Con una cumbia, artistas piden a AMLO reconsiderar el megaproyecto de Chapultepec

sábado, 10 de octubre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte en México (MOCCAM), tras reuniones con artistas, creadores, hacedores y trabajadores de arte y cultura de toda la República Mexicana, da a conocer que coincidieron que “no debe llevarse a cabo en este momento” el megaproyecto Chapultepec naturaleza y cultura. Por lo cual hoy lanzaron un video, como campaña #ChapultepecEsUnEscándalo, donde participan actores y actrices, desde Mónica del Carmen, Daniel Giménez Cacho, Javier Tovarich y Giovanna Zacarías hasta el productor y director de Cine Alejandro Springall, entre otros. Ahí, al ritmo de la canción comercial Escándalo/Cuando tu te vayas, le solicitan al presidente Andrés Manuel López Obrador “que reflexione, que considere el proyecto Chapultepec naturaleza y cultura”. En cada entidadfederativa, grupos, compañías, colectivos e individuos, subirán a sus redes, canales y sitios oficiales, la misma melodía, “pero bajo las consignas, formas, exigencias y tonos que cada grupo y entidad nos urge ser escuchados, atendidos y con resultados”. La campaña concluirá con un Maratón de Escándalo, que se transmitirá ininterrumpidamente por video conferencia de las 10 hasta las 22 horas del próximo 17 de octubre, donde participaran  especialistas, artistas de todas las especialidades, académicos, investigadores, economistas, colectivos, grupos, compañías e invitados especiales de todos los estados de la República, en jornadas de 30 a 60 minutos por entidad Federativa. El acceso será a todo público y gratuito.
Nota relacionada:
Proyecto Chapultepec: En lugar de despojo, un gran debate También crearon un decálogo de 10 puntos por los cuales consideran que debe reformularse dicho proyecto, quizá hasta que las condiciones generales del país lo propicien o la misma comunidad considere que debe o no realizarse. Son: 1.- No es un proyecto prioritario a nivel federal encaminado a resolver asuntos esenciales en materia de salud, educación, seguridad, reactivación económica permanente y laboral a nivel nacional, en particular del sector cultural. 2.- De forma integral, no es un proyecto prioritariamente cultural, sino un proyecto urbanista, centralista, de movilidad y de nueva infraestructura local. 3.- La infraestructura cultural y artística existente a nivel nacional se encuentra deteriorada y el Estado ha ido renunciado a sus obligaciones que por mandato está para impulsar y financiar la producción y difusión artística, aprovechando plenamente esta infraestructura con el objetivo de atender plenamente a la ciudadanía en todo el país (prioritario).
Nota relacionada:
Chapultepec: Sólo déjenme trabajar, pide Gabriel Orozco 4.- La misma infraestructura cultural y artística existente en Chapultepec está deteriorada y no es aprovechada e impulsada en todo su potencial. 5.- Opacidad 1: La reasignación de recursos federales al gobierno de la CDMX hace que la Secretaría de Cultura federal funcione como una bolsa para un proyecto no federal, sino local (en la ciudad más atendida en términos de infraestructura y oferta cultural y artística del país). Una bolsa que posiblemente beneficiará a corto y mediano plazo, más que a la ciudadanía local y nacional, a la iniciativa privada con la asignación de contratos y de inversión para trabajadores de la construcción y similares. 6.- Opacidad 2: Es un proyecto con presupuesto asignado/propuesto (ya por dos años de $5,240 millones) sin contar con un plan maestro, plan de ejecución, sin consulta pública, sin estudios de impacto ambiental ni de movilidad y sin procesos de licitación transparentes. 7.- Ante la escasez de recursos (con una caída anual del PIB calculada en 10%) la gran absorción presupuestal de este proyecto (el 25% del PEF 2021 CULTURA), frenará el objetivo principal de la Secretaría de Cultura que es el impulso, la producción, educación, difusión y promoción artística nacional. Por lo anterior, se corre el riesgo de quedar supeditada a la inversión pública en una sola entidad federativa con posibles consecuencias como la disminución del presupuesto anual del INAH, INBAL, Imcine, y la desaparición del programa Cultura Comunitaria y/u obedecer a otros intereses ajenos de los objetivos, ética, espíritu y función de una Secretaría de Cultura federal. 8.- La Secretaría de Cultura, ni en su formato jurídico como Conaculta había ejercido de manera directa los capítulos 6000 y 7000 (inversión y obra públicas en bienes propios), por lo tanto, no es ético y mucho menos prioritario que lo empiece ejercer este año de emergencia económica, sanitaria y laboral. 9.- Se trata de una obra pública grandiosa que pareciera tener más el propósito de engrandecer la figura presidencial a nivel histórico y simbólico que la de atender necesidades culturales y artísticas reales, concretas y ya enunciadas tanto por la ciudadanía como por los gremios artísticos y culturales nacionales; como fueron en su momento la Estela de Luz o la Mega Biblioteca José Vasconcelos, proyecto bien intencionado, pero fallido, con un gran costo al erario. 10.- Este proyecto va en contra de los principios de austeridad republicana y racionalidad en el manejo del gasto público, así como de descentralización, predicados por esta administración.