de ficción en coproducción con Argos, series bíblicas como José de Egipto, Lady, una producción de Sony Pictures, así como programas de variedades como el matutino Sale el Sol, en formato y contenido muy similar a los de Televisa y TV Azteca, realitis como Cámbiame MX.

En deportes, la apuesta fuerte es el programa Adrenalina, que se transmitirá el mismo día y en horario similar a La Jugada, de Televisa. Lo conducirá Javier Alarcón, hasta el año pasado director de Televisa Deportes, y con Pablo Carrillo.

El noticiario estelar de las 22:00 horas será conducido por Ciro Gómez Leyva, quien fue el director de noticias en Canal 40, en Milenio TV y actualmente conduce el noticiario matutino de Radio Fórmula. Gómez Leyva se integra al equipo de conductores como Yuriria Sierra, que conducirá el vespertino, y Francisco Zea, en la mañana.

Comentarios