El PRI y sus problemas

sábado, 6 de diciembre de 2003
México, D F, 5 de diciembre- Confieso mis parcialismos en el caso del conflicto entre Elba Esther Gordillo y Roberto Madrazo: los dos son amigos míos Roberto, hace mil años, fue mi pasante en el Despacho que formamos su hermano Carlos y yo Aunque escasas nuestras relaciones posteriores han sido muy cordiales Con Elba Esther la relación es mucho más reciente aunque lamentablemente, en los últimos tiempos, menos frecuente Me ayudó, por cierto, a la organización de un Encuentro Iberoamericano de Derecho del Trabajo que tuvo un enorme éxito Ha sido el único en el que las conferencias principales fueron precedidas de encuentros menores en otros Estados, especialmente Guanajuato, donde el gobernador, un tal Vicente Fox, colaboró de manera importante Siempre he admirado en ella su extraordinaria inteligencia y capacidad de convocatoria Por esa razón me había abstenido de opinar públicamente sobre este conflicto al que le pasa como a los icebergs: la parte más importante no asoma, no está visible Y yo diría que es un conflicto con juego a distancia electoral Inmerso en un espantoso problema de tránsito, cuando venía de la Facultad de Derecho echando pestes, para desaburrirme encendí el radio lo que no suelo hacer Prefiero oir a Bethoven, a Plácido Domingo cantando canciones de Agustín Lara o La verbena de la Paloma, todo bajo mi control Pero cambié de opinión Oí en Radio Red una voz conocida que explicaba los mecanismos internos del Grupo Parlamentario del PRI en materia de coordinación Adiviné, por la voz y la precisión del informe, que era mi amigo Miguel Angel Granados Chapa (Eso de que adiviné es un poco de adorno El comentarista aclaró que Miguel Angel era el autor) Y Miguel Angel dijo algo que convierte el problema del PRI, en este caso, en un tema difícil o muy difícil de resolver: la coordinación sólo se extingue por muerte o por renuncia Lo primero, afortunadamente, no se ha producido Y lo segundo tampoco Claro está, advirtió Miguel Angel, que el personal jurídico del Grupo Parlamentario estaba buscando la solución aclarando, de paso, que la parte política de la remoción estaba resuelta, pero no la jurídica Lo cierto es que ambas son igualmente importantes y absolutamente dependientes Cabe hacer algunos comentarios El primero: es evidente que Elba Esther se inclina por las propuestas de Vicente Fox lo que contradice el criterio de la mayoría priísta Y yo me pregunto si la situación actual del país no podrá encontrar un buen remedio a los problemas de inversión en electricidad sin poner en juego el mandato del art 27 constitucional que atribuye a la Nación el derecho exclusivo de “transformar, distribuir y abastecer energía eléctrica que tenga por objeto la prestación de servicio público” adicionado con la declaración de que “En esta materia no se otorgarán concesiones a los particulares y la Nación aprovechará los bienes y recursos naturales que se requieran para dichos fines” Y, a su vez, en el art 28 constitucional, se otorga al Estado la función exclusiva de la generación de energía nuclear y electricidad Por otra parte, no se puede poner en duda que las grandes obras hidroeléctricas y desde luego el montaje de la Planta nuclear de Laguna Verde se han hecho con financiamiento y equipamiento extranjero En Laguna Verde la responsabilidad de la construcción la tuvo una empresa española Y la vieja Compañía de Luz, cuando la Planta de Necaxa nos alimentaba, era propiedad de socios ingleses Estoy seguro de que se podría encontrar una solución que respetando las reglas constitucionales permita le expansión de la industria eléctrica, que siempre ha dependido de la inversión extranjera Pero el problema es una cuestión de poder La fórmula propuesta, por venir del Gobierno se considera, por lo mismo, inadmisible Lo que se discute entonces no es la bondad o inadecuación del proyecto sino la calidad de sus autores El PRI quiere rescatar el poder, pero pierde en la aventura la ecuanimidad y la inteligencia Y teniendo todo a su favor en el orden político (por las desventuras de los contrarios más que por sus propias cualidades), lo echa todo a perder porque lo único que le vale es eliminar y no construir En lo fiscal el tema también tiene lo suyo Hace unos días, unos ministros rusos que nos visitaron, nos dijeron que en su país, el de Putin, la rebaja de los impuestos ha mejorado notablemente los ingresos del Estado Es un tema viejo que yo recuerdo haber leído en algún antiguo manual de historia, no sé si en mis tiempos de estudiante en Francia (1938-40) en los famosos textos de Mallet e Isaac Pero hay otra posibilidad: intensificar la persecución del fraude fiscal, enormemente frecuente entre nuestros empresarios Quizá la combinación de ambas soluciones permita no sacrificar a los más pobres: nuestra inmensa mayoría, con IVAS incómodos Me parece que Elba Esther, no por servir al Gobierno sino por propia convicción, admite importantes reformas en los temas eléctrico y fiscal Podría tener razón La reacción en su contra me parece infantil Por otra parte, el PRI tiene una negra historia como para tratar de convertirse en Blanca Nieves Pero por lo que dice Miguel Angel Granados Chapa, las reglas internas del PRI no le permiten hacer lo que pretende y en ese sentido, la afirmación de Elba Esther de que sigue siendo la coordinadora, está bien fundada El PRI corre el inmenso riesgo de poner de nuevo de manifiesto que entre sus debilidades no se encuentra el respeto a la ley Ni siquiera la interna

Comentarios