Teatro

Gabriela Ynclán, premio Juan Ruiz de Alarcón

Con más de 35 años de trabajo, la dramaturga ha dedicado su vida al teatro desde la escritura y la promoción, dando énfasis en el trabajo de las mujeres y abordando problemáticas sociales sobre la opresión femenina y la explotación y represión de jóvenes y sectores marginados.
martes, 4 de mayo de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Creadora, maestra, promotora y gestora teatral, Gabriela Ynclán fue reconocida por su trayectoria con el Premio Nacional de Dramaturgia Juan Ruiz de Alarcón 2021.

Con más de 35 años de trabajo, la dramaturga, originaria de la Ciudad de México, ha dedicado su vida al teatro desde la escritura y la promoción, dando énfasis en el trabajo de las mujeres y abordando problemáticas sociales sobre la opresión femenina y la explotación y represión de jóvenes y sectores marginados.

Estudió en la Escuela Normal Superior y se especializó en lengua y literatura española. Fue egresada de la Escuela de Escritores de la Sogem y formó parte del taller del dramaturgo Hugo Argüelles.

Se inició en la escritura con la obra Nomás que salgamos (1988), para conmemorar la matanza de Tlatelolco del 68, y encontró en la escritura teatral su forma de expresión. Ya había escrito cuentos, pero cuando su obra Coreografía fue premiada en el IV Concurso Nacional de Escritores de Teatro de la Sogem en 1993, su vocación de dramaturga se confirmó y continuó escribiendo hasta la fecha. Coreografía se estrenó al año siguiente con el nombre de Cuarteto con disfraz y serpentinas, bajo la dirección de José Solé. En esta obra explota al máximo el humor negro y, a través de la farsa, deja ver las contradicciones de una clase media venida a menos.

De la dramaturgia de Gabriela Ynclán resaltan dos obras que reflejan su sello personal: Tiempo de miedo (2014) y Las peores (2017), que se presentaron en distintos teatros bajo la dirección de Edna Ochoa. En Tiempo de miedo continúa explorando el humor y cuenta la historia de dos mujeres que de niñas fueron vendidas por sus padres a un hombre casado para llevarlas a vivir a su casa con su esposa y hacer “uso de ellas”. Las peores retoma la historia de México para resaltar la participación de dos mujeres de clase baja que durante la Independencia fueron correo, espías y activistas del movimiento independentista pero que, encarceladas y olvidadas por muchos años, vivieron en las peores condiciones.

Su compromiso social desde la escritura la fue llevando a dirigir su teatro hacia poblaciones vulnerables. En 2008 fundó con otras mujeres Tepalcate Producciones, con la cual llevó a escena obras de su autoría, como las arriba mencionadas, además de Ese diablo de la mina, Podrías llamarte Antígona, El oráculo del amor y la lectura dramatizada de Ni hablar, mujer, traes fusil.

Sus obras han aparecido en diversas antologías colectivas: Teatro, mujer y país, Escena con otra mirada, Sueños, aventuras y locuras y Rituales de tinta; estas dos últimas antologadas por ella. En el libro Mujeres de tierra y fuego incluye tres obras suyas: Erial de espera, Tiempo de miedo y Casa de adobe.

Como promotora cultural, Gabriela Ynclán ha organizando hace muchos años en la escuela de la Sogem un encuentro de mujeres escritoras, que repitió en línea este año. Formó parte de la comisión dictaminadora de los teatros de la Sogem y ahí fue maestra, formando generaciones de escritores en el área de creación dramática, al igual que en el centro cultural de Casa Lamm.

Gabriela Ynclán, galardonada con este premio que otorga el INBAL y la Secretaría de Cultura de Guerrero, es una mujer activa que, desde distintas aristas, se ha comprometido con la escena mexicana, donde su generosidad traspasa el interés personal y se aboca a la organización de actividades y productos colectivos, prefiriendo impulsar el desarrollo de las mujeres en el teatro mexicano, que tanto se han invisibilizado y marginado.

Más de

Comentarios