Por primera vez, Bush y Blair se dirigen al pueblo de Irak

jueves, 10 de abril de 2003
*La destrucción de las telecomunicaciones que hicieron los aliados, impide que iraquíes escuchen el mensaje A un día de que las tropas de coalición entraron a Bagdad y de que según las autoridades estadunidenses, el régimen de Saddam Hussein en Irak “se derrumbó”, el presidente de Estados Unidos, George Bush y el primer ministro británico, Tony Blair, mandaron su primer mensaje al pueblo iraquí Sin embargo, a los iraquíes el mensaje les pasó de noche porque no cuentan con electricidad desde hace varios días, además de que los centros de telecomunicaciones de la ciudad fueron destruidos durante los incesantes bombardeos a Bagdad, capital de Irak, para evitar que el presidente Saddam Hussein enviara arengas a sus gobernados En su alocución Bush y Blair, que unieron sus fuerzas para echar a andar la maquinaria de guerra en Irak desde el 20 de marzo, prometieron a los iraquíes que disfrutarán “la nueva era que llega a Irak, su país” Pensando que los iraquíes seguían su mensaje, Bush les recordó que después de esta invasión no tendrán que obedecer más la voluntad de un “dictador cruel, sino por el contrario, serán libres (para) construir una vida mejor “En vez de construir más palacios para Saddam y sus hijos, serán libres sin problemas económicos y participarán en las decisiones de Irak”, prosiguió el jefe de la Casa Blanca, tras prometer que las etnias de Irak perseguidas por el régimen, como los kurdos, “serán libres de la terrible persecución que han sufrido” En su oportunidad, Blair comentó que Hussein y su régimen malgastaron la prosperidad del país al vivir lujosamente mientras el pueblo estaba en la pobreza Aseguró que el mandatario iraquí –cuyo paradero es un misterio— “se convirtió en uno de los más ricos del mundo con el dinero robado del pueblo” En ese sentido, prometió que el dinero proveniente del petróleo será para los iraquíes Reportes periodísticos revelaron que este mensaje fue grabado desde el avión en el que viajaban ambos mandatarios a la Cumbre de Belfast (de lunes y martes), antes de la toma de Bagdad Pero, la falta de energía eléctrica en la capital y otras ciudades del territorio iraquí y la destrucción de las instalaciones de las tres televisoras locales impidió que aquellos a quienes iba dirigido el mensaje propagandístico no pudieran escucharlo, según un despacho de la agencia AFP fechado en Bagdad 10/04/03

Comentarios