Protestas contra EU se extienden a Yemen; hay cuatro muertos y más de 200 heridos

jueves, 13 de septiembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Las protestas contra el gobierno de Estados Unidos continuaron en Egipto y se extendieron a otras naciones del Medio Oriente, como Yemen, con un saldo de cuatro muertos y más de 200 heridos. El detonante de la rebelión social fue la difusión en Estados Unidos de la película La inocencia de los musulmanes de la cineasta estadunidense de origen israelí, Sam Bacile, en la que se critica al profeta Mahoma. La cinta fue considerada blasfema por los musulmanes y ha provocado ataques violentos mismos que iniciaron el Egipto y Libia el miércoles pasado y hoy se extendieron a Yemen. Centenares de manifestantes atacaron este jueves la sede diplomática de Estados Unidos en Yemen, donde quemaron la bandera estadunidense. La policía yemenita mató a balazos a cuatro personas e hirió a cinco más durante los choques con manifestantes que protestaban contra el film antimusulmán frente a la embajada de Estados Unidos en Saná, según los servicios de seguridad. Los manifestantes enardecidos destrozaron ventanas, entraron a los terrenos del recinto diplomático, aunque no lograron ingresar en el edificio principal donde se ubican las oficinas, sin embargo lograron arriar la bandera estadounidense del patio principal la quemaron y la sustituyeron con otra de color negro que tenía la consigna “Sólo hay un Dios Alá''. El presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, condenó el ataque y advirtió de la existencia de planes que quieren perjudicar los lazos de su país con EEUU, a cargo de "fuerzas sionistas que tienen objetivos a largo plazo, sobre todo, los que produjeron y difundieron el vídeo que insulta al profeta Mahoma". La embajada yemení en Washington condenó el ataque y se comprometió a garantizar la seguridad de los diplomáticos extranjeros, así como aumentar la vigilancia y medidas cautelares en torno a sus misiones en el país. En El Cairo, más de doscientas personas resultaron heridas en choques entre manifestantes y policías en las proximidades de la embajada de EEUU. Centenares de jóvenes lanzaron piedras y cócteles molotov contra los antidisturbios egipcios, desplegados en la plaza de Simón Bolívar, en el centro de la capital, según informó la agencia Efe. Los ataques de hoy sucedieron a los ocurridos el martes en la capital egipcia y en la ciudad libia de Bengasi donde una muchedumbre atacó el consulado estadounidense y mató al embajador Chris Stevens así como a otros tres norteamericanos. Sobre el particular, las autoridades libias que ahora dirigen el país tras el derrocamiento el año pasado del líder libio Muamar El Gadafi, apoyado por Estados Unidos, informaron este jueves de la creación de una comisión de investigación sobre el ataque en el que se presume, estaría implicado Al Qaeda. Abdelmonem Al Horr , Portavoz de la Alta comisión de seguridad del ministerio del Interior de Libia dijo a la agencia AFP que fue creada una "comisión independiente" para investigar el ataque y precisó que estará presidida por un juez y reunirá a "expertos" de los ministerios de Justicia e Interior. El ataque a la sede diplomática en Libia, en el que murió Stevens, ocurrió en el onceavo aniversario de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos por lo que el gobierno de ese país investiga la posibilidad de que los desmanes hayan sido una acción coordinada relacionados con la fecha. Según una fuente consultada por AFP, extremistas utilizaron a manifestantes que protestaban contra el filme “La inocencia de los musulmanes” como "pretexto" para atacar el consulado con armas de pequeño calibre, pero también con lanza-cohetes. Al Horr, afirmó, sin precisar, que sí hay detenciones de los presuntos responsables del ataque pero dijo que es una investigación “muy complicada” debido a que la multitud que se concentró en el perímetro del consulado “no era homogénea”. “Había extremistas, simples ciudadanos, mujeres, niños, criminales", señaló. Eu exige frenar violencia La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, afirmó este jueves que su país no tiene "absolutamente nada que ver" con el video que ha motivado las protestas en países árabes y pidió a los "líderes responsables" frenar la violencia contra las embajadas estadounidenses. Durante la primera sesión de diálogo estratégico con Marruecos en Washington, la funcionaria aseguró que en Estados Unidos no se detiene a personas por expresar sus puntos de vista. "Cualquier líder responsable debería levantarse ahora y condenar la violencia", dijo Clinton al referirse al tercer día de protestas violentas en sus embajadas en Egipto, Yemen y Libia. En tanto, la Casa Blanca indicó que el presidente Barack Obama llamó a los dirigentes de Egipto y Libia para conversar sobre su cooperación en el terreno de la seguridad después del ataque. A través de un comunicado, la Casa Blanca refirió que el mandatario estadunidense se entrevistó con el presidente del Congreso Nacional general libio, Mohamed al Megaryef a quien “le hizo saber claramente” que deben trabajar de manera concertada y “hacer todo lo necesario para identificar a los autores del ataque y entregarlos a la justicia". Además, en una entrevista difundida el miércoles por la noche, afirmó que Egipto "no es un aliado" de su país, pero tampoco "un enemigo", y advirtió que habrá problemas si el gobierno de Mohamed Mursi no se compromete con garantizar la seguridad del personal diplomático en El Cairo. En tanto, la Marina estadunidense envió dos buques de guerra -- el USS Laboon y el USS McFaul-- hacia las costas libias “simplemente por medida preventiva” que se sumarán al equipo de 50 infantes de marina especializados en lucha antiterrorista. Los buques, que llevan misiles Tomahawk, no tienen una misión específica, pero darán flexibilidad a los comandantes para responder a cualquier misión que ordene el presidente. Ambos llevan una tripulación total de 300 elementos. Además, utilizarán aviones no tripulados, conocidos como drones, en Libia para buscar campamentos de extremistas y otros objetivos que pudieran estar vinculados con el ataque al consulado en Bengasi. En medio de los nuevos brotes de violencia en el Medio Oriente, el miércoles pasado la Asamblea Nacional de Libia eligió al vice primer ministro del gobierno saliente, Mustafá Abú Chagur, como jefe del nuevo gobierno de transición, cuya tarea principal será justamente organizar un ejército y una policía profesionales para enfrentar la escalada de violencia.

Comentarios