AMLO busca frenar a centroamericanos con trabajo en el Tren Maya y otros proyectos

La Conferencia del Episcopado Mexicano dijo que la Estación Migratoria Siglo XXI de Tapachula está desbordada. Foto: AP / Moisés Castillo La Conferencia del Episcopado Mexicano dijo que la Estación Migratoria Siglo XXI de Tapachula está desbordada. Foto: AP / Moisés Castillo

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– El gobierno de Andrés Manuel López Obrador utilizará el Tren Maya, el Corredor Transístmico, la franja industrial de la Zona Libre de la Frontera Norte y los demás “proyectos regionales de desarrollo” como “cortinas” para “captar el flujo migratorio en su tránsito” hacia Estados Unidos y “anclar a quienes huyen de la pobreza” en estas regiones.

En otras palabras: mediante esta medida, anunciada en el Plan Nacional de Desarrollo (PND), el gobierno pretende que los migrantes –mexicanos y centroamericanos– permanezcan en México como mano de obra y que no sigan su camino hacia Estados Unidos.

“El objetivo central de esta política no es, como se ha querido interpretar, resolverle a Estados Unidos el problema de la llegada de migrantes, sino garantizarles a éstos los derechos al trabajo, la vivienda, la seguridad, la educación y la salud que el país les ha negado por décadas”, se justificó el gobierno en el párrafo siguiente.

Esta confesión hace eco a las críticas que activistas y defensores de derechos humanos expresaron desde la toma de posesión de López Obrador, según las cuales, el gobierno pretende contener la migración en los estados del sur del país –hasta el Istmo de Tehuantepec, como lo anunció la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero– para que no lleguen a Estados Unidos.

En meses recientes, el gobierno anunció la extensión de sus programas de entrega de tarjetas de visitante trabajador fronterizo: antes, sólo los ciudadanos de Guatemala y Belice podían obtener estas tarjetas, con las que podían transitar en los estados de Chiapas, Campeche, Quintana Roo y Tabasco.

Con las ampliaciones de los programas, ahora los ciudadanos de Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador podrán transitar en los estados del sureste, pero no podrán ir más arriba de Oaxaca.

Cuando la caravana conocida como “éxodo centroamericano” llegó a México, el gobierno de Enrique Peña Nieto trató de mantenerla en el sur del país con la entrega de las mismas tarjetas, pero el plan fracasó y la caravana avanzó hacia el norte del país, con la intención de ingresar a Estados Unidos.

Plan Nacional de Desarrollo 2019 2024 by Revista Proceso on Scribd

Comentarios

Load More