Vacunas

El mundo, "al borde de un catastrófico fracaso moral" por la dispar distribución de vacunas: OMS

Los 39 millones de vacunados por ahora, en 49 países, representan apenas un 0.5% de la población mundial, pero solo 25 personas de un país pobre, Guinea, han sido vacunadas, señaló el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.
lunes, 18 de enero de 2021

GINEBRA (apro).- El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Tedros Adhanom Ghebreyesus, deploró que países ricos estén acaparando las vacunas contra Covid-19 con contratos bilaterales y estén desestimando los compromisos acordados con mecanismo COVAX creado por el organismo para garantizar el acceso equitativo de la vacuna en país de ingresos medios y pobres.

Al inaugurar los trabajos del Comité Ejecutivo de la OMS que tienen lugar de manera virtual esta semana en Ginebra, Suiza, Tedros deploró que países ricos y farmacéuticas dan prioridad a acuerdos bilaterales, lo que está provocando un aumento en el precio, un retraso en la entrega de las vacunas y creando desigualdades con los países más pobres.

"Incluso cuando hablan del acceso equitativo, algunos países y empresas siguen dando prioridad a los acuerdos bilaterales y le dan la vuelta a la plataforma COVAX haciendo subir los precios e intentando saltar al frente de la fila”, afirmó.

“La situación se ve agravada por el hecho de que la mayoría de los fabricantes han priorizado la aprobación regulatoria en los países ricos donde las ganancias son más altas", remarcó.

Según Tedros la promesa que se hizo en el seno de la OMS sobre el acceso equitativo a la vacuna está en riesgo de fracasar.

Con esta actitud el mundo se encuentra "al borde de un catastrófico fracaso moral", dijo Tedros quien advirtió que "el precio de este fracaso se pagará con vidas y medios de subsistencia en los países más pobres del mundo".

"Ya se han administrado más de 39 millones de dosis de vacuna en al menos 49 países de ingresos más altos. Solo se han administrado veinticinco dosis en un país de ingresos perdidos, no 25 millones, ni 25 mil, solo 25", deploró.

Tedros admitió que todos los gobiernos deben dar prioridad a la vacunación a sus propios trabajadores de salud y las personas mayores primero, pero cree que “no es justo” que jóvenes adultos y sanos de países ricos sean vacunados antes que sanitarios y personas mayores de países más pobres.

Países como Reino Unido, por ejemplo, compraron 65 millones de vacunas para inmunizar a toda la población, lo mismo que otros países de la Unión Europea.

El plan original del mecanismo COVAX de la OMS consiste en asegurar 2 mil millones de dosis de cinco compañías, con opciones de aumentar otros mil millones de dosis, y el objetivo es comenzar las entregas en febrero para vacunar a personal de salud y ancianos en todos los países.

"COVAX está listo para entregar aquello para lo que fue creado", afirmó Tedros, quien confirmó que "habrá suficientes vacunas para todos".

Advirtió que si no se logra solidaridad en esta materia podrían retrasar las entregas de COVAX y "crear exactamente el escenario que COVAX fue diseñado para evitar, con acaparamiento, un mercado caótico, una respuesta descoordinada y una disrupción social y económica continua".

"Este enfoque de 'yo primero' no solo deja en riesgo a las personas más pobres y vulnerables del mundo, sino que también es contraproducente. En última instancia, estas acciones sólo prolongarán la pandemia, las restricciones necesarias para contenerla y el sufrimiento humano y económico", recalcó Tedros.

Tedros hizo un llamado urgente a todos los países para que trabajen juntos en solidaridad para garantizar que dentro de los primeros 100 días de este año, la vacunación de trabajadores de la salud y personas mayores esté en curso en todos los países del mundo.

En este sentido instó a los países con contratos bilaterales y control del suministro que sean transparentes en estos contratos con COVAX, incluidos los volúmenes, los precios y las fechas de entrega.

Transparencia y seguridad probada en vacunas

Asimismo, a las compañías farmacéuticas se les ha pedido que proporcionen a la OMS datos completos para revisión regulatoria en tiempo real, para acelerar las aprobaciones. Vacunas como la SputnikV de Rusia todavía no ofrecen toda la información requerida por la OMS para que el organismo pueda avalar su uso.

Tedros demandó a todos los países que introducen vacunas que utilicen “únicamente” vacunas que cumplan con rigurosos estándares internacionales de seguridad, eficacia y calidad, y que aceleren la preparación para el despliegue.

A las palabras de Tedros se suma el caos causado en algunos países de Europa por el anuncio de Pfizer hecho el viernes pasado con respecto al retraso de los pedidos a varios países.

Pfizer avisó que se retrasarán los pedidos esta semana por cambios en el proceso de producción que permitirán aumentar el ritmo en las semanas subsiguientes.

"Pfizer está trabajando duro para entregar más dosis de las inicialmente previstas este año con un nuevo objetivo declarado de 2 mil millones de dosis en 2021", indicó el grupo en un comunicado.

"Podrá haber fluctuaciones en los pedidos y programas de envío en nuestras instalaciones de Puurs (Bélgica) en el futuro inmediato para permitir rápidamente un aumento de los volúmenes de producción", dijo Pfizer.

A pesar de los retrasos, esta semana Pfizer se comprometió a reanudar las entregas a los países europeos según el calendario acordado.

“Regresaremos a nuestro calendario original de entrega la semana del 25 de enero”, prometió el gigante farmacéutico.

En este sentido la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen dijo que llamó al director general de Pfizer: “Me ha asegurado que todas las dosis garantizadas para el primer trimestre serán entregadas".

Un comunicado del Gobierno de Noruega sobre el retraso en la entrega del fármaco había señalado por su parte que "no está claro por ahora cuánto tiempo va a tomar exactamente que Pfizer retome su capacidad máxima de producción, que pasará de mil 300 a 2 mil millones de dosis" anuales.

Dinamarca, Estonia, Finlandia, Lituana, Letonia y Suecia protestaron mediante una carta conjunta, en la que señalaron que la situación era "inaceptable" y que "disminuía la credibilidad del proceso de vacunación".

Hace una semana, la Comisión Europea, el Ejecutivo de la UE, aprobó la compra de 300 millones de dosis más de la vacuna de Pfizer-BioNTech, lo que le garantizará al bloque casi la mitad de lo que la farmacéutica tiene previsto comercializar en 2021.

 

 

Comentarios