Reino Unido expulsa a 23 diplomáticos rusos por caso de espía envenenado

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, anunció que expulsará a 23 diplomáticos rusos debido a que Moscú no aclaró por qué el exespía Sergei Skripal y su hija Julia fueron envenenados con un agente nervioso de fabricación rusa.

En una declaración ante el Parlamento, la jefa del Ejecutivo británico consideró que Rusia ha reaccionado “con un completo desprecio” ante la “gravedad” del incidente ocurrido el pasado día 4, pese a que su país les ofreció una “oportunidad” de que proporcionaran una explicación.

May precisó que el número de diplomáticos expulsados que han sido identificados como “agentes de los servicios secretos encubiertos” es “el mayor en 30 años”, y que contarán con una semana para abandonar este país.

Según la primera ministra, el Kremlin ha reaccionado “con sarcasmo, menosprecio y resistencia” ante lo sucedido, y su respuesta “ha demostrado un completo desprecio por la gravedad de estos acontecimientos”.

Rusia no ha proporcionado una argumentación “creíble”, ni tampoco ha aclarado, como le pidió Londres, “por qué cuenta con un programa de armamento químico contraviniendo la legislación internacional”, puntualizó.

El incidente en Salisbury representa “un uso ilegal de la fuerza por parte del Estado ruso contra el Reino Unido”, de acuerdo con May, quien anunció que su gobierno incrementará el número de controles a ciudadanos rusos que vayan a su país.

Además, dijo que Londres congelará “los activos del Estado ruso donde sea que exista evidencia de que podrían ser empleados para amenazar la vida o propiedad de ciudadanos o residentes en el Reino Unido”.

May también pidió al Consejo Nacional de Seguridad, en un encuentro celebrado esta mañana, que acuerde “medidas inmediatas para desmantelar la red de espionaje rusa en el Reino Unido”, y canceló la invitación cursada al ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, a Londres.

Como parte de las medidas adoptadas por el Ejecutivo, ningún representante de la familia real británica ni dignatarios de este país acudirán el próximo verano al Mundial de Futbol de Rusia.

La primera ministra hizo el anuncio después de que Moscú ignoró el plazo límite fijado para que diera explicaciones, antes de la pasada medianoche, sobre cómo un agente nervioso militar de fabricación rusa envenenó al exagente de 66 años y a su hija, de 33, que siguen en “estado crítico”.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró hoy que su país no tiene relación con el envenenamiento del doble espía y su hija, y que considera inaceptables las acusaciones sin pruebas.

Mientras tanto, cientos de agentes y militares siguen trabajando en Salisbury para investigar los hechos e identificar a los responsables del ataque.

Hasta 36 personas, además del exagente y su hija, han sido atendidas hasta ahora por servicios médicos por posible exposición al agente nervioso, todos ellos sin síntomas aparentes, excepto el policía Nick Bailey, que continúa grave, aunque su estado ha mejorado en las últimas horas, según un despacho informativo de la agencia EFE.

Comentarios