El costo de no votar

domingo, 8 de junio de 2003
Más allá de incrementar el costo promedio por voto -derivado de las multimillonarias prerrogativas de los 11 partidos políticos- y de sus debatibles consecuencias sociales, el abstencionismo tiene un precio muy concreto: Imprimir cada boleta electoral cuesta al contribuyente 26 5 centavos, según datos del Instituto Federal Electoral Es decir, por cada mil electores inscritos en el Listado Nominal que dejen de asistir a las urnas, se irán por lo pronto a la basura 265 pesos del erario Este costo aumenta, por supuesto, con el de las boletas no utilizadas de las elecciones locales concurrentes y el costo, más difícil de calcular, de promover la elección entre los abstencionistas y emitir credenciales para votar que acaban sirviendo sólo como identificación para cobrar cheques, hacer trámites o comprobar la mayoría de edad en algún antro Si la abstención llega a 50% el 6 de julio, se perderá la mitad de los 17 millones 908 mil pesos que costó imprimir 67 millones 548 mil 609 boletas destinadas a la elección de diputados federales El aliciente es que algo de eso pueda recuperarse con la venta de las boletas como papel para reciclar, cotizado actualmente entre 60 centavos y dos pesos el kilo A menos, claro está, que alguien decida quemar los paquetes (PBR)

Comentarios