Cine

Jorge Ayala Blanco lanza dos nuevos tomos de su abecedario del cine mexicano

Entre las películas incluidas en este libro de 307 páginas se pueden mencionar, A ti te quería encontrar de Javier Colinas, Ana y Bruno de Carlos Carrera, El club de los insomnes de José Eduardo Giordano y Sergio Goyri hijo, El complot mongol de Sebastián del Amo y El día de la Unión de Kuno Becker.
lunes, 11 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con los títulos La orgánica del cine mexicano y La potencia del cine mexicano, el investigador, crítico e historiador Jorge Ayala Blanco avanza en su monumental historia de la cinematografía nacional que alcanza, con este par, los diecisiete tomos.

Iniciada en 1963 con el nombre “Abecedario del cine mexicano”, la colección se inició cuando Ayala --formado como ingeniero químico en el Instituto Politécnico Nacional-- era becario del Centro Mexicano de Escritores. Cuenta con los títulos La aventura del cine mexicano, le siguió La búsqueda…, La condición, La disolvencia, La eficacia, La fugacidad, La grandeza, La herética, La ilusión, La justeza, La khátarsis, La lucidez, La madurez, La novedad y La ñerez.

En el prólogo del primero de sus nuevos volúmenes, Ayala Blanco explica el porqué del nombre:

"El cine mexicano de hoy es un organismo vivo, de muchas maneras vivo, pese a todo, a muchos todos, y acaso la única manera consecuente de abordarlo e intentar abarcarlo sea a través de una orgánica. Una orgánica semióticamente abierta, a la vez química, biológica, psicosociológica y política, pero también cultural y artística, literaria y filosófica. Un estudio orgánico, que este volumen, tan modesta cuan ambiciosamente, aspira a constituir”.

En agosto de 2018, cuando apareció su título La novedad, el investigador, Premio Universidad Nacional 2006 en el área de Docencia en Artes, bromeó en entrevista con el semanario Proceso, acerca de los posibles títulos para las letras “ñ” y “o” que le sucederían, dijo entonces: La ñáñara y la ojetez, pero corrigió:

“Obviamente hay muchas películas ojetes, pero no todas lo son, entonces sería injusto”.

En su texto introductorio el también Decano del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, ahora Escuela Nacional de Artes Cinematográficas (ENAC), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) subraya:

“Sea, entonces, La orgánica del cine mexicano, y no La oscuridad del cine mexicano, ni La obstinación, ni La ociosidad, ni La ojetez, como se pretendió durante su redacción, respondiendo a las aspiraciones evidentes o soslayas de las películas consideradas sobre la marcha, ya que el cine mexicano actual y factual aspira a una orgánica que lo libere de la implícita censura dominante en nuestro país, al condenarlo a ser juzgado prescindible de dos maneras extremas: como simple pieza de consumo, más o menos masivo e inocuo, o como obra de arte, sin espectadores ni posibilidad de recuperación económica”.

Entre las películas incluidas en este libro de 307 páginas se pueden mencionar, A ti te quería encontrar de Javier Colinas, Ana y Bruno de Carlos Carrera, El club de los insomnes de José Eduardo Giordano y Sergio Goyri hijo, El complot mongol de Sebastián del Amo, El día de la Unión de Kuno Becker, Dibujando el cielo de Ana Laura Calderón, Lady Rancho de Rafael Montero y Sueño en otro idioma de Ernesto Contreras.

Potentia

En cuanto al segundo libro, Ayala Blanco dice que se descartaron los títulos La providencia, La promesa (cumplida / incumplida), La pretensión, y La pendejez, esta última “solamente hubiera sido populacheramente adecuada tras La ñerez y antes de La ojetez, tampoco fue La pandemia del cine mexicano (“por demasiado circunstancial y negativa e injusta y oportunista”), optó por que fuera “asertivo, motivador y programático”.

“La potencia, por su cualidad de sugerencia y la riqueza de las acepciones del término: potencia proviene del latín potentia y significa energía, facultad, fortaleza, fuerza, intensidad, poder, poderío, posibilidad y virtud; potencia connota dominio e imperio; potencia se refiere a la capacidad para realizar una acción, desempeñar una función o producir cierto efecto; potencia nombra y caracteriza la posibilidad de imponerse sobre los demás en determinados ámbitos…”

Sigue en sus múltiples interpretaciones:

“… potencia en potencia funda y está en todo dinamismo (vuelta verbo potenciar: favorecer e impulsar y dinamizar), sin olvidar jamás que Friedrich Nietzsche cifraba en la potencia la esencia más íntima del ser, Baruch Spinoza la tendencia de todo ente a perpetuarse y Gilles Deleuze la base de cualquier acto o actividad en acto; y la potencia del cine mexicano actual cubre, o aspira a cubrir, todos y cada uno de esos rubros y designios”.

Para dar cuenta de la potencia del cine mexicano, cita que está en el mejor momento “prolífico y ubérrimo de su Historia” (con mayúscula, lo escribe) pues se produjeron 176 largometrajes en 2019.

 Se incluyen en el volumen de 316 páginas Los atardeceres rojos de Emilio Aguilar Pradal, Desde tu infierno de Alexis Pérez Montero, El diablo entre las piernas de Arturo Ripstein, Esto no es Berlín de Hari Sama, La historia negra del cine mexicano de Andrés García Franco, Perdida de Jorge Michel Grau, Quería un final feliz de Sergio Sanginés Franck, La revolución y los artistas de Gabriel Retes, y Tiempo sin pulso de Bárbara Ochoa Castañeda, entre otras.

Publicados por la UNAM, los libros fueron presentados el pasado 7 de octubre, por video en el canal de Facebook de la ENAC, con los comentarios del autor, Perla Ciuk, Maricarmen de Lara, Manuel López Monroy, Sergio Raúl López, Rodolfo Peláez, Sandra Loewe como moderadora y el autor.

Comentarios