España

Una pareja con más de 65 años casados ahora debe verse a través de un cristal por el covid-19

Xavier tiene 90 años y Carmen 92. Ella padece Alzheimer y está confinada en un asilo que cerró sus puertas para proteger a sus residentes del coronavirus. Él la visita tres o cuatro veces a la semana, en una historia que ha conmovido a España.
miércoles, 21 de abril de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Llevan 65 años de matrimonio y nada los ha podido separar, ni siquiera la pandemia de covid-19.

Xavier y Carmen se demuestran su cariño en Barcelona, España, a través de una ventana que da a la calle del asilo de ancianos donde ella está confinada, el cual cerró para proteger a sus residentes del coronavirus.

Él tiene 90 años y ella 92, pero padece Alzheimer. Por eso, entre tres o cuatro veces a la semana Xavier la visita al pie de su ventana, que da a la calle. Ellos, a su modo, se comunican de la forma que pueden, siempre mirándose a los ojos a través del cristal que los separa.

La historia es conocida por un reportaje que difundió la agencia Associated Press (AP).

“No nos hemos separado nunca. Ahora llevamos separados prácticamente un año”, dice el anciano.

La casa de ancianos cerró las visitas desde hace más de un año por la crisis sanitaria derivada del coronavirus y con la finalidad de proteger a sus residentes.

“En marzo pasado, una directora de la casa me dijo que cuando me marchara ya no iba a volver a entrar porque habían establecido unos protocolos muy severos y no podía entrar nadie”, contó Xavier Antó a AP.

Al principio los trabajadores les hacían videollamadas dos o tres veces por semana para que pudieron verse. Después colocaron un locutorio con una mampara en medio.

Sin embargo, el anciano aclaró: “Yo prefiero estar aquí en la ventana porque con la mampara te daban un día y hora determinados, veinte o treinta minutos al día como máximo, pero tenías que estar al pendiente. En la mampara no podía darle la mano, tampoco le puedo dar un beso y pues aquí en la ventana vengo cuando yo puedo”.

Los empleados del hogar de ancianos les prestan una silla y acercan a Carmen Panzano del otro lado de la ventana y a Xavier le enseñan en su teléfono las fotos de los nietos y la familia para que se distraiga un poco.

Xavier conoció a Carmen en 1953 y dos años después se casaron. La única vez que estuvieron alejados fue por un periodo de tiempo que debió trabajar en otro sitio, pero el amor y el contacto continuó.

Ambos ya fueron vacunados contra la covid-19, pero los hogares de ancianos de España siguen bajo estrictos controles después de que en varios de ellos fallecieron miles de ancianos durante los primeros meses de la pandemia.

 

Comentarios