“Jurassic World: El reino caído”: jugar a ser dioses

CIUDAD DE MÉXICO (apro).-  La cinta Jurassic World: El mundo caído (Jurassic World: Fallen Kingdom, EU-2018) de JA Bayona, es una historia entretenida, llena de acción, grandes efectos y moraleja integrada; un blockbuster hollywoodense que nos evade un poco de la realidad al sabor de las palomitas y el regreso.

Jurassic World: El mundo caído -secuela de Jurassic World– inicia con una noticia desafortunada: El volcán de la isla Nublar, hogar de los únicos dinosaurios, está a punto de hacer erupción, y de esta manera acabará con el resto de la especie.

 Hay quienes dicen que deben extinguirse, como por ejemplo el doctor Ian Malcom (Jeff Goldblum), quien aparece brevemente realizando un discurso frente a diversos congresistas, quienes deberán decidir si ayudan o no a los dinosaurios. Malcom está convencido de que el hombre se metió con lo que no debía, con un poder que no puede controlar, y que la explosión volcánica ayudaría a revertir esta situación.

Otros, como la doctora Claire Dearing, desean rescatarlos puesto que son seres que merecen vivir, por lo que ha creado una ONG para luchar por ello.

 Por otro lado, tenemos a Benjamin Lockwood (James Cromwell), uno de los responsables de haber traído a los dinosaurios al presente junto con el doctor John Hammond. Lockwood desea sacar a los dinosaurios de la isla para llevarlos a otra que fungiría como santuario, en donde ningún ser humano podrá molestarlos. Para esta empresa, necesita la ayuda de Claire.

 El administrador de los negocios de Lockwood, Eli Mills (Rafe Spall) manda llamar a Claire, le presenta a Lockwood y la pone al tanto de los pormenores del asunto. En esta visita, Claire conoce a la nieta de Lockwood llamada Maisie (Isabella Sermon).

 Para la expedición, Claire necesita a uno de sus colegas, Owen Grady (Chris Pratt), pues hay un velociraptor de especial valor para ellos. Cabe mencionar que ambos aparecieron en la cinta anterior, así que conocen el parque y a los dinosaurios. La acompañarán también la doctora Zia Rodríguez (Daniella Pineda) y el experto en tecnología Franklin Webb (Justice Smith).

 No pasará mucho tiempo en que veamos que la traición, ambición y avaricia se hacen presentes.

 Más allá de dinosaurios gigantes fuera de control, la cinta gira en torno al poder destructor del ser humano, equivalente a su capacidad creadora: es capaz de revivir dinosaurios, pero su codicia hará que las cosas se salgan de control, y no sólo pondrá en peligro a la naturaleza sino su propia existencia. En ese sentido, es una cinta un poco regañona y hasta medio chocante, pero tampoco hay que tomársela en serio.

Jurassic World: El mundo caído funciona como una cinta de entretenimiento decente, poco profunda pero entretenida.

Comentarios