Análisis político: Lo político y lo jurídico

miércoles, 18 de septiembre de 2002
México, D F (apro)- Si resultan ciertas las últimas filtraciones de la Procuraduría General de la República (PGR), en breve se cerrará el triángulo de la corrupción en el llamado Pemexgate, con las órdenes de presentación o de aprehensión de los encargados de las finanzas del PRI en la campaña electoral de Francisco Labastida Ochoa En efecto, uno de los lados de ese triángulo corresponde a los funcionarios de Petróleos Mexicanos que ejercieron sus funciones durante el año 2000, y fueron los que autorizaron la entrega, mediante diversos convenios, de cantidades multimillonarias al sindicato de la empresa paraestatal, contra quienes ya se ejerció acción penal Otro de los lados son precisamente los dirigentes del sindicato petrolero, que recibieron el dinero de Pemex, y presuntamente después entregaron una parte del mismo al PRI, para emplearlo en la campaña de Labastida Ochoa Los funcionarios priistas que recibieron esos recursos cerrarían el triángulo Y aunque el gobierno de Vicente Fox se ha cansado de repetir que se trata de un asunto estrictamente judicial, no puede negar que tiene muchos ingredientes políticos, pues se trata nada menos que de castigar a los dirigentes del sindicato priista más importante del país, y a exfuncionarios del mismo partido, y se hace a unos cuantos meses de que se inicien las campañas políticas para la integración de la nueva Cámara de Diputados con las elecciones de julio del 2003 Sin duda el gobierno ya comprendió que resultará muy difícil, casi imposible, que la actual Legislatura apruebe las iniciativas foxistas para reformar la Constitución y permitir una mayor participación privada en la generación de energía eléctrica y en actividades relacionadas con el petróleo y el gas Por ello quizá ahora apuesta a desprestigiar todavía más al PRI, con el objetivo de obtener una mayoría panista en la Cámara de Diputados en el 2003 Pero el Pemexgate se complica más porque la petición de desafuero de los dirigentes del sindicato petrolero se presentó unos cuantos días antes que concluya la prórroga del emplazamiento a huelga en Pemex, y sin que las pláticas entre la empresa y los trabajadores hubieran avanzado, sin que por el momento se vea una solución al conflicto En el estira y afloja, el presidente Fox insiste en hacer llamados para que en el conflicto laboral no se mezclen los asuntos políticos o jurídicos, mientras que el sindicato se mantiene firme en sus peticiones de aumento salarial Y para enturbiar más el ambiente, la PGR cita a declarar como indiciados a los dirigentes petroleros, sin esperar a que sean desaforados

Comentarios