Piden aclarar escándalo de joyas en Veracruz

viernes, 28 de noviembre de 2003
Veracruz, Ver , 27 de noviembre (apro)- Debido a que no han aclarado el origen de los recursos con los se adquirieron 26 prendedores de oro, con diamantes incrustados, dirigentes municipales de PRI y PRD se sumaron al reclamo de los ediles del ayuntamiento porteño que, en sesión de cabildo, exigieron al alcalde panista José Ramón Gutiérrez de Velasco --y a su esposa Claudia Beltrami-- exhibir las facturas de tal compra Y es que, hace un par de semanas, Beltrami, en calidad de presidenta del DIF municipal de Veracruz, organizó una cena de gala en honor de las esposas de 26 exalcaldes de esa ciudad porteña, “en reconocimiento por su destacada labor”, y a quienes les entregó los lujosos dijes de oro de 18 quilates con un diamante incrustado, además de una moneda de plata encapsulada en acrílico y un diploma Los costosos obsequios provocaron suspicacias entre ediles, y exigieron al alcalde aclarar el origen de los recursos utilizados, sin embargo, la versión dada a conocer por la presidenta del DIF --en el sentido que “ese dinero salió de su chequera personal”-- no los dejó satisfechos, por lo que solicitaron la exhibición de las facturas, petición que no se cumplió Después que el escándalo de las joyas ha permanecido en los medios, los dirigentes de PRI y PRD, Marlon Ramírez y Emilio Álvarez, por separado advirtieron que solicitarán la intervención del Congreso local, a fin de que se obligue el alcalde a presentar las facturas Si fueron adquiridas con dinero municipal, subrayó el dirigente perredista, “habrá delito que perseguir” No es posible, dijo, “aceptar que las autoridades realicen este tipo de erogaciones cuando las colonias de la ciudad registran rezagos espantosos” La entrega de las joyas que, de acuerdo con algunos de los asistentes a esa reunión privada, tendrían un valor de 5 o 10 mil pesos, desató la protesta de los ediles, los que acusaron a Gutiérrez de Velasco de incurrir en frivolidades y despilfarros, a fin de quedar bien con quienes lo antecedieron en la administración del ayuntamiento porteño En respuesta, la esposa del alcalde y también accionista de una de las principales empresas constructoras de la entidad, Claudia Beltrami, días después del escándalo aseguró que los 26 prendedores los había comprado con su “chequera personal”, y aseguró que su costo fue de 500 pesos cada uno, por lo que en total “gasté 13 mil pesos; es un regalo que me permití hacer” Deben mostrar las facturas, de lo contrario, insistió Marlon Ramírez, “se mantendrá la sospecha de que hubo uso indebido de recursos públicos”, situación en la que el PRI pedirá la intervención del Congreso local y del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis), “a fin de que se practique una auditoría”

Comentarios