El presidente de EU promueve reforma fiscal que beneficia a empresarios y adinerados

miércoles, 13 de diciembre de 2017
WASHINGTON (apro).- En el preámbulo de una amplia reforma fiscal, el presidente estadunidense Donald Trump promovió la acción como la fórmula para fortalecer la riqueza de su país y reducir el pago tributario, aunque la legislación se enfoca a beneficiar a las grandes empresas y a los acaudalados. “Como candidato prometí que se aprobaría un recorte de impuestos masivo que beneficiaría a los trabajadores, que son la espina dorsal y el palpitar de nuestro país”, justificó Trump en una ceremonia en la Casa Blanca. “Estamos a días de cumplir la promesa y definir una auténtica victoria para las familias estadunidenses. Queremos darle al pueblo estadunidense un gigantesco recorte de impuestos en Navidad”, anotó Trump. Horas antes del mensaje de Trump, en el Capitolio los republicanos de las cámaras de Senadores y de Representantes definieron un proyecto de ley consensuado que será sometido a votación en unos días. En referencia a la legislación, Trump subrayó que si la aprueban antes de la Navidad y se la envían para que la promulgue como ley, los recortes de impuestos establecidos en el proyecto entrarían en vigor a partir del próximo mes de febrero. La medida, que no cuenta con el respaldo de los demócratas del Congreso federal, reducirá entre 35 y 21% los pagos tributarios a las grandes empresas y corporaciones. Para los estadunidenses con ingresos anuales de 500 mil dólares, los pagos fiscales que actualmente son de 39.6% se reducirán a 37%, pero les permitirá deducir 100 mil dólares de sus ingresos en pagos de impuestos estatales y locales. Especialistas en materia fiscal sostienen que el proyecto de ley, que sería aprobado por los republicanos en el Capitolio, costaría a la economía estadunidense 1.5 billones de dólares, lo cual en el mediano plazo incrementaría la deuda del país y provocaría inflación y pérdida de empleos. Los expertos insisten en que la clase media y los más pobres en Estados Unidos tendrían un beneficio tributario temporal que a la larga les implicaría serios problemas económicos por los efectos que tendría macroeconómicamente y en beneficio de los ricos y las empresas. “Es un fraude para la clase media y sólo beneficia a los ricos. La ciudadanía lo sabe y no permitirá que la engañen”, alertó Nancy Pelosi, la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, quien adelantó que de su bancada nadie respaldará la legislación. En la Casa Blanca Trump buscó justificar sus aseveraciones y llevó a cuatro familias de estadunidenses, catalogadas como de clase media y clase media baja, para alabar el proyecto que promulgaría en ley. “Nuestro actual sistema tributario es complejo, costoso y profundamente injusto, exporta nuestros empleos, cierra fábricas y deja a millones de padres de familia preocupados porque sus hijos tendrán menos oportunidades económicas que ellos”, remató Trump.

Comentarios