Futbol

Andrés Lillini: el inesperado entrenador que tiene a los Pumas en la final

Sin aires de grandeza ni gran cartel, el argentino Andrés Lillini saltó de fuerzas básicas e interino a dirigir a los Pumas, que sorprendieron en el torneo regular y logaron un épico pase a la final, donde buscarán vencer al León.
jueves, 10 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con dos décadas de trayectoria, el argentino Andrés Luciano Lillini no se veía como director técnico, mucho menos dirigiendo un equipo profesional.

Hoy tiene 46 años, y el hombre que no planificó su vida en el futbol para ser entrenador de un club de primera división, está construyendo su carrera por mera eventualidad en la Liga Mx.

De pronto, la directiva del club Pumas de la UNAM determinó enviarlo al banquillo como entrenador interino del primer equipo, siendo su director de fuerzas básicas, luego de la sorpresiva renuncia del técnico español Miguel González, “Míchel”, a sólo dos días del inicio del torneo Guard1anes 2020.

Con todo en contra, el club tampoco llegaba en su mejor momento futbolístico y anímico, después de la desastrosa pretemporada en la que fue eliminado en la fase de grupos de la Copa por México, justo en el Estadio Olímpico Universitario, la sede de los Pumas.

Con un extenso recorrido en las fuerzas básicas en cinco clubes del mundo, México parece ser parte de su destino: tras su prematuro retiro como futbolista, a los 25 años, casualmente inició su etapa como director de las categorías inferiores en los extintos Monarcas Morelia, labor que desempeñó de 2001 a 2006.

Posteriormente fue coordinador de la cantera de Boca Juniors entre 2007 y 2011, y se ocupó con el mismo cargo en el PFC CSKA Moscú, de 2011 a 2014. En 2015 fue auxiliar técnico de Mario Sciacqua en el San Luis de Quillota, de Chile. Llegó a Pumas el 24 de noviembre de 2017.

Casi dos décadas después, México es otra vez su punta de lanza. Y ahora, la sorprendente progresión de los Pumas en este último semestre de 2020 no se entendería sin la presencia de este hombre que condujo al club a la final de los Guard1anes 2020.

El caso Lillini es sui géneris, dice Mario Trejo, exjugador y exdirectivo de los Pumas. “Es muy difícil que alguien surja de la nada, de las fuerzas básicas del club, se quede en el primer equipo, y además pueda salir campeón en un solo torneo. Eso es difícil, diría que no sucede en ninguna parte del mundo. (Por poner un caso) Ricardo La Volpe se aventó más de 30 años de entrenador y resulta que únicamente tiene un título”.

A Mario Trejo, quien integró el plantel de los Pumas que levantó el primer título en su historia (temporada 1976-1977) y participó en la creación del Patronato Universitario, no le sorprenden los logros alcanzados por el club en el presente torneo con la dirección técnica de Lillini.

Para Trejo, la renuncia de Míchel –se marchó con el repetitivo argumento que suele manejarse en el futbol nacional “a causa de problemas personales”-, previo al inicio del torneo, generó inestabilidad y una serie de dudas respecto al equipo.

“La directiva se abocó de inmediato a buscar entrenadores sin llegar a ningún acuerdo y se fijaron en Andrés Lillini, quien llegó a trabajar sin esos aires de grandeza ni presunciones. El señor conoce la institución, sabe cuál es la base que tienen en fuerzas básicas, que son fundamentales para los Pumas y, en general, para cualquier equipo de la Liga Mx…”, precisa Trejo.

Sin que nadie apostara un centavo por este entrenador, los Pumas alcanzaron una racha de imbatibilidad de 11 juegos. El único partido que perdieron en el torneo en su fase regular fue contra León, su adversario en la final.

No obstante, las semifinales de la liguilla del Guard1anes 2020 le dieron el rumbo definitivo a Lillini, pues fue en estas instancias donde el entrenador alcanzó la consolidación y el reconocimiento general:

En una noche sin precedentes en los registros del futbol profesional mexicano, el domingo 6 de diciembre los Pumas protagonizaron una remontada épica tras golear 4-0 (4-4 el global) al Cruz Azul y ganarse el derecho a la final del Guard1anes 2020. Dos goles del argentino Juan Dinneno, otro del uruguayo Carlos González y uno más del mexicano Juan Vigón en las postrimerías del juego le dieron el pase a la disputa del título.

Así, lo que parecía improbable se convirtió en realidad. El equipo de Lillini se levantó de un 4-0 en un día histórico que dejó fuera al que llegaba, en teoría, como amplio favorito.

El presidente de los Pumas, Jesús Ramírez, reconoce que fue un torneo totalmente atípico. Y recuerda la cancelación del Clausura 2020 a causa de la pandemia, cuando el equipo estaba en zona de liguilla. “Luego vino toda la parte de adaptarse a las nuevas formas de entrenamiento desde casa, con preparación individual. Posteriormente, la preparación colectiva y estar fuera del contagio, que a veces fue muy difícil. Este año disputamos dos torneos: el del covid-19 y el Guard1anes 2020.

“Afortunadamente, en ambos torneos hemos salido bien librados y contentos por todo lo que se ha logrado, sobre todo por la forma en que inició. Por la problemática de quedarnos sin técnico faltando poco para el comienzo del torneo, tomamos la decisión de que Andrés Lillini fuera el entrenador”.

Ramírez y el presidente del patronato Leopoldo Silva concluyeron que el ascenso de Lillini al primer equipo era la elección más congruente, porque además no disponían de tiempo para elegir a alguien más. De ese modo se pensó en Andrés Luciano por conocer a los canteranos y a los futbolistas mexicanos, además del tiempo que lleva trabajando en el club, desde 2017, y la buena relación que mantiene con los jugadores extranjeros.

Y resalta el compromiso de los futbolistas. “A lo largo del torneo, entre el covid-19, lesiones y suspensiones, el plantel se agrandó en número y en rendimiento, de tal manera que jugaron todos. En el caso de Alfredo Talavera -baja por lesión-, Julio González lo ha hecho extraordinariamente bien. Así como Julio, y cuando entraron Lira (Erik), Jerónimo (Rodríguez), Johan (Váskez) y todos los que han participado se han mantenido un buen nivel. El equipo no ha resentido esa parte”.

En su diagnóstico, destaca el trabajo del entrenador en la conformación del equipo con la finalidad de no depender de uno o dos jugadores. De esa manera, explica, el plantel se hizo más sólido. “Eso es lo que nos ha llevado a estas instancias”.

En este contexto, el presidente de los Pumas refiere que la elección del entrenador no es tarea fácil, ya que debe reunir cierto perfil. “Tiene que jugar con canteranos. El técnico que llega a Pumas se debe adaptar a la filosofía de Pumas, no al revés, como ocurre en otros equipos que cuando llega un técnico, cambian las cosas y la forma de jugar.

Pumas, añade, es un club muy diferente, y tiene una identidad muy distinta. Representa a la universidad más importante en Latinoamérica. El señor rector y el ingeniero Silva siempre hablan de valores, respeto y disciplina. Todo esto lo tienes que trasladar a la parte deportiva. Otros equipos toman decisiones, y listo, pero aquí hay que consensuar todas las situaciones del club, por lo que se hace más complicado, más reducido el grupo de personas que pueden estar aquí”.

Históricamente, la directiva se ha caracterizado por contar con uno de los planteles con el presupuesto más bajo de la liga. De hecho, Transfermarkt, el sitio especializado en el valor de mercado de los clubes y jugadores a nivel mundial, ubica al club universitario en el lugar número 12 del torneo local, con un valor de 26.78 millones de euros, a diferencia de los 68.80 millones de euros en que está valuado Rayados de Monterrey, o los 55.30 millones de euros de los Tigres de la U. de Nuevo León, que se constituyen en las plantillas mejor cotizadas de la Liga Mx.

“Si se comparan las nóminas con otros clubes, hay una gran diferencia. Es una situación de la que tampoco se habla mucho, pero en este torneo no tuvimos grandes cambios: el único movimiento que se hizo fue el intercambio de Alfredo ‘Pollo’ Saldívar por Alfredo Talavera, además de la llegada de Facundo Waller, y se mantuvo nuestro plantel. Jugamos con lo que teníamos”, detalla Ramírez, que como entrenador llevó a México a la conquista de su primer título mundial sub-17, en Perú 2005.

Uno de los mayores logros del futbol mexicano en una Copa del Mundo fue gracias al actual presidente de los Pumas. Para ello recurrió a la parte motivacional de los jugadores, convencido de que es la de mayor importancia para el futbolista.

Con Pumas tampoco ha sido la excepción. De ahí que haya incluido el trabajo de un coach mental. No es casual que en esa área el club lleve más de un año trabajando en sesiones individuales y colectivas con los jugadores. “Para mí es el área más importante, porque cuando tienes otro tipo de mentalidad las cosas se ven diferentes: hay mayor aprendizaje, mayor desarrollo y generas autoestima, seguridad y confianza.

“Todo esto no es sólo una charla motivacional para que los chavos le echen ganas. Es mucho más que eso. Es el cómo y el por qué lo haces. Cuando realmente te internas en el cómo y el por qué cambias mucho, empiezas a trabajar de otra forma. Es un panorama diferente, comienzas a valorar muchas cosas. Incluso, generas un mejor vestidor, porque comprendes a los demás y te adaptas a ciertas cosas. Eso se llama mentalidad, que a veces la confundimos con echarle muchas ganas, mucho corazón”.

Mentalidad, reitera, “es ser disciplinado, puntual, comprometido, responsable, retener información, tener una buena comunicación. Son tantas cosas que se llaman mentalidad y cuando vas sumando en cada uno de esos rubros, obviamente empiezas a crecer. Y aquí ahora lo más importante es que en esta fase de felicidad, de euforia, regreses los pies a la tierra. Ya conseguiste cosas importantes, pero esto no se ha terminado. Hoy en día tenemos que ser aún más humildes, valorar y analizar por qué estamos en este lugar, que nos enfrentaremos a un gran rival. Si lo vemos de esa manera, tendremos más posibilidades, porque a veces el éxito te puede confundir”.

Según Ramírez, el futbol en Pumas se desarrolla con base a la parte motivacional, pues considera que se logra un mejor futbol. “Esa ha sido la base del éxito. Obviamente hay un trabajo semanal en la parte del equipo que suma todo lo que ha hecho Andrés Lillini, pero sin la parte mental no hay nada. Eso es importante. Y ya lo experimenté…”.

La competencia interna

El proyecto Lillini propició una fuerte competencia interna en la lucha por la titularidad. “Nadie tiene su lugar asegurado, que eso es fundamental. Son múltiples factores que se van sumando hasta llegar al resultado final”, expone Jesús Ramírez.

En congruencia con las políticas del club, y en aras de consolidar el proyecto, el entrenador ha recurrido a jugadores de Pumas Tabasco, la filial del equipo en denominada Liga de Expansión, que frecuentemente aparecen en el bando de suplementes, lo que le permite disponer de una rotación para dosificar esfuerzos.

“Se generó la posibilidad de que los jóvenes fueran considerados por Lillini. Con base a lo anterior, Pumas Tabasco logró su calificación a la liguilla, como también ocurrió con el representativo la femenil, la sub-20 y la sub-17. Realmente ha sido un torneo muy exitoso en todas las categorías”.

Y es que, a decir de Ramírez, la filosofía de Pumas no va a cambiar, porque es la esencia del club. “Queremos retomar ese rumbo de darle continuidad a los jóvenes. Pero pase a lo que pase estoy muy satisfecho con el plantel. Estoy muy ilusionado como cualquier aficionado de Pumas”.

Este jueves 10 y el domingo 13, Pumas sale en busca de su octavo título en su historia, el primero desde el torneo Clausura 2011. De lograrlo, alcanzará a Cruz Azul, que ya suma 23 años que ganó la más reciente estrella, en el torneo Invierno 97.

Comentarios