Cambio Climático

El borrador de un acuerdo de la COP26 propone actualizar planes climáticos de 2030 en 2023

Además se mantiene el objetivo de mantener en 1.5ºC el incremento de temperatura global del planeta de aquí a final de siglo y urge por primera vez a los países a acelerar la eliminación de las subvenciones al carbón.
miércoles, 10 de noviembre de 2021

MADRID. (EUROPA PRESS)La presidencia británica de la XXVI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático (COP26) de la ONU que se celebra hasta el viernes en Glasgow (Reino Unido) ha presentado este miércoles un borrador del acuerdo final que reconoce que los países deberán aumentar sus compromisos climáticos para 2030 antes de la próxima COP28, que se celebra en 2023, y alinearlos con sus estrategias de descarbonización a largo plazo, como tarde en 2022.

De acuerdo con el borrador del texto, se mantiene el objetivo de mantener en 1.5ºC el incremento de temperatura global del planeta de aquí a final de siglo y urge por primera vez a los países a acelerar la eliminación de las subvenciones al carbón y a los combustibles fósiles.

Sin embargo, el texto no incluye una fecha concreta para aumentar la financiación de la adaptación, un aspecto que podría ser incluido en próximos borradores, a tenor de las consultas ministeriales que realice la Presidencia de la COP.

Sin embargo, las ONG no están satisfechas. Para Amigos de la Tierra el "principal" problema de la debilidad del borrador es que se basa en la "buena voluntad" y se olvida de la justicia climática. La responsable de Justicia Climática de la ONG, Cristina Alonso, lamenta que todo el texto "invita", "da la bienvenida", "anima" pero "muy pocas veces se hace referencia a la urgencia real que la ciencia\" apunta ni a la responsabilidad histórica diferenciada de los distintos países.

A su juicio, si el acuerdo continúa por esta línea "se estará alejando del concepto de equidad y de derechos humanos" por ello, reclama que el acuerdo de Glasgow no puede basarse en la buena voluntad de los países, en especial de los más contaminantes, sino que debe basarse en la responsabilidad histórica del norte Global y en los impactos que ya están sufriendo los países del sur. "El principio de equidad en los compromisos, responsabilidades y financiación, y la Justicia Climática deben estar en el corazón del acuerdo", insiste.

En la misma línea, Greenpeace reclama un texto "mucho más sólido" en materia de financiación y adaptación con "cifras reales" y un plan de ejecución y critica que mientras el borrador pide una eliminación acelerada de las subvenciones fósiles y del carbón, Arabia Saudí y Australia "trabajan para sabotear esta parte antes del final de la conferencia".

Así, exige a los ministros que en los próximos tres días Glasgow no den "una patada hacia adelante al clima una vez más". La directora ejecutiva de Greenpeace International, Jennifer Morgan, advierte de que este texto \"no es un plan para resolver la crisis climática\" sino un acuerdo para cruzar los dedos y que salga lo mejor posible.

\"Es una petición para que los países, quizás, puedan hacer más el próximo año. Pero esto no es suficiente y los negociadores no deberían ni pensar en salir de esta ciudad hasta que hayan llegado a un acuerdo a la altura del momento. Porque, con toda seguridad, este no lo está\", ha apostillado.

Morgan, que participa en el desarrollo de la Cumbre, no está extrañada de que los niños "estén furiosos" con este texto si este es "lo mejor que se les ocurre" a los gobernantes y urge a impulsar un texto "mucho más sólido" en aspectos como la financiación y adaptación que incluya cifras "reales de cientos de miles de millones, con un plan de ejecución para que los países ricos apoyen a las naciones menos desarrolladas".

En la misma línea, el portavoz de 350.org Cansim Leylim subraya que el borrador de decisión tiene varios puntos importantes que son merecedores de celebración, como por ejemplo la decisión de publicar de forma anual informes de síntesis que pueden poner freno a la desinformación de los Gobiernos respecto a sus propuestas para mantener el objetivo de 1.5ºC.

"Esto es esencial ya que estamos todavía en la senda de elevar la temperatura global cerca de 3ºC con los efectos devastadores que esto conlleva para las distintas comunidades y para todo el mundo, especialmente en los países del Sur", ha manifestado.

Así, celebra asimismo que este borrador "por primera vez en 25 años" de negociaciones climáticas llame a poner fin a los subsidios de los combustibles fósiles y al uso del carbón.

Nada nuevo: Meras declaraciones

Desde Ecologistas en Acción califican el borrador presentado de una suma de "meras declaraciones institucionales sin ninguna capacidad de obligar a los países a llevarlas a cabo".

El responsable de Energía y Clima de la organización, Javier Andaluz, apunta que la mención específica a la desaparición necesaria del carbón y los subsidios fósiles es \"demasiado genérica como para ser efectiva y que, de cara a los textos finales, debe mantenerse, fortalecerse y ampliarse a la desaparición de todos los combustibles fósiles en las próximas décadas\".

Por otro lado, critica la "vía de entrada para soluciones falsas" como el almacenamiento o la captura de carbono que supone el término de "cero neto" o "neutralidad climática".

En definitiva, lamenta que después de más de diez días de negociación, el borrador del texto que presenta la Presidencia británica "no dice nada nuevo que no se supiera" antes del inicio de la COP26.

"Ya sabíamos que los compromisos y la financiación eran insuficientes. Lo que se esperaba de los países es que solucionaran eso en esta cumbre y, a la luz de los textos presentados, no lo están haciendo"", ha apostillado.

Finalmente, la delegada de Ecologistas en Acción en Glasgow Irene Rubiera advierte de que si este borrador de acuerdo se convierte en el resultado final de la cumbre "la comunidad internacional habrá perdido otra vez la oportunidad de tomar medidas que cumplan con las indicaciones científicas, en un momento clave de la lucha contra la emergencia climática".

Por eso, instan a la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que se encuentra en la COP26, que facilite las negociaciones de adaptación para garantizar un programa de acción "claro" que provea en el corto plazo una ruta de trabajo y una financiación clara y suficiente en materia de adaptación.

Por último, urge a la comunidad internacional que reformule la declaración final para fortalecer un lenguaje "mas vinculante" y una hoja de ruta con acciones reales y no meros discursos.

Comentarios