Afganistán

Fundador de refugio para animales se niega a abandonar Afganistán sin los perros y gatos que rescató

El exmilitar británico Pen Farthing lleva 15 años salvando a perros y gatos callejeros en Afganistán y ahora busca recaudar 200 mil dólares para poder llevarlos al Reino Unido junto con los integrantes de su equipo y sus familias. También reclama el apoyo de su gobierno.
viernes, 20 de agosto de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – El fundador de la ONG Nowzad Dog, el exmilitar británico Pen Farthing, se niega a abandonar su refugio en Afganistán, donde alberga y alimenta a más de 140 perros y 40 gatos rescatados por afganos y soldados, pese al arribo al poder de los talibanes, informó BBC Mundo.

De acuerdo con CNN, en su página de donaciones busca recaudar 200 mil dólares que necesita para cubrir los costos que representarían sacarlos del país y llevarlos a Gran Bretaña junto con las personas que lo apoyan.

We are trying to keep our Nowzad family of supporters updated as much as we can with the current and ever evolving...

Posted by Nowzad on Wednesday, August 18, 2021

Farthing lleva 15 años rescatando perros y gatos callejeros en Afganistán. Llegó allá en noviembre de 2006 con un grupo de hombres de la Compañía Kilo de 42 Commando Royal Marines a la provincia de Helmand, en Kabul, devastada por la guerra de “Now Zad”. Por eso se llama así su organización.

Rescató a un perro de una pelea y originalmente se lo llevaría al Reino Unido, pero prefirió quedarse en Afganistán y fundar la primera ONG de rescate animal. Ha dado trabajo a mujeres veterinarias, entre las primeras que pudieron obtener ese título en ese país asiático, indicó BBC Mundo.

Pen Farthing ha prometido que no se irá de Kabul hasta que 71 personas afganas –25 integrantes de su personal y sus familias– y los más de 200 animales puedan ser trasladados a Gran Bretaña.

Dice que pagó de su bolsillo un avión de carga para sacar a las 71 personas y los animales de la ciudad, pero está pidiendo ayuda al Reino Unido para el traslado a su país. Las autoridades inglesas se han comprometido a analizar su caso, afirmó.

Su esposa Kaisa Markhus, de origen noruego, fue desalojada en un avión de evacuación que la trasladó a su país natal y que estaba casi vacío, a pesar de que miles ansían salir.

El exmarine ha suplicado al gobierno británico que apoye al personal afgano de su ONG, debido a que el actual esquema de rescate privilegia a quienes hayan trabajado como intérpretes o al servicio de oficinas del Reino Unido en ese país.

"La principal prioridad del gobierno es hacer todo lo posible para cumplir con nuestras obligaciones con los ciudadanos británicos y con aquellos que nos han ayudado, y sacarlos lo más rápido posible", ha dicho el ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido, mientras una campaña en redes sociales aboga por la ONG de Farthing.

El vicealmirante Sir Ben Key, que está a cargo del programa de evacuación del Reino Unido en Afganistán, dijo que el Reino Unido esperaba ayudar a unos siete mil ciudadanos británicos y personal afgano elegible a irse, pero esa cifra dependía de la situación de seguridad.

Los afganos considerados elegibles para reasentarse en el Reino Unido incluyen trabajadores del gobierno británico, intérpretes, asesores culturales y personal de la embajada. Otros elegibles son aquellos considerados de alto e inminente riesgo, destacó BBC

"NO nos mudamos. Sin permiso de @BorisJohnson y ¿cómo superaríamos esto con las familias y los animales?", publicó en Twitter.
 

 

Comentarios