Por segunda vez en el año, ajusta IMEF a la baja estimación del PIB

martes, 18 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Las previsiones sobre el crecimiento de la economía mexicana para este año siguen a la baja: El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) ajustó hoy por segunda vez su pronóstico de 3.3% a 3.1% (el mes pasado lo hizo de 3.9% a 3.3%). Lejos de despejarse el escenario económico, conforme avanza el año los nubarrones se hacen presentes. De hecho, el presidente del IMEF, Daniel Calleja, señaló que “enero y febrero fueron lentos en la economía, así empezó el año. Hay factores externos que hacen que esta recuperación sea lenta, y a su vez cae el ánimo de los empresarios y de los inversionistas”. El directivo precisó que existe aún la incertidumbre en el desempeño de la economía global, un retraso mayor en la recuperación de Estados Unidos, así como el cambio en la política monetaria de ese país. Pero las luces de alerta no quedan ahí. El IMEF consideró necesario que el gobierno trabaje para dar certidumbre a los empresarios mexicanos, así como ejercer el gasto de manera correcta, ya que el motor interno avanza a paso lento ante situaciones como la inseguridad. Con lo anterior, el organismo no sólo disminuyó el pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2014, también ajustó a la baja la proyección de empleos creados que pasó de 595 mil a 585 mil plazas; el tipo de cambio pasó de 13.10 pesos por dólar, por arriba de las 12.94 unidades del reporte anterior; mientras que la inflación alcanzaría una tasa de 3.9%, dentro del rango propuesto por el Banco de México (Banxico). Pese a lo anterior, Daniel Calleja confió en que hay factores positivos como las reformas estructurales, sobre todo la energética, pero no se verán los efectos este año, por lo que el estimado de crecimiento aún no incorpora el impacto de estos cambios. No obstante dijo que es necesario conocer las leyes secundarias de las reformas, como la energética y de telecomunicaciones para ver su alcance. Por lo pronto, lejos del escenario positivo que ofrece el gobierno de Enrique Peña Nieto, la economía mexicana arrancó el año en un mar de dudas y con un horizonte nebuloso.

Comentarios