Cine

Isela Vega (1939-2021), figura transgresora del cine nacional

Isela Vega tuvo una trayectoria de más de 130 producciones, entre series y largometrajes, además de ser considerada “Primera Actriz” y ganadora del Premio Ariel, falleció a los 81 años derivado de complicaciones de cáncer.
miércoles, 10 de marzo de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro). - “A mí me parecía que (el desnudo) era un movimiento necesario para una liberación de los hombres y las mujeres de México.” refirió la actriz Isela Vega en 2004 a Proceso sobre su labor en el cine, y parte de ello la llevó a ser reconocida como una “figura transgresora” del cine mexicano por el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine).

Isela Vega tuvo una trayectoria de más de 130 producciones, entre series y largometrajes, además de ser considerada “Primera Actriz” y ganadora del Premio Ariel, falleció a los 81 años derivado de complicaciones de cáncer, y su deceso fue dado a conocer por su familia.

Vega, además de actriz, destacó el Imcine, también fue guionista, productora y directora de historias poderosas donde la figura femenina destacó.

Debutó en la pantalla grande con la película 'Verano violento' (1960), más tarde participó en Las pirañas aman en cuaresma (1969), El llanto de la tortuga (1975), La india (1976), La viuda negra (1977), La ley de Herodes (1999) que le valió el Premio Ariel, Puños rosas (2003), Las horas contigo (2014) entre muchas otras, además de sendas obras de teatro como “El retablo de la lujuria, la avaricia y la muerte” de Ramón del Valle Inclán y “Zaratustra”, de Alejandro Jodorowsky (Proceso 1242).

Además del Imcine, instituciones como la Academia Mexicana de Ciencias Cinematográficas (AMACC), la Filmoteca de la UNAM, la Secretaría de Cultura, productores como Epigmenio Ibarra, la directora de teatro y senadora Jesúsa Rodríguez, el ex titular de la Cineteca Nacional, Leonardo García Tsao, y actores como Héctor Suárez Gomíz, fueron de los primeros en reaccionar ante el deceso.

Originaria de Hermosillo, Sonora, en 2004 otorgó una entrevista a Proceso (#1430) a la periodista Columba Vértiz de la Fuente, en donde refirió que ser considerada “símbolo sexual” --al ser de las primeras en desnudarse en la década de los setentas en la pantalla grande-- nunca fue su finalidad, y por el contrario muchos de sus trabajos se toparon con la censura:

“Para mí la actuación es lo que más me ha gustado, lo demás son adornos y gajes del oficio. Yo no aspiraba a ser ni símbolo sexy ni nada.

"Algunas películas se quedaban enlatadas algún tiempo, no salían, o pedía la censura que les quitaran los desnudos; pero no sentí ninguna limitación. Claro, tampoco era campo abierto. En las proyecciones de mis filmes hubo manifestaciones de las ligas que si de la decencia, o de las iglesias. En el sermón de los domingos, el cura les decía a los asistentes que no vieran tal o cual película, normalmente se referían a las mías. Había protestas afuera del cine como para no dejar entrar a la gente, cosas así; pero a mí no me afectaba en nada."

Además de señalar que si desnudarse hubiera sido difícil en su trabajo no lo hubiera hecho, y que nunca tuvo complejos o recato sobre la belleza del cuerpo humano:

"Si la gente no se ve cuando se baña, pues qué raro; pero debería de estar más acostumbrada al cuerpo desnudo. Un cuerpo desnudo es un cuerpo desnudo. En los libretos había escenas de amor. Cuando veía los guiones, decía: '¡Ah, trae un desnudo!', porque pensaba que a la mejor era algo que aprovechaban los productores para vender boletos en taquilla.

"Sin embargo, a mí me parecía que era un movimiento necesario para una liberación de los hombres y las mujeres de México. Yo siempre he sido rebelde, a mí me parecía una causa, sobre todo cuando descubrí que era tabú. Necesitábamos liberarnos. No me parecía malo ni bueno: simplemente era el cuerpo y me parecía que las escenas de amor deberían ser bonitas, atractivas."

Y sobre lo más difícil de su carrera en pleno siglo XXI, afirmó:

"Bueno, ahora el actor está peor pagado que en los tiempos en que había una industria en México, cuando se hacían más de 100 o 200 películas al año. Ahora no se puede vivir del cine."

Más de

Comentarios